Juan Magán: “Nuestra materia estrella es el algodón orgánico”

Juan Magan es una persona reservada, minimalista, para nada mediática, que lleva toda la vida diseñando y ofreciendo prendas sostenibles, aunque al principio ni se utilizara esta expresión. Le gustan las cosas sencillas, prácticas, nada extravagantes y así lo refleja en el diseño de sus prendas. Siempre ha fabricado las prendas en talleres locales de la provincia de Barcelona: es sensible a las necesidades de proveedores y clientes, y trabaja para mejorar el entorno de la eco-nomía local. 

Háblanos de Magan

Magan es una marca de moda sostenible fundada en Barcelona en 1982. En ese momento empecé a diseñar y fabricar prendas de punto de algodón cuando la mayoría en esa época eran de lana o acrílico. Siempre en talleres locales de la provincia de Barcelona. En Magan nos gusta definir nuestra visión de la moda como “Eco Minimal Fashion”; apostamos por producir de forma responsable con fibras naturales, especialmente el algodón orgánico, de calidad y de forma local, con procesos respetuosos con el medio ambiente y garantizando el trabajo digno para todas las personas que forman parte de nuestro equipo.

¿Qué tipo de productos textiles comercializáis?

Diseñamos, fabricamos y comercializamos prendas de punto para mujer, especialmente jerseys, chaquetas, vestidos y complementos como foulares, bufandas o cuellos… Utilizamos solo fibras naturales y nuestra materia estrella es el algodón orgánico, que complementamos con otras fibras según la temporada: lino y viscosas para verano, y lana y cashmere para invierno. Todo diseñado en Esparreguera y fabricado en Igualada, moda KM0, buscando el “zero waste” y la responsabilidad social. Vendemos a tiendas multimarca de toda España y Alemania y en breve abriremos tienda online para llegar directamente a esta mujer con filosofía slow.

¿Cómo definís vuestro estilo?

Magan tiene un estilo muy particular: piezas atemporales, minimalistas, sueltas, que dan libertad de movimiento, que no son de moda rabiosa, también prendas owersize y básicos para fondo de armario. Podemos definir el estilo Magan como casual wear, para la mujer minimalista, urbana, muy cosmopolita, con mucho colorido pero siempre en lisos, no hacemos estampados. Minimalismo puro en prendas diseñadas para que se puedan vestir varias temporadas.

¿Cómo veis el sector del textil sostenible en la actualidad?

Como Magan hay muchas otras pequeñas marcas picando piedra desde hace años y finalmente se observa un cambio de mentalidad. Muchas personas exigen ya el compromiso de las empresas para asegurar un futuro sostenible y esto es bueno para todos. Prueba de ello es que las grandes marcas también se vuelcan a lo sostenible. De hecho no hay alternativa para el futuro del planeta que no sea la filosofía slow en todos los ámbitos.

¿Hay cada vez más conciencia entre los consumidores?

Sí, evidentemente, y estamos satisfechos de que más consumidores empiecen a valorar las prendas sostenibles: es un gran paso para la mejora necesaria que hace falta en nuestra sociedad y  nuestro planeta. Creemos que no es una moda pasajera y la sociedad se vuelve más responsable y exigente con lo que compra, también en otros ámbitos, como la  alimentación, la higiene, etc.

¿Qué ha cambiado con la pandemia en lo que respecta a la forma de distribución del textil? ¿Más ventas online?

Sí, la pandemia ha cambiado los hábitos de consumo por fuerza mayor: se compra más online. Las marcas podemos llegar directamente al cliente final con más facilidad pero con el inconveniente de la distribución puerta a puerta, el exceso de envases, etc., que no hacen el proceso muy sostenible. Las tiendas multimarca de nuestro país están sufriendo mucho con las restricciones. Deseamos que se vuelva pronto a la total normalidad para seguir dando vida a nuestras calles y el pequeño comercio. Habrá que buscar un equilibrio entre los dos canales que sea beneficioso para tod@s.Sí, la pandemia ha cambiado los hábitos de consumo por fuerza mayor: se compra más online. Las marcas podemos llegar directamente al cliente final con más facilidad pero con el inconveniente de la distribución puerta a puerta, el exceso de envases, etc., que no hacen el proceso muy sostenible. Las tiendas multimarca de nuestro país están sufriendo mucho con las restricciones. Deseamos que se vuelva pronto a la total normalidad para seguir dando vida a nuestras calles y el pequeño comercio. Habrá que buscar un equilibrio entre los dos canales que sea beneficioso para tod@s.

