Carmela Serantes (The goood shop): “Buscamos buenas y nuevas marcas. Si la tienes, escríbenos”

Carmela Serantes es la fundadora de The Goood Shop, una tienda online de moda sostenible. El proyecto de esta ecoemprendedora acaba de cumplir tres años.

¿Por qué montaste The Goood Shop hace ahora tres años? ¿Cuál es el balance?
The Goood Shop nació como la necesidad de una consumidora. Echaba de menos una tienda online multimarca con una buena selección de productos éticos, sostenibles y fabricados en España, con un trato cercano y donde se explicara muy claramente la historia de cada producto y sus criterios de sostenibilidad. Como no lo había, decidí crearlo yo. El objetivo de The Goood Shop es dar visibilidad a las buenas marcas y facilitar y fomentar el consumo responsable y de proximidad.

LOS REQUISITOS
¿Qué requisitos tiene que cumplir una prenda para que pueda ser vendida en tu tienda como ética y sostenible?
En primer lugar, tiene que tener un diseño atractivo, atemporal y hecho para durar. En segundo lugar, tiene que haber sido fabricada de forma ética, transparente y local. En tercer lugar, tiene que ser respetuosa con el medio ambiente, reduciendo al máximo su huella ambiental. La selección es exhaustiva y la realizo yo misma, visitando los talleres siempre que me es posible y realizando una entrevista personal a las personas responsables de cada marca.
¿En qué medida le interesan estos conceptos al público español? ¿Hay más concienciación tras la pandemia?
Creo que cada vez es más difícil vivir de espaldas a la crisis social y medioambiental que hace años venimos sufriendo y el consumo responsable se presenta como una de las grandes herramientas de cambio. Por otro lado, esta pandemia ha forzado un reencuentro con lo verdaderamente esencial: los cuidados y nuestra dependencia con la Naturaleza y con lo que ocurre en otros lados del mundo. Creo que cada vez más personas quieren ser parte de la solución.

PÚBLICO VARIADO
¿Cuál es tu público y cómo te das a conocer?
El público de The Goood Shop es bastante variado, pero mayormente se compone de personas de 35 a 55 años muy concienciadas ética y medioambientalmente. Mis lugares preferidos de encuentro son la web, donde las historias de las marcas y de los productos son las protagonistas y el correo electrónico, donde la comunicación se vuelve cercana y personalizada. Las redes sociales también son un lugar de encuentro y me encanta saber que, poco a poco, también lo es el boca a boca.

¿La crisis ha multiplicado las ventas online en este y otros sectores? ¿Qué ha ocurrido en vuestro caso?
En marzo y abril, por responsabilidad, decidí interrumpir los envíos, así que fue un momento duro, de mucho parón. Desde mayo The Goood Shop está funcionando casi con normalidad y las ventas y las visitas han tenido un incremento notable. Creo que cada vez hay más personas comprometidas con apoyar al pequeño comercio y a la producción local y responsable, que prefieren tener menos cosas pero mejores, así que soy optimista.

“GREEN WASHING”
¿Cómo ves el sector de la moda sostenible en España?
Veo un sector cada vez más interesante y variado. Cada vez hay más marcas, con diseños muy atractivos y una gran concienciación social y medioambiental. El sector va en aumento y las personas dispuestas a invertir en él… también. La demostración es que incluso las marcas low cost se han visto obligadas a adoptar políticas éticas y sostenibles, aunque la mayor parte de las veces sean meras campañas de green washing.
¿Cómo intuyes lo que va ser la “nueva normalidad” en lo que respecta a vuestro sector?
Es un momento muy difícil para hacer previsiones, hay mucha incertidumbre y muchas familias lo están pasando muy mal. Pero, como te decía en anteriores preguntas, también creo que esta pandemia nos ha conectado más con lo importante: la salud y la Naturaleza. Así que el consumo consciente y responsable seguirá creciendo, poco a poco, pero sin detenerse.

¿Estáis buscando nuevas buenas marcas?
-Sí, por supuesto. Si tienes una marca nueva y buena, escríbenos a buenasmarcas@thegooodshop.com

Carolina Sánchez

Dos hermanos de A Coruña lanzan Livegens, gafas y relojes elaborados con bambú

Hace cosa de un año que los hermanos gallegos Aitor y Javier Ramón pusieron en marcha su propio proyecto: Livegens. Relojes y gafas de sol elaborados artesanalmente con bambú. Llevan a la moda el respecto y cuidado por el medioambiente que desde pequeños aprendieron en casa. Hablamos con Javier sobre la marca y proyectos de futuro.

