BOODY: “Nuestro bambú se cultiva sin fertilizantes ni pesticidas y sin riego”

Boody es una firma que comercializa prendas de textil sostenible y ecológico elaboradas a partir de bambú orgánico siguiendo un proceso altamente eficiente y sustentable. Responden a las preguntas Shaun Greenblo, Managing Director, y Elliot Midalia, Co-Managing Director.
 
¿Qué tipo de productos tenéis en el mercado?
Rechazamos  el concepto del “fast-fasion” y nos comprometemos a completar el armario con básicos sostenibles y de calidad. Pasamos por alto las tendencias y las modas porque creemos que conducen al consumo excesivo y al desperdicio. Nuestras prendas están cuidadosamente elaboradas a partir de bambú cultivado orgánicamente, lo que las hace súper suaves, cómodas, transpirables y, lo más importante, sostenibles. Los imprescindibles para el día a día de larga duración en una tela más suave con un ajuste más cómodo es nuestra obsesión.
 


Productos de Boody


BAMBÚ
Habladnos del proceso de conversión del bambú en textil…

Nuestro bambú se cultiva sin fertilizantes ni pesticidas y sin riego, solo utiliza el agua de lluvia. Primero, los brotes verdes se cortan en trozos de bambú crudo. A continuación, el bambú se empapa en una solución para ablandarlo. Es un sistema de circuito cerrado: todo el líquido se recicla y todos los disolventes se capturan y eliminan para garantizar que el proceso sea tan ecológico como el propio bambú. El proceso de deshidratación nos permite extraer la pulpa de bambú que luego se seca en láminas planas. Cuando las láminas de bambú están completamente secas, se han convertido en un material suave y plumoso. Este material suave y plumoso luego se extruye y se hila en un hilo de viscosa que usamos para tejer nuestras prendas. Las prendas están tejidas en tubos, lo que genera muy poco desperdicio de tela en comparación con la fabricación tradicional de prendas de corte y cosido que desperdicia hasta un 20% más de tela (excluye nuestras camisetas y prendas de bebé que se cortan y cosen). El resultado final es una tela natural de gran calidad, suave como la seda y con un tacto excepcional.

CERTIFICACIONES
¿Con qué tipo de certificaciones contáis?

En Boody, siempre buscamos formas de mejorar nuestras prácticas sostenibles en todos los procesos. Desde las telas y materiales hasta la fabricación y envío, nuestros valores de sostenibilidad están integrados en nuestra cultura y nuestra gente. Todo lo que hacemos está certificado como libre de crueldad y proviene de cadenas de suministro éticas, respaldadas por certificaciones reconocidas por la industria, incluido Ecocert, que demuestra que nuestro bambú es de cultivo orgánico; y SGS, que realiza pruebas independientes en todo el proceso, desde nuestros estándares de salud y seguridad hasta el cartón reciclado, los aceites vegetales utilizados en nuestros embalaje. Los consumidores que investigan marcas sostenibles deben verificar sus certificaciones acreditadas y lo que significa cada una, para tener una idea de su postura ecológica. Pueden encontrar nuestras certificaciones en nuestro sitio web en nuestra página de certificaciones.
 


TEXTIL SOSTENIBLE
¿Cómo veis el textil sostenible en el momento actual?

Este sector está en continua innovación y se está expandiendo rápidamente. Actualmente estamos trabajando con algunos tejidos nuevos y seguimos buscando alternativas sostenibles a tejidos como el nailon, el elastano y el poliéster. En su lugar, buscamos utilizar materiales reciclados y estamos trabajando en la búsqueda de proveedores que estén innovando en la industria textil y creando materias primas más sostenibles como el algodón orgánico y el bambú.