¿Cómo imagináis Magan dentro de unos años?

Nuestro objetivo es llegar a todo este universo de personas con filosofía slow, personas que dan prioridad a la moda sostenible y el consumo responsable y que quieran así sentirse partícipes de mejorar nuestro entorno y nuestro planeta. Por tanto vemos a Magan como una marca que ayude a conseguir estos objetivos personales ofreciendo nuestros productos en una red más amplia de tiendas minoristas  en toda Europa así como en la venta online.

Silvia Merino (Creadoness): “Nuestro propósito es estimular la autoocupación y el desarrollo de proyectos en el mundo del textil sostenible”

Silvina Merino es una emprendedora social de la Patagonia argentina. Reside en Barcelona desde hace una década. De formación es periodista y gestora cultural. Hace 8 años trabaja en el tercer sector, proponiendo espacios socioculturales de empoderamiento para colectivos vulnerados. Es coordinadora de Creadoness, programa de empoderamiento y emprendimiento textil.

El equipo de Creadoness, en Villa Urania

¿Cómo nació Creadoness?

Un miércoles 8 de marzo de 2017, en el corazón del barrio de Gràcia de la ciudad de Barcelona, parimos un proyecto de perspectiva feminista, intercultural y de economía social y solidaria, que bautizamos Creadoness. Es una hija con forma de araña que va tejiendo redes por donde camina. Y en sus tres años de vida hiló una urdimbre que sostiene, potencia, empodera y forma a un grupo de mujeres migradas y refugiadas de la ciudad de Barcelona. Los nudos que sostienen la trama son las alianzas en el tercer sector para lograr los objetivos de generar nuevas oportunidades sociales y laborales a mujeres en situación de vulnerabilidad dentro del emprendimiento textil.

Háblame del nombre… ¿qué encierra?

Cuando escogimos el nombre, buscábamos que estuvieran incluidos los pilares que anclan el programa: Creatividad, Mujeres y Economía Social y Solidaria (ESS). Al gestar un proyecto innovador entendimos que le corresponde una palabra creada, porque diseñamos un modelo sin referentes, aunque no seamos primerizas. La célula madre que inició esta incubación estuvo relacionada a responder un par de preguntas: ¿Cómo ofrecer un espacio viable para superar las desigualdades de oportunidades que la cultura y el sistema generan? ¿Cuál es mi aporte, desde mi metro cuadrado de influencia, para construir un espacio plural, diverso en inclusivo? ¿Cómo puedo ser coherente con mis sentipensares y modo de actuar en el mundo? Responder estos cuestionamientos ideológicos no es tarea fácil, y materializarlos menos aún, y por ello su respuesta no es simple. En principio estuvo muy claro que, como feminista, mi lucha era trabajar por generar igualdad de oportunidades sobre todo con aquellas mujeres que sobrevivieron a situaciones de violencia de género o que se encuentran en situación de riesgo de exclusión, con especial atención a personas migradas y refugiadas, porque la interseccionalidad aquí, más que una categoría, es una soga que aprieta. Con la certeza de que la lucha se libra en las calles y en las aulas desde la educación popular, impartimos formaciones para que las personas que están en los márgenes pasen a ser el centro.

¿Podríamos decir que combináis diferentes tipos de acciones?

Convencidas de que el empoderamiento debe articular lo simbólico, lo corporal y lo económico, en Creadoness lo aplicamos como una trenza en que se combina trabajo personal, intelectual y manual; teniendo al arte y la creatividad como eje vertebral, ya que es el motor que nos impulsa a la transformación personal y social.