¿Cómo se os ocurrió la idea?
Venimos de una familia muy vinculada al medioambiente, con abuelos y bisabuelos guarda forestales en la actualidad tenemos familiares que son agentes medioambientales. Nosotros nos hemos formado en otros campos, yo he estudiado Turismo y Comunicación Audiovisual y mi hermano ha hecho Administración y Dirección de Empresas. Decidimos implementar todo lo que hemos mamado desde pequeños en un proyecto sostenible que combine la moda con el propio cuidado al medioambiente.
Comenzamos originalmente con las gafas de bambú por ser la especie más sostenible y luego hemos diversificado el producto con relojes de distinto tipo de madera siempre con certificado FSC y otros productos complementarios como gorras y mochilas.
¿Por qué el sector de la moda?
Es un sector que nos gustaba desde siempre. Frente al fast fashion y el consumo excesivo de prendas que al final acaban en el armario, nosotros queremos apostar por un producto que sea duradero, resistente, de calidad a un precio más competitivo con el fin de democratizar el sector de la moda sostenible. Queremos que que sea accesible a todos los bolsillos pero sin rebajar la calidad del producto. Siempre utilizando materias naturales, libres de plástico, biodegradables y todo es artesanal está hehco a mano.
Hablas de democratizar la moda sostenible pero supongo que no podéis competir en precio con el fast fashion.
Es imposible. Pero sí que ofrecemos producto de calidad a un precio razonable, las gafas están por debajo de los 50€ los relojes por debajo de 60€ es un precio muy ajustado que creemos puede ser accesible a ‘casi’ todos los bolsillos.
Los diseños lo hacéis vosotros que no venís de ese campo, ¿cómo aprendisteis?
Ahí ha jugado un papel muy importante nuestra madre que es la parte femenina del proyecto que nos asesora, nos orienta, cuando hacemos algo mal nos lo dice para que intentemos aprender de esos errores.
¿Vosotros hacéis el diseño y lo fabricáis fuera?
Exactamente siempre con esa certificación FSC, que certifique que la madera proviene de bosques sostenibles y trabajamos en fábricas homologadas que trabajan artesanalmente, todo lo demás, diseño, comercialización se hace aquí.

La marca la lanzasteis hace seis meses, entiendo que el proyecto nació antes.
A lo largo de 2019 se ha ido fraguando todo el proyecto y lanzamos en el verano de 2019. Incialmente comenzamos a nivel de Galicia, tenemos dos puntos de venta en Coruña, uno en Vigo y acabamos de comenzar a colaborar con una tienda en Barcelona y otra en Madrid, pero en este caso se trata de una tienda con un nuevo concepto. En esta tienda, Wowhills se llama, estamos varios diseñadores emergentes, o artesanos del sector de la moda sostenible en un espacio compartido implementando el concepto del coworking a una tienda, en la que cada uno tiene su espacio. Compartimos los gastos fijos del alquiler y se establecen sinergias que son muy interesantes para que podemos colaborar y entre todos apostar por un mundo mejor.
Otro de los compromisos de Livegens es lo que llamáis labor social ambiental, cuéntanos.
Se trata de acciones para crear conciencia. Bajo el término conocido como basuraleza, hemos hecho limpieza de playas por ejemplo en la de Santa Cristina en Coruña, limpieza de bosques en los Ancares, en la Ribera del rio Sil… Apostamos por el senderismo sostenible hemos organizado algunas rutas en las que combinamos la limpieza de basura en el monte con estar en contacto con la naturaleza y también descubrir las diferentes especies etc.
Desde que pusisteis en marcha el proyecto, ¿qué dificultades habéis encontrado?
Quizás la mayor dificultad sea el tener que sufragar todo el proyecto con fondos propios y conseguir visibilidad. Para eso se necesita un rodaje y estamos en esa fase. Los puntos de venta nos están ayudando y el posicionamiento en internet es cada vez mejor.
¿Crees que ha sido más complicado por ser sostenible?
Sí, porque tienes que cuidar más los materiales con los que haces el producto, los talleres o fábricas donde se hacen e intentar minimizar la huella de carbono al máximo. Al final tienes que estar pendiete de múltiples factores, en el fast fashion lo único que prima es ofrecer el mejor precio, da igual todo lo demás.
¿Cómo vendéis más en internet o en las tiendas?
Estamos al 50% ahora mismo. Hay ciertos repuntes cuando se trata de fechas señaladas, la mañana de navidad fue muy buena. Sobre todo los relojes son un regalo muy propicio para este tipo de fechas y las gafas curiosamente se venden todo el año.
¿De dónde viene el nombre?
Literalmente Livegens significa algo así como generaciones con vida. Nosotros queremos evocar esa parte de labor social de concienciar a la sociedad, creemos que efectivamente son generaciones con vida que cada vez están más concienciadas con el medio ambiente. Y el término gens en la antigua Roma evocaba pertenecer a la familia. Y como se trata de un proyecto familiar porque somos dos hermanos con nuestra madre que está detrás y la involucración de toda la familia vinculada al medioambiente lo queríamos reflejar en el nomeer: un proyecto que nació de una familia emprendedora y ligada al medioambiente.