Concha García (Strambótica): “La moda sostenible es un desafío en sí misma”

Concha García y May García son hermanas y las creadores de strambótica. Responde a las preguntas de Juan Carlos Moreno una de ellas, Concha (en la foto). Concha nos dice: “Nos gusta decir que hemos creado con strambótica un proyecto de moda urbano y sostenible, en el que proponemos emociones, inspiración y algunas ideas inesperadas. Nuestro mundo strambótico está hecho a mano, con materiales sostenibles y de forma artesanal”.

¿Cómo surge strambótica?
Strambótica surgió como un proyecto de moda urbana y sostenible, hace unos diez años. En esos momentos, el concepto de moda sostenible no era tendencia, como puede ser actualmente. En ese contexto nació strambótica. Desde el principio tuvimos claro cuál iba a ser nuestra filosofía de empresa: apostar por crear nuestros productos con materias primas naturales, papel reciclado, algodón orgánico, y utilizar estampaciones con tintas ecológicas. Pero también quisimos que nuestros diseños fueran un elemento diferenciador, complementándolo, todo ello con la fabricación local, artesana y de economía circular. Nuestra evolución ha ido de la mano de la observación de las necesidades del mercado, de tendencias de la calle, y de nuestra participación en ferias nacionales e internacionales, como BioCultura o Momad. Ha sido un crecimiento lento y meditado.

DESDE MURCIA
¿Quién está detrás de la firma?
Strambótica… la creamos dos hermanas murcianas, mujeres ecoemprendedoras que decidimos que podíamos aportar nuestros diseños, y nuestra visión de marca ecológica y sostenible. Pero, en esta aventura, se nos han unido más mujeres, amigas y familiares, que nos han apoyado y ayudado dando su opinión y prestando su imagen a strambótica. Por ello, estamos muy agradecidas. Realmente se ha ido creando entre todos un ambiente strambótico muy gratificante.

¿Cómo marcáis vuestras líneas de diseño?
Nuestros diseños no responden a tendencias ni a temporadas. No creamos la necesidad de la novedad constante, sino de la atemporalidad. Partiendo de esa base, la creatividad en el diseño… es primordial. Y es a partir del desarrollo de este concepto donde tenemos aspectos diferenciadores muy visibles. Primero, el color: todos nuestros diseños son en blanco y negro; y, sin pensarlo, se ha convertido en la característica de nuestro lenguaje strambótico. Y en cuanto a los diseños, hemos creado diseños que van desde ilustraciones figurativas, geométricas, a diseños abstractos Op art, diseños creativos y diferentes.  Y todo ello con el plus de materiales sostenibles, tintas ecológicas, y un cuidado packaging.
 


DE TODO UN POCO
¿Cuáles son los productos strambóticos?
Empezamos con la fabricación de camisetas, calcetines y pajaritas, pero nos dimos cuenta de que teníamos que ampliar nuestro catálogo de productos. También… porque nuestros clientes nos pedían más novedades. Decidimos utilizar papel reciclado, estampando los diseños que teníamos ya creados y ampliar la colección. En papel reciclado hacemos bolsos, y joyería de autor, pendientes, collares, broches, pulseras, diademas, accesorios para el pelo, todo hecho a mano y utilizando materiales sostenibles. Y pensando en el verano, decidimos fabricar alpargatas de yute. En estos momentos, estamos creando la próxima colección de productos, que, en breve, los daremos a conocer.
 
¿Cuál es vuestro perfil de consumidor?
Por una parte, es evidente que en los últimos años la concienciación ecológica en cuanto a la compra de productos sostenibles está en alza. Cada vez hay más personas que tienen en cuenta valores de sostenibilidad y viabilidad a la hora de comprar. Y por otra parte nuestros diseños… influyen en que el perfil de consumidor strambótico sea muy amplio. Nuestro público es muy fiel a nuestros diseños, los valora, por ser minimalistas y atemporales. También es cierto que tenemos una imagen muy identificable, tanto por los diseños como por utilizar solamente los colores blanco y negro. Y si a ello le sumamos el material ecológico en el que fabricamos, no podemos hablar de un perfil solo de consumidor de nuestros productos.
Actualmente las redes sociales se han convertido en un canal de comunicación muy  importante para nosotras, ya que nos están sirviendo para posicionar nuestra propuesta de valor, y conocer el nivel de percepción que tienen de la marca tanto el público general como el consumidor strambótico. Nos está sirviendo para generar una mejor conexión. Podemos comunicarnos muy rápidamente, recoger opiniones, mensajes privados… Existe más cercanía con la marca.

