Lorena Gascó (Ray Musgo): “Apostamos por la curtición y el tintado ecológicos”

Ray Musgo es la aventura en que dos científicos apasionados del diseño y el medio ambiente se embarcaron para demostrar que un zapato puede ser bonito, cómodo… y respetuoso con el planeta. Cuentan con tienda online (www.raymusgo.com), tienda física en Zaragoza y puntos de venta en diferentes ciudades españolas y europeas. Juan Carlos Moreno ha hablado con Lorena Gascó (en la foto), fundadora y CEO de la empresa.

¿Por qué sus zapatos son sostenibles?
Partiendo de la base de que, a día de hoy, es una utopía pensar en un calzado 100% sostenible, en Ray Musgo tratamos de minimizar todo lo posible el impacto ambiental de nuestros zapatos. Para ello, nos basamos en tres pilares:

¿Dónde se elaboran? Trabajamos de forma local en Zaragoza, donde contamos con taller, almacén, oficinas y tienda. Del mismo modo, procuramos que las materias primas tengan su origen lo más cerca posible, siempre en territorio nacional. De este modo, reducimos al mínimo la necesidad de transporte y por tanto las emisiones de CO2 a la atmósfera.

¿Quién los elabora? Fabricar en nuestra localidad, y conocer a todos nuestros proveedores, nos permite comprobar de primera mano que todos los trabajadores implicados en el proceso obtienen salarios justos y realizan sus labores en condiciones justas.

¿Con qué se elaboran? Los materiales utilizados en el sector del calzado llevan implícito un elevado impacto ambiental: materiales sintéticos derivados del petróleo, pieles curtidas con metales pesados (en terceros países) bajo nulas restricciones medioambientales, etc. Es por ello que damos una gran importancia a nuestras materias primas: pieles curtidas sin metales pesados bajo estrictos controles ambientales, plantillas vegetales, suelas elaboradas a partir del reciclaje de aceite vegetal y utilizando únicamente energías renovables, etc.
 


LAS PIELES
¿Cómo curtís las pieles?
El 95% de las pieles utilizadas en el calzado se curte y tinta utilizando metales pesados como el cromo. Como hemos comentado, la mayoría de estas curtidurías se hayan en países en los que la normativa ambiental es muy laxa, y las aguas (tóxicas y contaminantes) resultantes de sus procesos son vertidas sin control a los cauces. En nuestro caso, apostamos totalmente por la curtición y el tintado ecológicos, realizados utilizando taninos vegetales en ausencia total de metales pesados. Procesos lentos y costosos, pero con grandes beneficios para el medio ambiente y la salud de las usuarias.
 


“Cuando diseñamos siempre buscamos que nuestro calzado tenga algún punto diferencial y, al mismo tiempo, mantener siempre una funcionalidad total. No somos amigos de las modas “pasajeras” ni de los diseños con fecha de caducidad. Elaboramos diseños femeninos y originales que puedan resultar bonitos ahora… y dentro de 10 años. Eso, para nosotros, es también un rasgo de sostenibilidad”



ZAPATOS SALUDABLES
¿Por qué son también saludables?
Muchas afecciones dermatológicas que ocurren en nuestros pies tienen su origen en la presencia de metales pesados en el calzado de piel “normal”: rojeces, ampollas, rozaduras, sudoración… En muchos casos se asocian directamente a la dermatitis de contacto o alergia al cromo. Nuestras pieles evitan totalmente este tipo de dolencias, y por otra parte proporcionan innumerables ventajas respecto a las pieles convencionales. Por ejemplo, son más elásticas (se adaptan como un guante a cada pie) y transpiran mucho más, por lo que el pie no suda y se mantiene seco y sano.
 

¿Cómo calificaríais vuestros zapatos desde un punto de vista estético?
Cuando diseñamos siempre buscamos que nuestro calzado tenga algún punto diferencial y, al mismo tiempo, mantener siempre una funcionalidad total. No somos amigos de las modas “pasajeras” ni de los diseños con fecha de caducidad. Elaboramos diseños femeninos y originales que puedan resultar bonitos ahora… y dentro de 10 años. Eso, para nosotros, es también un rasgo de sostenibilidad.