Habladnos de vuestra “arteterapia”

Durante siete meses estimulamos el potencial creativo a través del acompañamiento del arte terapéutico y el desarrollo de habilidades emprendedoras a través de la herramienta de Teatro de las Oprimidas. En Arteterapia trabajan en torno al concepto de mujer creadora: protagonista de su historia, tejedora de sus redes y constructora de su camino laboral. Con la herramienta del teatro se estimula el espíritu emprendedor, se trabaja la confianza, la comunicación no verbal y se ensayan nuevas posibilidades de ser y hacer. Al tiempo, en las formaciones las mujeres reciben las bases teóricas de emprendimiento textil: desde la idea de negocio, fiscalidad, marketing, inversión, costes y educación financiera. Nuestro propósito es estimular la autoocupación y el desarrollo proyectos emprendedores en el mundo textil.

¿Qué pasa tras la formación?

Las mujeres no sólo reciben formación y nivelación en costura.  Los talleres se entrelazan con arteterapia y meditación. Nacimos en el siglo XXI para hilvanar feminismos y sostenibilidad, y recuperar el oficio de la costura desde una perspectiva comunitaria y social. Una vez finalizadas las formaciones y alcanzando los estándares de calidad, se incorporan en la fase de producción para la marca asociada al programa, y así contribuir en la microeconomía comunitaria.

Ahora, habladnos de vuestra marca…

En el mes de septiembre, hemos definido la marca Creadoness Moda Sostenible y lanzamos la tienda online www.creadoness.com , como estrategia de resistencia y de readaptación a la crisis Covid19.  Allí ofrecemos los productos realizados por las mujeres durante el programa y las ganancias son para reinvertir en el proyecto y darle sustentabilidad y continuidad. Apostamos por la singularidad de cada objeto textil, como lo es cada mujer que lo elabora y quien lo compra. Los productos son piezas únicas. Trabajamos en series limitadas con patrones atemporales y funcionales, que huyen de las tendencias de usar y tirar, haciendo que los accesorios sean pequeños tesoros que puedan usarse con el paso del tiempo.

¿Cuáles son los materiales utilizados?

Trabajamos con materiales 100% de algodón, veganos; de nuestros materiales, el 30% es reciclado. De esta manera le damos una segunda vida a los tejidos. Utilizamos patronaje 0 waste: combinamos la elaboración de los patrones de las piezas de tal manera para que no se generen residuos textiles.,Las producciones de Creadoness son un entramado que combina diseño, calidad y compromiso social. 

Begoña Planas: “Barcelona Activa quiere fomentar el textil sostenible”

Begoña Planas es una de las cabezas visibles de Barcelona Activa, que acaba de poner en marcha un programa para apoyar a las empresas del textil sostenible barcelonesas. 

Begoña Planas está al frente de Barcelona Activa y de su campaña dedicada al textil sostenible

¿Nos puedes hablar de este nuevo servicio de Barcelona Activa para asesorar a organizaciones de ESS del sector textil?
El “RevESStim el textil” es un programa que se inicia en el 2019 como resultado de una exploración sobre la industria textil con mirada de Economía Social y Solidaria en la ciudad de Barcelona. Durante el 2019 se realizaron diversas acciones: articulación de una oferta formativa especializada, acompañamiento a las iniciativas de carácter comunitario, un mapa de los recursos formativos ya existentes y también una jornada de trabajo sobre los retos del sector que tuvo lugar en marzo de 2020, una semana antes del estado de alarma. Ahora, y teniendo en cuenta el impacto que ha tenido la Covid-19 en este sector, queremos reforzar el programa y adaptarlo a las necesidades de las organizaciones. Es por ello que la primera acción de este nuevo RevESStim es implementar un servicio de asesoramiento específico para organizaciones del textil sostenible que pretende dar respuesta a sus necesidades para ayudarlas a enfrentarse a la situación actual. El servicio ofrece asesoramiento de entre 6 y 9 horas por iniciativa, a través del cual se realizará un plan de trabajo y se llevarán a cabo acciones para implementarlo. En paralelo y desde el programa se articularán también una serie de formaciones para ofrecer herramientas y conocimientos concretos adaptados a la realidad del sector textil en ámbitos como pueden ser el diseño de producto, la comercialización, la estrategia, etc. El programa incluye también espacios de trabajo con otras organizaciones para fomentar la creación de proyectos conjuntos. Este servicio se enmarca dentro de una estrategia global y a largo a plazo de fomento del textil sostenible por parte de Barcelona Activa.