NO AL PLÁSTICO
Strambótica demuestra cada día que decir no al plástico es posible. ¿Cómo lo hacéis? ¿Qué materiales utiliza la firma cuando necesita un material similar?
Es posible decir no al plástico. Nuestra firma desde los inicios no ha utilizado bolsas de plástico, y ha intentado suplir con otros materiales la necesidad de utilizarlos. Como ejemplo puedo decir que todos nuestros packaging son de papel o cartón reciclado. Desde que se prohibió el uso de bolsas de plástico nos hemos dado cuenta todos de que se puede vivir sin plásticos, que hay materiales que pueden sustituirlos y así evitar el desecho y basura que se origina.

¿Cuáles son tus materiales sostenibles preferidos y por qué?
Nuestros materiales desde los inicios han sido utilizar algodón orgánico para el textil, y papel reciclado para los complementos. Utilizamos algodón orgánico para evitar exponer la piel a sustancias tóxicas. El algodón orgánico tiene su origen en la agricultura ecológica, y su objetivo es hacer un uso óptimo y sostenible de los recursos naturales, sin utilizar sustancias tóxicas, roturando la tierra que se necesita y asegurando unas condiciones laborales dignas a las personas que las trabajan. Y utilizar papel reciclado… se debe a que es más sostenible. Para su fabricación hay un ahorro en el consumo de energía, y una reducción en el uso de madera virgen para fabricar la celulosa. Creamos desde la sostenibilidad para crear un impacto mínimo sobre el medio ambiente.
 

LOS RETOS
¿Cuáles son los mayores retos de la industria de la moda sostenible?
La moda sostenible es un desafío en sí misma. Como todo lo que se presenta como alternativa a un modelo ya existente, la moda sostenible ofrece retos que nos ponen a prueba nuestro compromiso con la sostenibilidad. La moda sostenible no puede competir con la oferta del fast fashion, porque su proceso de creación de una prenda sostenible requiere de más tiempo, dedicación e inversión. Pero sí es cierto que hay una tendencia cada vez más evidente de hábitos de consumo más responsables, conscientes y sostenibles y de preocupación medioambiental. 

¿Cómo podemos diferenciar las firmas como vosotros que realmente os comprometéis con el medio ambiente del mero reclamo publicitario que tanto empezamos a ver estos tiempos?
Pues simplemente mirando la etiqueta. Informándonos de la procedencia, de dónde se ha fabricado, de quién está haciendo la ropa que nos ponemos. Planteándote en qué condiciones están trabajando esas personas para hacer la ropa que vamos a comprar.

¿Y los próximos retos a los que se enfrenta strambótica como firma?
Pues nuestro reto va a ser seguir defendiendo el trabajo artesanal, la creatividad y la producción de prendas con alma, que sean visibles para los consumidores. Es muy importante para nosotras que el consumidor vea no solo un producto de calidad, sino que tiene alma strambótica. Cada vez es mayor el número de personas que quieren saber de dónde vienen y quien ha hecho esos productos.

PERSONAS REALES
¿Cómo da espacio strambótica a cuerpos menos normativos en las fotos y publicidad?
Nosotras trabajamos con personas reales. Personas de diferentes edades, género, cada una con sus características, altos, bajos, ojos claros, rubios, morenos, cada una con su personalidad. No somos robot iguales. Todos aportamos ideas, todo suma. Y ahí se encuentra la diferencia de strambótica, la esencia de la marca.