EL SECTOR TEXTIL
¿Cómo veis el mundo del textil sostenible en nuestro país? ¿Hacia dónde se dirige?
Vemos que la moda sostenible está en un momento muy ilusionante. Las semillas plantadas años atrás van germinando y hoy en día nos alegra ver una relativa “abundancia” de marcas asentadas. Ya existe una oferta en el mercado de producto sostenible, y el cliente concienciado ya puede elegir. Esto es algo en lo que se ha avanzado y que conforma el primer peldaño de la escalera. Por delante queda todavía la consecución del cambio en la mentalidad del consumidor. Un cambio que ya ha comenzado, pero que todavía no se ha extendido entre la masa consumidora del país. Todavía queda mucho por hacer en ese sentido, pero sin duda vamos por el camino correcto.

¿Vendéis más de forma presencial u online? ¿Qué ha cambiado en este sentido tras la pandemia?
Cada vez vendemos más online, una tendencia que se ha acentuado a raíz de la pandemia. La gente le ha “perdido el miedo” a comprar online, una modalidad de compra tan válida como otra cualquiera que les reporta ventajas en las que a lo mejor antes no habían pensado. Muchas clientas prefieren ahora recibir cómodamente los zapatos en su casa, ya que no les apetece tanto como antes eso de “ir de compras”. A lo mejor esa tarde de “shopping” ahora la prefieren dedicar a leer un libro en casa, por ejemplo. Seguramente la pandemia ha acelerado ese cambio en nuestros hábitos y preferencias, y las firmas de moda sostenible hemos de ser capaces de adaptarnos rápidamente a estos cambios.

EL FUTURO
¿Cómo imagináis Ray Musgo dentro de unos años?
Sinceramente, no muy diferente a como es ahora. Nunca hemos tenido “delirios de grandeza” ni intención alguna de convertirnos en una megaempresa. Para nosotros, disfrutar de nuestro día a día, seguir haciendo las cosas a nuestra manera, mantener siempre la esencia y los pilares que nos hacen diferentes… eso es el éxito. Y a eso aspiramos, la verdad. Por supuesto, esperamos mantener el crecimiento continuado que venimos experimentando desde que comenzamos, y estar cada año en los pies de más clientas comprometidas con la sostenibilidad. Pero, lo dicho, paso a paso. Y disfrutando del camino.

Bullfeet lanza una colección de calzado con plástico reciclado del mar

La startup española Bullfeet presenta su nueva colección de calzado fabricado con plástico reciclado del mar y 100% reciclable. La compañía fabrica en España a mano artesanalmente todo su calzado ecológico. Las nuevas sneakers de Bullfeet tienen una textura más suave, ideal para la temporada de primavera-verano. Además mantiene su filosofía de calzado resistente, impermeable y a prueba de golpes y rozaduras del día a día.

Los responsables de Bullfeet nos dicen: “El estilo Bullfeet es un estilo reconocible, urbanita, cómodo y desenfadado, deportivo y de diseño. Se trata de un calzado válido para todos los públicos en el que se apuesta por un diseño unisex y para todas las edades. Siempre… con un toque de carácter propio en forma de sneakers de bota o bajas. Bullfeet es una empresa fundada por jóvenes españoles muy concienciados con el medio ambiente. Todo el proceso de fabricación está controlado libre de emisiones.

Cada par de sneakers incluyen un número de serie para poder hacer un seguimiento de su proceso de fabricación ecológica”.
Para la dirección de la empresa, “el espíritu Bullfeet apuesta por un futuro sostenible basándose en la fabricación de productos de calidad, ecológicos y duraderos·. Para Bullfeet, insisten, “tan importante es el proceso de fabricación como el uso de materiales ecológicos, en este caso reciclados de plásticos del mar, pero además nuestra filosofía es fabricar calzado duradero y sostenible. De hecho nuestros sneakers son las más resistentes del mercado, venciendo así la creencia de que lo ecológico puede deteriorarse antes”.