Si quieres saber más sobre la marca y ver todos sus diseños visita su página web livegens.com

La española Bea Roxas crea Kanya, una marca de complementos elaborados con caña de azúcar

La española de origen filipino Bea Roxas lanza Kanya, una marca de complementos elaborados a partir del residuo de la caña de azúcar. Un proyecto que además de un alto impacto medioambiental tiene un fin social ya que su fabricación tiene lugar en Batangas (Filipinas) dando trabajo a una comunidad campensina de más de 40 personas.

Bea Roxas, fundadora de Kanya. | LYbarra

Estilo sostenible con impacto social. Ésta es la carta de presentación de Kanya, una marca de accesorios de moda y complementos textiles fabricados en Filipinas, que ha desarrollado un material pionero y exclusivo en el mundo de la moda a partir del residuo de la caña de azúcar.

Diseños conscientes, delicados y minimalistas que no solamente innovan por la materia prima empleada, sino que lo hacen a través de un proceso totalmente artesanal, que minimiza el impacto medioambiental para dar lugar a una fibra textil vegana y ecológica.  Más allá de la sostenibilidad ambiental, este proyecto ve la luz como una forma de sostenibilidad social. Y es que Kanya amplía los usos de la caña de azúcar para impulsar el desarrollo económico y el empleo en Batangas, al sur de la isla de Luzón. Allí reside una comunidad campesina dedicada al cultivo temporero (seis meses al año) de la caña de azúcar. Gracias a esta iniciativa, más de 40 personas pueden vivir de esta materia prima el resto del año, más allá de los meses de cultivo, con nuevos oficios y generando ingresos sostenibles y de calidad para ellos y sus familias.

Para la artífice de la marca, Bea Roxas, una española de origen filipino de 68 años, Kanya es un homenaje a la energía de Filipinas, la tierra donde nació, creció y donde ha vivido gran parte de su vida. De hecho, sus accesorios y complementos representan una vuelta a las raíces, a lo que la tierra nos da. Es un canto a las cosas sencillas de la vida. “Kanya es un homenaje al trabajo que se hace con las manos, a los materiales básicos. Es devolver a la tierra lo que esta nos da. Extraemos la materia prima con la que creamos nuestros accesorios directamente de la naturaleza, dando una nueva vida al residuo de la caña de azúcar, a través de un proceso manual y artesanal”, explica Bea Roxas.

Algunos de los complementos elaborados por Kanya. | LYbarra

A partir de ahí, Kanya ha dado forma a su colección Spring/Summer 2020 de bolsos y complementos para el hogar, creados 100% a mano, y que respiran un estilo elegante, delicado y minimalista, perfectos para conseguir un toque natural y sostenible. Esta colección, además, está formada por complementos con nombre propio. Y es que sus bolsos, neceseres, manteles, cestas o almohadones (Dessa, Leeza, Mona o Jerwin, entre otros) toman prestado su nombre de personas que, a día de hoy, trabajan para Kanya y que se han beneficiado del proyecto. Detrás de cada pieza hay una historia real personal y única. Impacto 100% para el desarrollo local.