¿Qué  sería para strambótica la moda?
La moda, pensamos, es un estilo de vida. Es parte de la cultura de cada uno, un lenguaje que sirve para dar a conocer a los demás nuestra personalidad. La moda te ofrece la oportunidad de elegir el estilo que mejor se adapta a tu forma de ser, y conformar la personalidad visual que  quieres dar a los demás.
 


Háblanos de esta frase que ya has publicado en alguna ocasión: “El futuro strambótico existe y siempre será más divertido si nos vemos en él”.
Significa que strambótica es una firma con capacidad de construir propuestas con valores diferenciales. Con una actitud que nos hace ser diferentes. Nos comunicamos por medio de nuestra forma de vestir strambótica, plasmamos nuestra identidad, y trasmitimos nuestros ideales y valores sostenibles. Nuestro mundo strambótico está hecho a mano, con materiales sostenibles y de forma artesanal. Y, en este mundo strambótico que hemos creado, queremos compartir y ofrecer ideas y mensajes como que, con ayuda de todos, otro mundo es posible.

Karola Bercedo (Zacatúa): “Nuestros clientes son personas concienciadas con el medio ambiente”

Recibimos las respuestas a esta entrevista justo cuando, un día antes, recibimos la terrible noticia acaecida en Tánger, la muerte de casi 30 personas que trabajaban en un taller clandestino de ropa en unas condiciones pésimas. Este es el lado oscuro de la moda convencional. Afortunadamente, hay alternativas. Como la de Zacatúa. Karol Bercedo contestó a las preguntas de Juan Carlos Moreno.

¿Qué es Zacatúa?
Zacatúa es una pequeña empresa familiar dedicada a la confección artesanal de ropa ecológica a partir de tejidos de algodón orgánico y cáñamo. Apostamos por la producción artesanal y el consumo local, por lo que nuestras prendas son elaboradas en su totalidad en La Zubia, en la provincia de Granada. Detrás del nombre de Zacatúa nos escondemos Isaac y Karola, una pareja que decidimos liarnos la manta a la cabeza y romper completamente con nuestra anterior vida. Nuestros oficios no tenían nada que ver con el mundo textil ni el cuidado del medio ambiente y fue con la maternidad y las circunstancias de la vida… que decidimos emprender un proyecto de vida que nos permitiese conciliar la crianza de nuestro hijo con un trabajo propio que pudiéramos realizar desde casa. Poco a poco fuimos dándole forma hasta llegar a crear, con el paso de los años, el pequeño taller que tenemos ahora.


TEXTIL SOSTENIBLE
¿Por qué decidisteis apostar por el textil sostenible?
Este proyecto surgió a raíz del nacimiento de nuestro primer hijo (hace 10 años ya), cuando veíamos que la ropa que nos regalaban o que íbamos a comprar nosotros mismos respondía a unos cánones sexistas aún muy arraigados (azul para niños y rosa para niñas) y los tejidos no eran nada respetuosos con la delicada piel de los bebés. Cada vez conocíamos más casos de bebés y niños con problemas de dermatitis atópicas y alergias. Fue entonces cuando decidimos iniciar este proyecto, en el que pudiésemos confeccionar nuestras propias prendas de vestir con tejidos totalmente libres de sustancias tóxicas que fueran sostenibles y respetuosos tanto con el medio ambiente como con las pieles más sensibles, y, ya de paso, poder ofrecer diseños diferentes con colores alegres, divertidos y totalmente unisex.


¿Cómo veis el textil ecológico en la actualidad?
Cada vez hay más pequeñas empresas que empiezan a utilizar tejidos ecológicos para la confección de sus prendas. Esto es un gran avance. También la gran mayoría de las multinacionales han empezado a ofrecer una línea “eco” y nos encontramos con una pequeña esquina dedicada a estas prendas perdida en la inmensidad de pasillos de sus enormes establecimientos. Pero, ojo, ¡hay que tener cuidado! Para nosotros la oferta de textil ecológico no debe quedar reducida meramente a la certificación de la procedencia de la materia prima, sino que debe responder también a unas condiciones laborales dignas, tanto para los trabajadores de las fábricas textiles como para los trabajadores de los campos que cultivan dicha materia prima. Si nos encontramos prendas ecológicas a precios bajísimos, es bastante improbable que procedan de un comercio justo donde no haya explotación laboral. Aún queda mucho trabajo de concienciación por delante.