UN SERVICIO NECESARIO
¿Por qué es necesario este servicio y quién prevéis que se apunte? 
Desde Innovación Socioeconómica de Barcelona Activa empezamos a trabajar en el sector  del textil en el año 2017 al detectar que en todos nuestros recursos y servicios de acompañamiento, tanto a personas emprendedoras como organizaciones de economía social y solidaria, el ámbito del textil estaba muy representado y que había multitud de personas intentado impulsar proyectos en este ámbito. Además, sabemos que Catalunya, y también la ciudad de Barcelona, tienen una trayectoria histórica en el ámbito textil de mucho peso. Estamos hablando de una ciudad donde el diseño y la moda tienen mucho impacto y que poco a poco apuesta más por la sostenibilidad ambiental y de tejidos y por la circularidad, pero todavía falta introducir el componente social. Pretendemos llegar a un público bastante diverso: pequeñas empresas y organizaciones con una trayectoria no demasiado extensa (de entre 5 y 10 años), organizaciones que quieran lanzar nuevas colecciones textiles, organizaciones con más trayectoria que se ven afectadas por el contexto de la Covid, etc. Pero siempre incorporando la mirada de la economía  social y solidaria, teniendo en cuenta el impacto de las organizaciones tanto social, como ambiental, así como su estructura organizativa.

¿En qué medida el textil sostenible está asomando la cabeza en el área barcelonesa/catalana? 
Tenemos muy claro que Barcelona tiende a convertirse en un referente de moda sostenible y que cada vez hay más diseñadoras, marcas de ropa, etc., que integran el concepto de la sostenibilidad en sus valores empresariales, de modo que lo incluyen en su ADN. Aun así, todavía queda un largo camino por recorrer, ya que esto se contrapone a una de las mayores características de una sociedad de consumo: la fastfashion. En el momento actual, en el que nos enfrentamos a una gran crisis provocada por la Covid19, ser capaces de apostar por un movimiento de slow fashion supone un gran reto. Un gran reto porque conlleva unos cambios de hábitos de consumo considerables que implican consumir menos, mejor y pagando un precio justo en un momento en que la situación económica de una parte de la población es extremadamente delicada.

El textil sostenible crece en BCN, pero queda mucho camino por recorrer. En las fotos, prendas que podemos encontrar en Sunsais Slow concept, una tienda de textil sostenible en el barrio de Gràcia

LA CONCIENCIACIÓN
¿Hace falta más concienciación por parte del público? ¿Cómo se consigue eso? ¿Con más acciones de la Administración de promoción? 
Es muy importante concienciar a la ciudadanía acerca del funcionamiento de la industria textil global y de los impactos negativos que tiene sobre el medio ambiente, los derechos laborales y muchos otros ámbitos, pero siempre dándole un enfoque educativo, sin culpabilizar a los consumidores. Además, es necesario proporcionar alternativas a esta moda rápida, mostrar que hay otras formas de comprar, anteponiendo la moda sostenible y responsable. Es importante promover el cambio de costumbres, de modo que dejemos atrás el fastfashion para entrar en la era delslowfashion. Sabemos que esto conlleva un cambio de hábitos y por lo tanto es un proceso lento que puede provocar tensiones en el sector, que está viviendo momentos complicados. Nuestra contribución pasa por fortalecer a las organizaciones textiles sostenibles a través del acompañamiento socioempresarial, la articulación sectorial, el fomento del mercado social y el desarrollo de instrumentos para hacer frente a esta nueva etapa. A nivel práctico se traduce en asesoramientos, formaciones, espacios de comercialización y de networking, así como el apoyo en el desarrollo de herramientas tecnológicas para facilitar, por ejemplo, las compras conjuntas, la visibilización, etc. El servicio de asesoramiento que lanzamos ahora pone su  foco en el fortalecimiento empresarial de las organizaciones textiles para acompañarlas en la consecución de la sostenibilidad.