Kanya inició un proceso de investigación con la ayuda del Philippine Textile Research Institute, entre otras instituciones, para experimentar y testar la viabilidad del desarrollo de un tejido a partir del bagazo (residuo) de la caña de azúcar. Una vez confirmado, y gracias a un capital inicial de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAid) el proyecto pudo materializarse en 2018, a través de la construcción de un centro de trabajo cercano a los campos de caña de azúcar en Batangas. Allí, los campesinos y sus familiares se convierten en artesanos, recuperando no sólo el valor integral de la caña de azúcar, sino el legado de artes y oficios de una tierra creativa y trabajadora. Kanya destina el 100% de sus ventas a generar enriquecimiento en esta comunidad, a través de la compra de materia prima a campesinos de la zona, formación y creación de empleo para las decenas de personal y artesanos contratados que intervienen en el proceso de elaboración de los complementos de la marca.

La producción global de caña de azúcar deja atrás millones de toneladas de bagazo cada año, un residuo natural cuya quema supone una importante contribución a la emisión de monóxido de carbono en la atmósfera. El proceso de upcycling desarrollado por la marca, totalmente artesanal, ha conseguido obtener una fibra natural, robusta y duradera, de máxima calidad, hasta ahora pionera en el mundo textil. Además, el bagazo no solo es reciclable, sino 100% compostable y biodegradable. Una forma de volver a comenzar el ciclo y devolver a la tierra lo que ella nos ha dado previamente.Un proceso de producción innovador y artesanal que mezcla, de forma pionera, residuo de caña de azúcar con algodón y abacá creando un tejido vegano y respetuoso con el medio ambiente.

Moda sostenible en Biocultura Coruña

Este fin de semana Galicia celebra su cita bianual con el sector ecológico y sostenible, Biocultura Coruña. Del 28 de febrero al 1 de marzo, más de 200 firmas comprometidas con el medio ambiente y la producción ética se darán cita en el recinto ExpoCoruña, adonde se espera que acudan unas 13.000 personas durante los tres días. Las entradas aún están disponibles en la web de Biocultura.

Estas son las tres marcas de textil sostenible que tendrán espacio allí:

AITOR BASTARRIKA – http://www.aitorbastarrika.com/
Tejidos teñidos con tintes naturales: seda, lino, lana y algodón. Calcetines de algodón orgánico y lana teñidos con tintes naturales, fulares, chales, turbantes, gorros, etc.

ARTESAVE – https://www.artesave.pt/
Para estos artesanos portugueses, el desecho textil es el principio de un nuevo ciclo para fibras de lana y algodón. Sus prendas están fabricadas únicamente con fibras recicladas, siendo la sostenibilidad su principal motivación.  El proceso de los hilos reciclados se inicia con la recogida de los “desechos” generados en la industria textil, que son cuidadosamente separados por color y pasan por un proceso de recuperación de las fibras sin utilización de productos químicos. Después, un grupo de creativos y artesanos crean los diseños a medida de las fibras recicladas y las tejen de nuevo.

CALCETINES MESTIZAJEhttps://www.calcetinesmestizaje.com/
Mestizaje es una marca de calcetines creada en un pueblo montañoso de Burgos. Están especializados en algodones con certificado ecológico que no hacen bolas, tienen mucha durabilidad y hacen que se sude menos, consiguiendo que nuestros pies estén más sanos y protegidos. Además sus puños no contienen goma, por lo que no impiden la circulación y sus diseños son coloridos y divertidos, ofreciendo un plus de diseño.

Además de los expositories, podremos conocer la asociación de moda sostenible FENTO, Moda sustentable galega, una iniciativa de artesanas, diseñadoras y productoras viguesas que buscan cambiar el paradigma de consumo de la moda a través de su actividad económica y el activismo social. Su presentación será el viernes 28 de febreo, a las 18:30 en el Showroom de Ecoestética a cargo de una de sus fundadoras, Violeta Bouzada Novoa.  en esta web ya hemos dado voz a algunas de sus miembros, como Marta Portela, creadora de  Monoke y los hermanos Patricia y Fran Soto, de La Canalla.

Fento, la revolución de la moda gallega

El año pasado nació en Galicia Fento, una plataforma de apoyo y divulgación de moda sostenible tras la que se encuentran un grupo de personas ligadas a la moda, el diseño y el activismo ecológico. Desde su nacimiento trabajan por crear conciencia entre la sociedad del coste medioambiental y social de la fast fashion.