Los tejidos y sintéticos de PET tienen el mismo rendimiento técnico que el PET virgen pero causan un menor impacto ambiental. La energía necesaria para su elaboración es inferior y por lo tanto se reduce el uso del petróleo y las emisiones CO2 en la elaboración de las materias primas, objetivo ecológico prioritario en Bullfeet.


Álvaro Temiño, socio cofundador de Bullfeet, explica: “Analizamos las últimas tendencias y apostamos por nuevos materiales innovadores siempre ofreciendo el nivel de calidad que define a Bullfeet”. Consumiendo productos de PET reciclado el consumidor ayuda a fomentar un RE-consumo, reduciendo así las agresiones al medio ambiente. Todos los tejidos Bullfeet son sostenibles y veganos certificados por INESCOP. “El reciclado de PET que empleamos en Bullfeet proviene principalmente de botellas de plástico PET recogidas de contenedores ubicados en zonas costeras distribuidos por el territorio nacional. Una vez recogido este plástico, se procede a su separación y triturado, obteniendo el hilo técnico, listo par obtener del mismo el tejido reciclado”, concluye el coFundador de Bullfeet.

Carla Peirano (Libertad Avenue): “El consumidor comienza a tener nuevos estándares”

Desde que su padre, amante de la naturaleza, le enseñara a montar en bicicleta a los seis años de edad, Carla Peirano Figueroa (Viña del Mar, Chile, 1975), directora y fundadora de Libertad Avenue, ha resuelto los asuntos de su vida mientras pedalea: “Un día, pedaleando, pensaba en cómo reparar unos zapatos que estaban nuevos pero tenían la suela gastada. Unos zapatos preciosos pero destinados a la basura. Y pensé en mi padre y dije: haré zapatos que se puedan reparar una y otra vez para disfrutarlos hasta que te canses de pedalear. Así nació Libertad Avenue”.

Libertad Avenue es la primera marca de calzado y complementos de alta gama y sostenibles para ciclistas urbanos. Cada producto ha sido cuidadosamente diseñado y fabricado a mano, concebido para durar mucho tiempo y reducir así los desechos en la industria de la moda. Sus piezas, además, pueden ser reparadas una y otra vez, y tanto la producción como la fabricación de la materia prima está situada 100% en la península ibérica, para un menor impacto medioambiental. La comodidad y la seguridad son fundamentales; por eso es un calzado ergonómico que incorpora reflectantes que aportan seguridad en el día a día. Se utilizan materiales de bajo impacto ecológico y otros reutilizados, que aportan adherencia, larga vida y suman a la economía circular.

La fundadora de Libertad Avenue se ha desarrollado profesionalmente en lugares tan diversos como Navarra, Cataluña, Italia, USA, Chile y dos de los llamados países “Bricks” (India y Brasil), que le han aportado conocimiento sobre cultura y mercados. Con una trayectoria ligada al diseño, producción y comunicación de moda, Carla Peirano ha sido testigo, en primera fila, de las polémicas cadenas de producción en Asia; y conoce también la cara más justa de la moda, a través de su trabajo con las comunidades de tejedoras guatemaltecas, productores de algodón orgánico y organizaciones Fair Trade. Al finalizar un Máster de Diseño de Calzados y Bolsos en el prestigioso IED, en Sao Paulo (Brasil), y tras desarrollar Cara Panico, una plataforma de moda sostenible creada por pequeños grupos de personas del mundo en desarrollo, la creadora, impulsora y diseñadora de Libertad Avenue decidió instalarse en Bilbao para hacer realidad el trabajo que desea más que ningún otro: fabricar unos zapatos que se puedan reparar una y otra vez para disfrutarlos hasta que te canses de pedalear. 

Por qué apostáis por el calzado sostenible?

Las dos industrias más contaminantes del mundo son la logística/transporte y la moda. Si hacemos algo para trabajar en sostenibilidad juntando esas dos industrias estamos realmente en modo verde. Para mí, la sostenibilidad es la base de los procesos tanto de fabricación como de diseño. Siempre he sido ciclista urbana y de montaña, además muy comprometida con el medio ambiente. Buscaba calzado sostenible y no encontraba que cumpliera con los requisitos que esperaba. LIbertad Avenue nace para responder a esa necesidad. Es la consecuencia de una búsqueda no satisfecha. 