¿En qué medida el ayuntamiento barcelonés apuesta por una industria textil sostenible y con responsabilidad con legislaciones a favor y discriminaciones positivas en la compra, por ejemplo? 
La contratación pública está regulada por una serie de leyes estatales de contratos en el sector público que llegan desde la directiva europea, por lo que hacer una discriminación positiva en la compra es complicado. Desde el 2017, el Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado diversas acciones para promover la compra socialmente responsable, usándola como elemento estratégico al servicio del resto de políticas públicas que impulsa. Pero queda mucho camino por recorrer, ya que nos encontramos constantemente con la barrera de la rigidez normativa y la importancia del factor económico en el momento de elegir proveedores. También hay que añadir que hablamos de un sector al que le hace falta fortalecerse y ser más viable empresarialmente hablando para ser capaz de suministrar productos al ayuntamiento cumpliendo las mismas condiciones estándar que se solicitan al resto de proveedores. 

PUNTOS DE VENTA
¿El textil sostenible encuentra cada vez más puntos de venta en Barcelona o todavía es eso una quimera? ¿Nos puedes poner ejemplos?
 
Definitivamente sí. Cada vez hay más puntos de venta que apuestan por el textil sostenible en Barcelona, desde talleres propios de diseñadores hasta espacios multimarca o comercializadoras. Para poner ejemplos, tenemos experiencias como The Good Shop (una de las iniciativas alojadas en la innoBadora, Comunidad de Incubación de Barcelona Activa), Back to Eco (tienda de ropa sostenible que apuesta por la circularidad), Salta (empresa de inserción), Top mantaVelvet (tienda multimarca de marcas sostenibles) o Miu sutin (marca de ropa ética y sostenible hecha en Barcelona). Aparte se pueden encontrar más iniciativas que desde la economía social y solidaria se dedican al textil sostenible en www.pamapam.org.

¿Quiénes son los que más apuestan por el textil sostenible? ¿Hay un perfil de ecoemprendedores en este sentido? 
Las personas que más apuestan por el textil sosteible son generalmente aquellas que han hecho una  revisión de sus hábitos de consumo en diversos ámbitos e intentan mantener la coherencia en sectores  clave como la alimentación o el textil. Por otro lado, encontramos también un sector de población que apuesta por este tipo de consumo de moda porque está muy sensibilizado con el apoyo a diseñadores locales que incoporan la sostenibilidad ambiental, tejidos naturales o reciclados y/o de producción local.

LOS RESULTADOS
-¿Qué esperáis conseguir con este nuevo servicio de Barcelona Activa? 
-Más que con este servicio hablaría del programa concreto, que contempla diversas acciones, entre ellas la del servicio de asesoramiento especializado que se enmarca en una estrategia mucho más global que  pretende fortalecer empresarialmente y dotar de herramientas al sector del textil sostenible para hacer frente a la situación actual derivada de la Covid19, así como fomentar la articulación del sector para que  surjan proyectos conjuntos y aumentar el mercado social.

Carolina Sánchez y Juan Carlos Moreno, responsable de Planeta Moda
Publicado en El Ecomensajero Digital

Alice Sunsais: “Quiero conseguir prendas y productos que en todo su ciclo de vida no dañen el planeta”

Alice Sunsais lleva toda su vida en el mundo “bio”. Desde que estaba en el vientre de su madre. No conoce otro mundo. Así que estaba claro que iba a dedicarse a ello. Pero, eso sí, dentro del universo que le apasiona, el de la moda. Su tienda física en Gràcia (BCN) y su plataforma online tienen agradables sorpresas para este verano.

Háblanos de tu tienda física en Gràcia (BCN) y de Sunsais Ecofriendly & Slow Concept…

El slow concept de Sunsais es un espacio donde puedes encontrar de todo un poco. Sobre todo moda ecológica o natural. Pero también colaboramos con artesanos. Como por ejemplo algo que me encanta es nuestra colección de cerámicas diseñada por mí. Nos la fabrica una masía de ceramistas en la Bisbal (Catalunya). Aunque todas las marcas de joyas y complementos son pequeñas marcas locales.

PASIÓN POR LA MODA

¿Por qué te dedicas a esto?