Fento es la palabra gallega para denominar al helecho, una de las plantas más comunes de Galicia, presente tanto en las zonas rurales como en las urbanas. Una planta que además de simbolizar lo verde, la naturaleza, está presente en el imaginario de todos los gallegos. Este nombre cargado de simbología, fue el elegido por un grupo de gallegos ligados a los sectores de la moda, el diseño y el activismo ecológico para lanzar una plataforma de apoyo a la moda sostenible.

SEMANA VERDE
La idea surgió en 2018, pero fue en la primavera de 2019 cuando Fento salió a la luz. Lo hicieron a lo grande con un montón de actos programados para la llamada Semana verde. Una acción que se sumó a la campaña internacional de la Fashion Revolution Week, que conmemora el derrumbamiento de un edificio en Rana Plaza en Bangladesh en el año 2013 en el que murieron 1.130 personas, la mayoría de ellas trabajaban en fábricas subcontratadas por multinacionales textiles.

Durante la Semana Verde, los miembros de Fento dieron a conocer su manifiesto, basado en el concepto de ‘piensa global, actúa local’. También organizaron una jornada de puertas abiertas a diferentes talleres textiles que trabajan de forma sostenible, organizaron una mesa redonda sobre economía circular y visibilizaron su protesta con una cadena textil en la principal calle comercial de la ciudad de Vigo. Después de estos vinieron otros eventos que tal como nos explica Violeta Bouzada, portavoz del colectivo, tienen siempre el mismo objetivo: “Contribuir a que el mensaje de la sostenibilidad cale en la sociedad.”

BIOCULTURA CORUÑA
Algunos de los miembros de este colectivo van a participar en BioCultura Coruña, darán una charla el viernes 28 por la tarde en la que explicarán el proyecto, pero sobre todo incidirán sobre los beneficios de apostar por diseñadores locales que utilizan procesos y fibras
sostenibles. Desde Fento señalan que el sector de la moda sostenible en Galicia está atomizado “hay muchos proyectos pequeñitos pero que están dispersos por toda la comunidad”, destaca Violeta que añade que es “necesario unirse y crear sinergias.” El principal objetivo del colectivo es conseguir extenderse a toda Galicia.

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS?
Pero ¿quién está detrás de Fento? Si bien es cierto que la plataforma fue impulsada por diferentes marcas de moda sostenible, ahora mismo tras el colectivo también hay artistas y activistas que creen que es necesario un cambio de paradigma. Entre sus miembros encontramos los siguientes proyectos (ellos mismos nos los explican):

Mico Textil: Diseño y confección de ropa y complementos de modo artesanal siguiendo criterios de moda sostenible. Estampación y serigrafía artística textil.

La Canalla: Trabajamos ética y artesanalmente en nuestro taller en Vigo con tejidos excedentes de producción. Hacemos piezas únicas o series limitadas sin género, complementos, prendas a medida y vestuario escénico y laboral. Al mismo tiempo, tenemos una línea de ropa de cama éticamente bella, hecha en Galicia, en algodón orgánico. Puedes leer más sobre ellos en esta entrevista.

Adoptaunaprenda: nace para prolongar el ciclo de vida de prendas, que pueden ser usadas durante más tiempo. Con la colección #prendasconhistoria se consigue aumentar el vínculo emocional que tenemos con las mismas. Son prendas seleccionadas que he ido heredando,
rescatando o adquiriendo en mis viajes. Me he preocupado de escribir la historia de cada una de ellas en la web y en su etiqueta y mi ilusión es que tú puedas continuarla. En la colección NORMA no existe el residuo. Lanzamos una serie de prendas denim únicas y numeradas basadas en criterios de supraciclaje (upcycling) y residuo cero.

Oui Jane!: Este proyecto nace con un objetivo muy claro: llevar el feminismo a la cadena de valor textil. La gran mayoría de las personas que trabajan en el textil a nivel global son mujeres, pero también son las que sufren la precariedad existente en el sector. Es por esto que hemos buscado talleres y proyectos sociales relacionados con el textil liderados por cooperativas de mujeres o talleres que ofrezcan mejorar las condiciones de vida de las personas.