¿Y, más concretamente, por qué en el subsector de los ciclistas urbanos?

Siendo ciclista urbana descubres cosas sobre el calzado que son invisibles para las personas que circulan en otros medios de transporte. El desgaste de las suelas es mucho mayor y la exigencia al calzado es más alta. Quería zapatos que pudieran enfrentar esa exigencia y ser reparados para aumentar su vida útil.

Calzado para ciclistas urbanos de Libertad Avenue

¿Cómo veis el sector del textil sostenible en nuestro país?

Estamos en un momento en que el consumidor comienza a tener nuevos estándares. Eso abre una gran oportunidad. La industria tiene empresas recicladoras punteras con las que podemos trabajar y una extraordinaria tradición textil. Se está haciendo un buen trabajo mirando a largo plazo.

¿Hacia dónde va todo lo que gira en torno a lo textil?

Hace sólo un año era impensable que cerraran las calles para darle espacio a la bicicleta como medio de transporte. Es triste pero hemos tenido que vivir las consecuencias de nuestra irresponsabilidad medioambiental para ser conscientes del daño que le estamos haciendo a la tierra. Creo que poco a poco tenderemos a una menor producción y menos contaminante.

¿Hacia la sostenibilidad o hacia lo contrario? 

Hacia la sostenibilidad. Menos producción y menos contaminante. 

¿O convivirán ambas tendencias?

Siempre existirán personas que busquen el consumo constante pero irá disminuyendo. Cada vez somos más conscientes de las consecuencias globales de los comportamientos individuales. 

¿Con los confinamientos han ascendido las ventas de calzado online? ¿O el calzado es una excepción de esa tendencia?

No, no es una excepción. Las ventas online aumentaron. Sin embargo, durante el confinamiento también se vendieron muchas zapatillas de casa.

¿Cómo habéis financiado esta iniciativa?

La primera etapa fueron ahorros personales, una apuesta. Luego realizamos un crowdfunding para capitalizar y testear el mercado. Con 89 pares vendidos y 23.911€ nos acercamos al banco para solicitar financiación para la segunda etapa. 

¿Cómo imaginas Libertad Avenue dentro de unos años?

Sueño con colaborar con artesanos de distintos ámbitos, por ejemplo, tejedoras a mano. Me gustaría incluir tecnología en procesos manuales, haciendo upcycled de ropa a fibra para tejer. También sueño con una línea de ropa ejecutiva con material técnico fabricado en base a distintos desechos como posos de café, botellas de plástico PET, etc. Asimismo sueño con ir haciendo alianzas y construyendo una red de trabajo y colaboración en cercanía. En Bizkaia hay excelentes talleres que hoy casi no tienen trabajo y me gustaría trabajar con ellos. A día de hoy, por ejemplo, trabajo con Mari Makeda, una cooperativa de mujeres inmigrantes del barrio de San Francisco de Bilbao donde también se encuentran nuestras oficinas. Son quienes cosen los elásticos con toques reflectantes de nuestras merceritas, por ejemplo. Creo que la colaboración es el eje de futuro de mi proyecto.

Juan Carlos Moreno, responsable de Planeta Moda

La iniciativa finlandesa de calzado deportivo hecho con los restos de café

En Finlandia llevan apostando desde hace muchos años por un modelo de economía circular, aprovechando toda la producción de sus recursos para reducir al máximo el consumo y desperdicio de materia prima, agua y fuentes de energía.

Para el país, es de vital importancia la producción de energía limpia, infraestructuras de transporte sostenible, mejorar las condiciones de sus comunidades locales y ciudadanos. Es por esto que, de un tiempo a esta parte, han hecho de su día a día el modelo de economía circular, dándole una segunda vida a los productos desechados, reutilizando y reintroduciendo en el ciclo de vida de los productos. Esta apuesta está convirtiendo a Finlandia en un potencial eje estratégico para el crecimiento de las empresas finlandesas, multiplicando la demanda en el mercado laboral y generando oportunidades de alianzas internacionales. Todos estos factores han generado una plataforma perfecta para desarrollar interesantes proyectos innovadores en moda, construcción y alimentación enfocados en sostenibilidad. Uno de los más notorios es el de la empresa Rens.