LA DISTRIBUCIÓN
¿Cómo es vuestra distribución? 
Nosotros nos dedicamos principalmente a la venta directa al público en ferias nacionales del sector ecológico y artesano. Ahora, con la situación actual tan complicada que tenemos con la Covid19, nos hemos tenido que adaptar a los nuevos métodos de venta online, por lo que hemos focalizado mucho más nuestras ventas a través de redes sociales y de nuestra página web. A parte de la ropa, también distribuimos productos Zero Waste a tiendas físicas por todo el país. Ahora hay una gran demanda de productos a granel, sin plásticos y también de productos desnudos, sin ningún tipo de envoltorio, que reducen considerablemente la huella ambiental. Afortunadamente observamos cada vez una mayor demanda de estos productos, que en nuestro caso se trata, por ejemplo, de discos desmaquillantes, salvaslips, compresas, portameriendas y, cómo no, ¡ahora también mascarillas!
 
¿Quién compra prendas de Zacatúa?
Nuestros clientes son personas concienciadas con el medio ambiente, que saben valorar perfectamente la calidad de los tejidos que les ofrecemos. También nos encontramos con una gran parte de clientela que le da muchísimo valor a que la producción sea artesanal y de cercanía.
 


LAS CERTIFICACIONES
¿Nos podéis hablar de vuestras certificaciones? 
Tenemos varios proveedores con certificaciones diferentes. Empezamos trabajando con nuestro proveedor asiático de cáñamo y algodón orgánico que, además de poseer la certificación ecológica del tejido avalada por IMO (Instituto de Ecomercado), pertenecía también a la Fair Wear Foundation, una organización sin ánimo de lucro que se encarga de cuidar las condicines laborales de los trabajadores. Esto para nosotros tenía la misma importancia que la certificación ecológica del tejido. Más adelante empezamos a trabajar también con otros proveedores europeos de algodón orgánico que cumplían con la certificación Estándar de contenido orgánico OCS100, la cual asegura que un 95-100% de las fibras son ecológicas. Además verifica la presencia y cantidad de materia orgánica en el producto final, y hace un seguimiento del flujo de las materias primas desde su origen al producto final. Estos proveedores también cumplen con la certificación GOTS, un sello internacionalmente reconocido como el certificado más estricto del sector textil, ya que asegura la protección medioambiental tanto en la obtención y manipulación de las fibras para elaborar los tejidos, así como en todo el proceso de tinción de los mismos. Este sello también garantiza una producción ética y respetuosa de comercio justo para los trabajadores.
 


“A base de muchísimo esfuerzo y trabajo, hemos conseguido crear nuestro propio taller textil y la producción queda totalmente repartida entre los 2: Isaac se encarga de la costura y yo, Karola, me encargo del diseño, patronaje y corte del tejido. La última fase, que es la del planchado, ¡nos la echamos a suertes! Quien pierde, plancha!! ;-)”



¿Sois una empresa artesanal?
Sí. Como comentábamos antes, somos una pareja que, a base de muchísimo esfuerzo y trabajo, hemos conseguido crear nuestro propio taller textil y la producción queda totalmente repartida entre los 2: Isaac se encarga de la costura y yo, Karola, me encargo del diseño, patronaje y corte del tejido. La última fase, que es la del planchado, ¡nos la echamos a suertes! Quien pierde, plancha!! 😉
 
SERIGRAFÍAS
Habladnos también de vuestras serigrafías… y de su inocuidad. 
La serigrafía que utilizamos para nuestras prendas y etiquetas se considera también ecológica por estar completamente libre de sustancias tóxicas como PVC, ftalatos, formaldehído y metales pesados. Utilizamos tintas con certificación OEKO-TEX Standard 100 que garantiza su inocuidad hasta en las pieles más sensibles, como las de los bebés y los niños menores de 3 años.