Porque me apasiona el sector de la moda, pero, en cierta manera, la forma en que se ha industrializado actualmente choca con mis valores, principalmente por la falta de respeto por la casa donde habitamos, que es este planeta. Sunsais nace como un proyecto personal… Después de trabajar en la moda como estilista y teniendo un background como es el mío con unos padres muy comprometidos con el medio ambiente y la ecología, pude ver un sector ciertamente por desarrollar, con demanda y pocas opciones para ir de compras.

¿Qué es lo que más te llama del textil sostenible?

Lo que más me apasiona es el reto de conseguir prendas y productos que en todo su ciclo de vida no dañen el planeta. Solo elegimos fibras o elementos que sean biodegradables, como las fibras naturales no contaminadas o bien tejidos reutilizados a los que se le ha dado un nuevo formato, una nueva vida. Como, por ejemplo, un tejido bastante poco conocido como el crafttex, basado en celulosa de residuos industriales, donde creamos bolsos, mochilas, monederos o carteras. ¿No te parece increíble?

LOS REQUISITOS

¿Qué requisitos tiene que tener una prenda para ser expuesta en tu tienda física y/o ofrecida en tu plataforma digital?

Prácticamente todo lo que hay en la tienda online… lo tenemos en la tienda física. Es un amplio catÁlogo en moda, lencería, zapatos, accesorios… Todos pasan por un riguroso control de fabricación. Yo soy la que se encarga de filtrar todas las marcas que entran en Sunsais. Me gusta conocer quién lo fabrica, en qué condiciones laborales y qué materias primas eligen. Es algo que me tomo muy en serio.

¿Cómo ves el mundo del textil en la actualidad?

Veo que hay muy buenas intenciones, pero que falta mucho, mucho por mejorar. Estamos viviendo la era de la máxima globalización. Se produce todo masivamente. Esto ha hecho que el sector de la moda pierda la esencia, el carácter y el arte de vestir.

EUROPA

¿Cómo ves el sector del textil sostenible en los países de nuestro entorno?

Hay pocos países ejemplares, como algunas partes de Alemania o el norte de Europa. Pero es un sector que va creciendo lentamente. Eso sí, con firmeza. No es una moda, es una tendencia que ha venido para quedarse. Lo positivo es que cada vez hay más personas que se sensibilizan por cuidar el planeta donde vivimos, y, gracias a ellos, nuestro sector puede seguir creciendo, incluso en los momentos que estamos viviendo.

¿Qué tendencias dirías que destacan al alza dentro del textil sostenible? ¿Qué sea ecológico y lo más local posible?

Lo natural, lo que no requiera de químicos fuertes, lo producido localmente, es lo que más confianza nos da, porque podemos conocer de dónde proviene, a las personas que lo fabrican. Luego hay un pequeño sector más exquisito que prefiere la pureza de las fibras, como es el algodón o el lino ecológico. Aunque yo personalmente apuesto más por otros tejidos más innovadores, como el bambú, el cáñamo, el tencel o el cupro.


LA PANDEMIA

¿Qué ha cambiado con la pandemia? ¿Se vende más online?

Ahora la gente tiene cierta inseguridad por probar las prendas en los establecimientos. Sí, se ha podido notar un crecimiento desde la tienda online que nos avisa que la gente prefiere cada vez más probar las cosas en casa. En nuestro caso, el servicio y la atención es igual, porque somos las mismas las que atendemos a los clientes en la tienda física que en la online. Tenemos el whatsapp en la web al servicio del cliente para que, pudiendo hablar con nosotras, puedan resolver sus dudas y necesidades antes de realizar la compra.

¿Quién son tus proveedores?

En moda trabajo con marcas del marco europeo únicamente y, para complementos, son todo pequeños diseñadores independientes. Mayormente de Barcelona. Pienso que, poniendo fronteras a la hora de elegir las marcas, es una forma de contribuir a la des-globalización.

SIN DIFERENCIAS SUSTANCIALES EN EL DISEÑO

Antes, el mundo del textil sostenible era muy de prendas para yoga y afines. Pero, ahora, ya existen prendas ecológicas en cada uno de los ámbitos textiles, ¿verdad? ¿Dónde hay más creatividad?