ZAPATILLAS DE CAFÉ MOLIDO RECICLADO 
¿Te hubieras imaginado que los restos de café podrían terminar siendo unas zapatillas deportivas? Rens es una firma con intenciones de crear un producto sostenible… Ahora, han lanzado al mercado unas deportivas hechas con café molido como materia prima y poliéster reciclado de plástico usado. Y, por si fuera poco esta combinación de recursos, contienen un factor antibacteriano que impide el mal olor en los zapatos, mayor absorción de humedad y secado rápido, creando así un calzado impermeable, moderno y sostenible. Esta es una de las muchas iniciativas de sostenibilidad con que el mercado finlandés está abrumando a los consumidores…

Publicado en El Ecomensajero Digital

Ray Musgo, zapatos ecológicos y de diseño

Lorena Gasco, CEO y fundadora de Ray Musgo, es ingeniera química cuya trayectoria profesional ha ido ligada a la investigación, la sostenibilidad y el diseño. En 2015 fundó la firma de calzado Ray Musgo, consciente de la necesidad de ofrecer zapatos de diseño y gran confort elaborados de forma respetuosa con el medio ambiente. Ha sido uno de los proyectos premiados en la III edición de los Premios Ecoemprendedores de BioCultura.

 
¿Cómo se crea Ray Musgo?
Partiendo de una necesidad. Y es que como clienta concienciada con el impacto ambiental de los productos, encontraba prácticamente imposible dar con zapatos realmente sostenibles y más todavía con un diseño femenino, con estilo. Así, desde 2013 se empezó a desarrollar el proyecto, buscando materiales alternativos, estudiando el mercado nacional y europeo, etc., hasta el nacimiento de la firma en 2015.

Luis Morales de Ecove entregando el premio Ecoemprendedores a los fundadores de Ray Musgo.
Luis Morales de Ecove entregando el premio Ecoemprendedores a los fundadores de Ray Musgo.

CARACTERÍSTICAS
¿Qué características remarcarías de vuestro calzado?
Si bien somos reconocidos por elaborar “zapatos ecológicos”, bajo nuestro punto de vista nuestra baza es unificar tres cualidades que es difícil encontrar en un mismo zapato: diseño, comodidad y sostenibilidad. Centrándonos en el aspecto ambiental, basamos nuestro modelo productivo en la mayor localización posible de nuestro taller, auxiliares y proveedores, minimizando el transporte (y las emisiones atmosféricas asociadas) y apoyando así a la industria local, que atraviesa unas décadas difíciles en nuestra localidad (Zaragoza). En cuanto a los materiales, utilizamos materiales que aportan un extraordinario confort pero con un bajo impacto ambiental: pieles curtidas con taninos vegetales (libres de cromo), hebillas y cremalleras libres de níquel, forros de microfibra ecológica, plantas de montaje y plantillas naturales confeccionadas con fibras vegetales (algodón, maíz y kenaf), etc. Estamos muy orgullosos de ser pioneros en nuestro país en la utilización de un innovador material en nuestras suelas, llamado EcoTPU, de extraordinarias propiedades y que se elabora a partir de aceites vegetales reciclados.

¿Vosotros no venís del sector del calzado? ¿Eso os diferencia? ¿Y qué más?
En primer lugar, y puede que lo más importante, que no provenimos del sector del calzado. En muchas ocasiones las empresas tradicionales empiezan a apostar por el mercado ecológico bien por una cuestión de imagen, bien por ampliar su mercado potencial. Nuestro caso es muy particular ya que los promotores somos científicos procedentes del ámbito de la sostenibilidad, y para nosotros el respeto ambiental es el punto de partida a partir del que desarrollamos todo nuestro trabajo. En segundo lugar, como decíamos anteriormente, el conjugar la sostenibilidad con el confort y un diseño alejado de los estereotipos del “producto ecológico” es un punto que creemos nos diferencia.