Juan Magán: “Nuestra materia estrella es el algodón orgánico”

Juan Magan es una persona reservada, minimalista, para nada mediática, que lleva toda la vida diseñando y ofreciendo prendas sostenibles, aunque al principio ni se utilizara esta expresión. Le gustan las cosas sencillas, prácticas, nada extravagantes y así lo refleja en el diseño de sus prendas. Siempre ha fabricado las prendas en talleres locales de la provincia de Barcelona: es sensible a las necesidades de proveedores y clientes, y trabaja para mejorar el entorno de la eco-nomía local. 

Háblanos de Magan

Magan es una marca de moda sostenible fundada en Barcelona en 1982. En ese momento empecé a diseñar y fabricar prendas de punto de algodón cuando la mayoría en esa época eran de lana o acrílico. Siempre en talleres locales de la provincia de Barcelona. En Magan nos gusta definir nuestra visión de la moda como “Eco Minimal Fashion”; apostamos por producir de forma responsable con fibras naturales, especialmente el algodón orgánico, de calidad y de forma local, con procesos respetuosos con el medio ambiente y garantizando el trabajo digno para todas las personas que forman parte de nuestro equipo.

¿Qué tipo de productos textiles comercializáis?

Diseñamos, fabricamos y comercializamos prendas de punto para mujer, especialmente jerseys, chaquetas, vestidos y complementos como foulares, bufandas o cuellos… Utilizamos solo fibras naturales y nuestra materia estrella es el algodón orgánico, que complementamos con otras fibras según la temporada: lino y viscosas para verano, y lana y cashmere para invierno. Todo diseñado en Esparreguera y fabricado en Igualada, moda KM0, buscando el “zero waste” y la responsabilidad social. Vendemos a tiendas multimarca de toda España y Alemania y en breve abriremos tienda online para llegar directamente a esta mujer con filosofía slow.

¿Cómo definís vuestro estilo?

Magan tiene un estilo muy particular: piezas atemporales, minimalistas, sueltas, que dan libertad de movimiento, que no son de moda rabiosa, también prendas owersize y básicos para fondo de armario. Podemos definir el estilo Magan como casual wear, para la mujer minimalista, urbana, muy cosmopolita, con mucho colorido pero siempre en lisos, no hacemos estampados. Minimalismo puro en prendas diseñadas para que se puedan vestir varias temporadas.

¿Cómo veis el sector del textil sostenible en la actualidad?

Como Magan hay muchas otras pequeñas marcas picando piedra desde hace años y finalmente se observa un cambio de mentalidad. Muchas personas exigen ya el compromiso de las empresas para asegurar un futuro sostenible y esto es bueno para todos. Prueba de ello es que las grandes marcas también se vuelcan a lo sostenible. De hecho no hay alternativa para el futuro del planeta que no sea la filosofía slow en todos los ámbitos.

¿Hay cada vez más conciencia entre los consumidores?

Sí, evidentemente, y estamos satisfechos de que más consumidores empiecen a valorar las prendas sostenibles: es un gran paso para la mejora necesaria que hace falta en nuestra sociedad y  nuestro planeta. Creemos que no es una moda pasajera y la sociedad se vuelve más responsable y exigente con lo que compra, también en otros ámbitos, como la  alimentación, la higiene, etc.

¿Qué ha cambiado con la pandemia en lo que respecta a la forma de distribución del textil? ¿Más ventas online?