Totalmente… Como dije antes, este sector viene para quedarse. Ahora casi no se aprecia a nivel de diseño y patrón la diferencia entre la moda globalizada (no sostenible) y la ecológica/sostenible.º En textil sostenible, hay muchísima variedad en prendas de vestir para el uso diario, moda casual, o bien incluso para fiestas, con la premisa de que priman la calidad y la durabilidad. Cosa que no ocurre en la moda convencional.

¿Cómo ves el tema de la certificación en el textil? ¿Demasiado caos con tantas certificaciones y normativas? ¿Para cuándo más unidad de criterios en este asunto? ¿Te gustaría que fuera como en el caso de la alimentación “bio”?

Primero, decir que lo que me gustaría sería que las certificadoras fueran subvencionadas por el Estado, para que los certificados no fueran solo de los que lo pueden pagar, sino para todo el sector. De esta manera, a cualquier marca emprendedora que confía en la calidad de su producto… no le importaría nada pasar por los controles que hicieran falta. Dejaría de ser un aspecto desconocido y ambiguo y podría crecer el criterio por parte del consumidor a la hora de elegir una prenda. Si el Estado apostara por la marca España, subvencionaría sus tejidos ecológicos, y sus certificados o certificadoras colaboradoras. De esta manera habría más empresarios con ganas de abrir y desarrollar puestos de trabajo y un sector más limpio para este planeta.

“GREEN-WASHING”

¿Qué están haciendo las grandes empresas de la moda convencional con respecto a este mundo? ¿Están empezando a cambiar las formas pero no el alma?

Tristemente se estila mucho el “green-washing”. De hecho la gran parte de las grandes empresas textiles invierten más dinero en hacer creer al consumidor que están cambiando… que lo que realmente invierten internamente en mejorar la calidad de las producciones.

¿Qué es para ti BioCultura? ¿Qué te parece que no se haya podido celebrar esta primavera en BCN como venía ocurriendo desde hace ya más de 3 décadas?

BioCultura es mi encuentro favorito donde acudir para conocer empresas más sensibilizadas con la calidad y la salud. Y pues con mucha pena estoy este año de que no se haya realizado en mayo, como siempre, aunque totalmente comprendiendo la situación. Estamos tan acostumbrados en Barcelona a que BioCultura le dé la bienvenida a la primavera con sus novedades y actividades… que este año nos hemos quedado como huérfanos. Pero, bueno, nos vemos en la BioCultura de las Festes de la Mercè, que también va a ser toda una experiencia ciudadana.

“NUEVA NORMALIDAD”

¿Cómo imaginas tu empresa en la “nueva normalidad”?

Yo ahora estoy muy contenta y con muy buena perspectiva, la verdad. No me puedo quejar. El primer mes fue muy extraño todo, porque nos dejaban abrir los comercios, pero no se podía salir a la calle a pasear e ir de compras. Pero ahora que ya estamos en la tercera fase han cambiado mucho las cosas. El mes pasado hemos cerrado recuperando ya el 80% sobre la media en relación a las ventas, de la anterior normalidad. Y eso que las noticias hablan de que el sector textil es el más golpeado en esta crisis sanitaria. Con este análisis quiero decir que hemos despegado con fuerza, porque ahora sí que en poco tiempo han crecido más que nunca las ganas de mejorar o cuidar este planeta por parte de la sociedad. ¡Y esto me hace muy feliz!

MÁS INFO

SUNSAIS Slow concept

c/ Ramón y Cajal, 34 Barcelona 08012 (Gràcia)
www.sunsais.com
Facebook / Instagram / telf. +34. 935163379

Carolina Sánchez

Nuria Sacristán (Lalita): ‘El principal reto para una marca de moda sostenible es la competencia’

Nuria Sacristán nació y creció en Barcelona, aunque reconoce que nunca se ha sentido atada a un lugar. Se define como una persona libre, que mantengo ante todo un compromiso ‘con mi vida, con mi desarrollo personal y la evolución de mi alma’, mientras desarrolla su carrera como diseñadora y creadora de sus propios diseños de moda, con lo que se declara ‘profundamente feliz y afortunada’.