Colección Zierzo de Ray Musgo para el invierno de 2016.
Colección Zierzo de Ray Musgo para el invierno de 2016.

ray-musgo-2

 

 

 

 

 

 

 

EL PREMIO
¿Cómo es de gratificante recibir el premio de Ecoemprendedores BioCultura?
¡Muchísimo! Obviamente no hacemos este (gran) sobre-esfuerzo de trabajar de forma sostenible por cuestión de imagen o reconocimiento, pero bien es cierto que cuando se reconoce esta forma de hacer las cosas supone un impulso enorme. Son muchas las iniciativas emprendedoras en el sector “eco”, por fortuna, así que estamos enormemente agradecidos a BioCultura y a Ecove por este premio.

¿A qué tipo de público os dirigís?
En lo referente al mercado, hemos comenzado posicionándonos en nuestro país pero tenemos un amplio margen de crecimiento en Europa, tanto por las características “ambientales” del proyecto como por las características de los zapatos (hormas amplias, tallas grandes, plantillas extraíbles, etc.). Nuestro público es, la verdad, más variado de lo que preveíamos. Al margen de la cliente “eco”, ya concienciada y que busca productos ecológicos, contamos con una clientela muy fiel que valora la comodidad de nuestros zapatos, y que con frecuencia tiene problemas en los pies (alergia, juanetes, fascitis plantar, etc.). Además, lo original de nuestros diseños nos conduce a estar presentes en zapaterías y boutiques especializadas en calzado de diseño, lo que nos permite acceder a ese tercer tipo de clienta que valora ante todo la exclusividad en el diseño del zapato.

CONCIENCIANDO

¿Pensáis que habría que concienciar al mundo respecto a la moda?
No sólo respecto a la moda. Sería muy importante formar e informar a nuestros jóvenes y niños sobre lo vital de vivir de forma sostenible. Y es que son muchos los ámbitos que exigen un cambio urgente: edificación, gestión de residuos, movilidad… y por supuesto la industria de la moda. Explicarles las consecuencias del modelo actual, de consumismo descontrolado, procesos contaminantes, deslocalización de las fábricas, etc., seguramente ayudaría a hacer de ellos unos consumidores más “responsables” de lo que lo somos hoy día.

¿Cómo funciona la certificación cuando se trata de calzado?
De igual manera que en el sector textil, las pequeñas empresas lo tenemos muy complicado para acceder a certificaciones de carácter comunitario, como la Etiqueta Ecológica Europea. Además, estas certificaciones tienen sus contrapuntos que no las hacen todo lo “fiables” que cabría esperar. Por este y otros motivos, nuestra forma de trabajar consiste en exigir a nuestros proveedores el cumplimiento de normativas y estándares específicos para cada componente, como el reglamento REACH aplicado al contenido en determinadas sustancias presentes en las pieles, o el estándar OEKO-TEX o el GOTS para textiles (que utilizamos en nuestros forros).

TIENDA FÍSICA
¿Disponéis de alguna tienda física?
Sí, tenemos un punto de venta propio en el C.C. Aragonia de Zaragoza (Avda. Juan Carlos I, 44), abierto de martes a sábado de 11h a 21h, en el que tenemos las colecciones íntegras. También disponemos de tienda online (www.raymusgo.com) con envío nacional gratuito y, por supuesto, estamos presentes en zapaterías y boutiques nacionales y europeas. En España, por ahora, estos puntos de venta se concentran en la mitad norte y en Canarias.

¿Qué temas tratáis en vuestro blog online?
Le damos mucha importancia a nuestro blog, que utilizamos no sólo para hablar de Ray Musgo (materiales, nuevas colecciones, promociones, etc.), sino para compartir novedades que encontramos, o recomendar otras firmas de otros ámbitos (moda, alimentación, cultura) que nos gustan y comparten nuestra pasión por el diseño y la ecología.

Por: Esteban Zarauz