Sí, la pandemia ha cambiado los hábitos de consumo por fuerza mayor: se compra más online. Las marcas podemos llegar directamente al cliente final con más facilidad pero con el inconveniente de la distribución puerta a puerta, el exceso de envases, etc., que no hacen el proceso muy sostenible. Las tiendas multimarca de nuestro país están sufriendo mucho con las restricciones. Deseamos que se vuelva pronto a la total normalidad para seguir dando vida a nuestras calles y el pequeño comercio. Habrá que buscar un equilibrio entre los dos canales que sea beneficioso para tod@s.Sí, la pandemia ha cambiado los hábitos de consumo por fuerza mayor: se compra más online. Las marcas podemos llegar directamente al cliente final con más facilidad pero con el inconveniente de la distribución puerta a puerta, el exceso de envases, etc., que no hacen el proceso muy sostenible. Las tiendas multimarca de nuestro país están sufriendo mucho con las restricciones. Deseamos que se vuelva pronto a la total normalidad para seguir dando vida a nuestras calles y el pequeño comercio. Habrá que buscar un equilibrio entre los dos canales que sea beneficioso para tod@s.

¿Cómo imagináis Magan dentro de unos años?

Nuestro objetivo es llegar a todo este universo de personas con filosofía slow, personas que dan prioridad a la moda sostenible y el consumo responsable y que quieran así sentirse partícipes de mejorar nuestro entorno y nuestro planeta. Por tanto vemos a Magan como una marca que ayude a conseguir estos objetivos personales ofreciendo nuestros productos en una red más amplia de tiendas minoristas  en toda Europa así como en la venta online.

Glòria Figueres (Blaugab): “Blaugab es una tienda multimarca de ropa orgánica, libre de tóxicos y de comercio justo”

Glòria Figueres es una diseñadora gráfica que, junto a Joan Prous, ha creado Blaugab, una tienda de textil sostenible, física y online. Empezó un poco como quien prueba un hobbie nuevo y se ha acabado convirtiendo en un trabajo y estilo de vida. Es fan del mar, los espaguetis y el sushi. Todo lo creativo le motiva, ya sea hacer manualidades, la fotografía, pintar o la música. Exigente en su trabajo, es implicada y responsable. Desde hace un año es madre de Nora, por quien se desvive. Le quiere dejar de herencia un mundo mejor. 

Habladnos de Blaugab

Blaugab es una tienda multimarca de ropa orgánica, libre de tóxicos y de comercio justo. Queremos poner nuestro granito de arena para que tus prendas, además de ser bonitas, no produzcan alergias y se confeccionen con comercio justo y su producción no contamine la Tierra. Somos distribuidores de Comazo-earth, empresa alemana de ropa interior sostenible de alta calidad, sin tóxicos, de comercio justo y con certificado GOTS. Tenemos tienda online (www.blaugab.com) y tienda física en Reus (Tarragona), en la Calle Vilaplana del Camp 5.

¿Qué tipo de productos textiles comercializáis?

Blaugab ofrece prendas saludables de algodón orgánico y de lana merino y seda. Principalmente, ropa interior, ya que es la que está en contacto directo con nuestra piel y las zonas más sensibles. Desde calzoncillos, braguitas, sujetadores… pasando por camisetas interiores, leggings, calcetines, etc., para todas las edades. Además, también tenemos ropa de deporte ecológica, ropa casual, complementos, etc., hasta un poco de cosmética ecológica. Somos rigurosos: todas las prendas están confeccionadas con estándares de calidad orgánica (certificado GOTS, IVN…).

¿Producen alergias y otras disfunciones las prendas convencionales?

Sí. El uso continuado de prendas convencionales pueden producir alergias y perjudicar nuestra salud, aunque depende de la sensibilidad de cada persona. Componentes químicos como los ftalatos, los metales pesados, formaldehídos, etc., son sustancias nocivas presentes en este tipo de prendas que usamos cada día. Donde lo vemos más es en nuestra tienda física, porque tenemos más feedback con los clientes. Cada vez hay más personas con piel atópica, Síndrome Químico Múltiple, electrosensibilidad… Si se ponen prendas sintéticas lo pasan mal o incluso fatal. A veces ya no es debido a la fibra de la prenda, sino a los tintes usados.