Cetácea: Estudio de diseño creativo sostenible con una misión: ¡Salvar el mundo! Es un proyecto vital y una ilusión por crear cosas bellas, pero también conciencia y cambio. Trabajamos con materiales cuyo impacto medioambiental sea el menor posible, con talleres locales o de proximidad que respetan y valoran a sus trabajadoras. Y rechazamos el uso de materiales de origen animal, porque que alguien pierda la vida para producir lo que sea nunca será sostenible.

Fenosita: Creaciones artesanales, únicas. Firma nacida de la necesidad de alargar la vida de los usos de los productos.

Atlantic Republic: Creemos en la proximidad, en las relaciones locales y cercanas como base fundamental para un desarrollo sostenible a nivel global. Nuestras prendas están hechas a partir de materiales respetuosos con el medio ambiente, buscando la mayor minimización posible de los impactos negativos de su producción sobre los ecosistemas.

Cose que te Cose: Taller de costura. Especialista en confección del hogar (cortinas, estores, cojines…). Confección de ropa a medida. Se hacen arreglos de todo tipo. Artesanía en tela.

Xiro: Marca de ropa vaquera producida en Galicia de forma sostenible y ecológica. Nuestras prendas están confeccionadas con tejidos orgánicos y certificados, libres de sustancias nocivas, y su producción se realiza de forma respetuosa con el medio ambiente, cuidando la trazabilidad desde el origen al producto final, impulsando la economía local y respetando los derechos de los trabajadores.

Monoke: Marca sostenible que vela por cuidar a personas, animales y entorno, cuyas prendas son ecológicas ayudan con donaciones a asociaciones benéficas.

Le Chanelas: Ropa divertida, cómoda y comprometida con la naturaleza y las personas para niños y mayores. Tenemos una línea de ropa ecológica, hecha con algodón orgánico certificado y tintas al agua, con temática en las ilustraciones de animales en peligro de extinción, este año dedicado a los osos polares.

UTDM Studio: UTDM Studio nace en 2012 con la inquietud de crear proyectos de edición limitada, englobando diferentes formas de expresión artísticas, tal como la estampación serigráfica. Bajo la premisa de slow fashion & sustanaible, diseñamos y confeccionamos desde Galicia, utilizando tejidos ecológicos, reciclados o con certificacion Oeko Tex—100 y añadiendo detalles novedosos realizados en impresión 3D.

Seiriz: accesorios macarras con un toque naive, hechos a mano con excedentes textiles.

_DOX: diseño made in Galicia de complementos para fiesta, rave y festival, hechos reutilizando sobrantes de otros proyectos textiles y/o con materiales sostenibles. Todo piezas únicas, hechas de una en una. recycle, reuse, rave, repeat.

Ohhna, una nueva marca de ropa sostenible y responsable

Ohhna nace con una clara intención: cambiar el modelo de consumo para cuidar nuestro entorno. El objetivo de esta marca es hacer las cosas bien, tanto para nuestro planeta como para la sociedad en la que nos desarrollamos. Por eso, las prendas de ropa están elaboradas con 50% algodón orgánico y 50% algodón reciclado, de forma que son respetuosas con el entorno y con la piel de quien las viste. Además, se apuesta por el “Kilómetro 0”, seleccionando proveedores a escasos kilómetros de Cocentaina (Alicante), localidad en la que nace y se produce esta nueva firma. Por otro lado, cualquier prenda de ropa de la marca Ohhna podrá ser reciclada cuando su propietaria ya no desee usarla más. Por lo que estamos ante una marca de ropa responsable en la producción y que conciencia y propicia el consumo responsable por parte de los clientes.

Xavier Linares, CEO de Ohhna, define su nuevo proyecto como “una marca de moda urbana que confecciona ropa de punto de alta calidad para mujer, bajo los criterios de sostenibilidad y responsabilidad social”. De esta manera, la marca está pensada para mujeres cosmopolitas que viven su día en día intensamente mientras trabajan, viajan y se cuidan. Mujeres que apuestan por un cambio en la forma de consumir y desean ropa que les dure, que no pase de moda y que puedan lavar y utilizar tantas vueltas como quieran sin que pierdan sus propiedades.

Ohhna se dio a conocer con un estand de la Fira de Tots Sants de Cocentaina a principios de noviembre y actualmente tienen su colección disponible a través de su página web.