Sus prendas son ediciones únicas y está elaboradas a partir de tejidos rescatados de excedentes de fábricas. Podremos disfrutarlos durante BioCultura Madrid, del 7, 8, 9 y 10 de Noviembre de 2019 en IFEMA.

¿Cómo surgió Lalita?
Lalita nació hace 16 años después de una gran experiencia en India. Cosía desde niña, pero al regresar de este viaje empecé a vender mis creaciones. Lalita era el nombre que mi profesor de música clásica me puso en India. Significa madre y tierra. En ese momento fue cuando Lalita cobró vida. La marca es mi forma de expresar al mundo quien soy, cuales son mis valores. Expreso en cada pieza algo sobre mi alma y mi corazón.

Como diseñadora y usuaria, ¿qué es para ti la moda? ¿y la moda sostenible?
Honestamente yo nunca he seguido la moda, simplemente porque no lo he sentido. Puedo inspirarme, pero creo que cada uno debería vestirse de acuerdo a quien es, que la ropa sea una manifestación creativa de quién eres. Para mí la moda sostenible es aquella que respeta los valores humanos,  respeta el medio ambiente utilizando tejidos naturales y apoya un consumo responsable. De alguna forma volver a lo de antes, comprar poco y comprar bien.

¿Cómo nace la idea de hacer un proyecto que involucra sostenibilidad y ediciones limitadas?
Utilizo tejidos lo más naturales posibles y sobre todo que sean restos de stocks de fábricas. Cuando se hacen ediciones limitadas buscas que la mujer reconecte con su autenticidad, que sepa que es especial, que es única y que esa prenda que va a llevar también lo es.

¿Cuáles son los principales retos para una emprendedora de moda sostenible? ¿Cómo los resuelves?
El principal reto para una marca de moda sostenible es la competencia, y lo resolvemos confiando en que lo que hacemos es algo diferente, único y sobre todo vivo. Para mí los valores de marca es lo que nos hace diferentes, y ese es el gran motor y el gran reto también. Pues implica un mayor coste, pero seguir trabajando por un mundo mejor, en el que se priorizan los valores humanos y el respeto por el medioambiente. Potenciando la economía local y el consumo responsable.

Es evidente que la producción sostenible de prendas de vestir tiene beneficios en el medio ambiente y los trabajadores, pero ¿cuáles son los beneficios para el consumidor?
Los beneficios para el consumidor es tomar conciencia sobre una nueva forma de consumo, comprando productos locales que respetan los valores humanos y el medioambiente. Otro beneficio es que favorece la economía local. Llevará prendas que son únicas y no las va a llevar todo el mundo, como sucede con las grandes marcas. Y entre todos empezamos a recuperar el valor de las cosas.

¿Es esta la primera vez que asistes a Biocultura? ¿Qué esperas obtener de tu participación en la feria?
Es la primera vez que participo en Biocultura. Espero poder tener una buena respuesta de las personas con respecto a mi proyecto, que les guste y que se sientan identificados con Lalita. Y sobre todo ver en las personas una mayor conciencia con respeto a la vida.

¿Qué podremos encontrar en el stand de Lalita?
En el stand de Lalita podréis encontrar una marca de ropa casual femenina que está viva, con estilo propio, ropa para mujeres bellas, fuertes, femeninas, con energía, que saben disfrutar de la vida, y que se aman. Ropa hecha en Barcelona, cuidando el detalle y pensando siempre en ti. Una marca de ropa con valores y que ama lo que hace.

Planeta Moda Barcelona

BioCultura la feria de productos ecológicos y consumo responsable más grande del estado, se celebrará del 9 al 12 de Mayo en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Reunirá a más de 700 expositores dedicados a los sectores de alimentación bio (con más de 15.000 referencias), cosmética ecológica, moda sostenible, casa sana, bienestar y salud, eco-estilo de vida, turismo responsable, artesanías y ONG’s. Paralelamente a la exposición se celebrarán más de 400 actividades y se espera superar los 72.000 visitantes.

El espacio expositivo se adapta para permitirnos un mayor aforo y que así podamos disfrutar de la primavera Bio. Como consecuencia de estos cambios, se continuará accediendo a BioCultura por la entrada principal del Palau Sant Jordi situada en la Avinguda del Estadi.