¿Cómo veis el sector del textil sostenible en la actualidad?

Vemos que va creciendo con más fuerza y creemos que es el futuro. Cada vez hay más conciencia de lo importante que es para cuidar el planeta y nuestra salud. Lo vemos en las ferias, donde cada vez hay más estands dedicados a este sector, en el aumento de la demanda, hasta en los alumnos que nos contactan para responder encuestas para sus trabajos finales de Secundaria. Hay más divulgación, conceptos como el Fast Fashion y el Slow Fashion ya no suenan raro.

¿Por qué hicisteis esta apuesta en su momento y cómo ha sido la evolución?

Fue en el 2015 cuando decidimos apostar por un estilo de vida más sano. La relación con personas cercanas que sufren problemas de intolerancia a los tóxicos… nos hizo reflexionar de que algo estábamos haciendo mal y nos empujó a crear nuestro propio camino. Fuimos a Innatex, una de las ferias más importantes en ropa sostenible a nivel mundial, que se celebra en Frankfurt, y allí empezamos a hacer los primeros contactos con los proveedores. Estamos muy contentos con la evolución y nos hace felices poder ayudar a gente que sufre de patologías en la piel. Es un viaje no solo empresarial sino a nivel vital.

¿Qué ha cambiado con la pandemia en lo que respecta a la forma de distribución del textil? ¿Más ventas online?

Con la pandemia creemos que ha habido una aceleración, ya no solo en el sector textil sostenible, sino en la forma de consumir de forma más ecológica en general. Cada vez hay más gente que se suma al cambio y compra con la inquietud de saber qué ecosistema hay detrás de cada prenda, de cada producto. Nosotros hemos notado un incremento de ventas online, sobre todo los meses de confinamiento, y la tendencia sigue siendo de incremento, ya no solo en el sector “eco”, sino en todos los demás en lo que respecta a la distribución online.

Silvia Merino (Creadoness): “Nuestro propósito es estimular la autoocupación y el desarrollo de proyectos en el mundo del textil sostenible”

Silvina Merino es una emprendedora social de la Patagonia argentina. Reside en Barcelona desde hace una década. De formación es periodista y gestora cultural. Hace 8 años trabaja en el tercer sector, proponiendo espacios socioculturales de empoderamiento para colectivos vulnerados. Es coordinadora de Creadoness, programa de empoderamiento y emprendimiento textil.

El equipo de Creadoness, en Villa Urania

¿Cómo nació Creadoness?

Un miércoles 8 de marzo de 2017, en el corazón del barrio de Gràcia de la ciudad de Barcelona, parimos un proyecto de perspectiva feminista, intercultural y de economía social y solidaria, que bautizamos Creadoness. Es una hija con forma de araña que va tejiendo redes por donde camina. Y en sus tres años de vida hiló una urdimbre que sostiene, potencia, empodera y forma a un grupo de mujeres migradas y refugiadas de la ciudad de Barcelona. Los nudos que sostienen la trama son las alianzas en el tercer sector para lograr los objetivos de generar nuevas oportunidades sociales y laborales a mujeres en situación de vulnerabilidad dentro del emprendimiento textil.

Háblame del nombre… ¿qué encierra?

Cuando escogimos el nombre, buscábamos que estuvieran incluidos los pilares que anclan el programa: Creatividad, Mujeres y Economía Social y Solidaria (ESS). Al gestar un proyecto innovador entendimos que le corresponde una palabra creada, porque diseñamos un modelo sin referentes, aunque no seamos primerizas. La célula madre que inició esta incubación estuvo relacionada a responder un par de preguntas: ¿Cómo ofrecer un espacio viable para superar las desigualdades de oportunidades que la cultura y el sistema generan? ¿Cuál es mi aporte, desde mi metro cuadrado de influencia, para construir un espacio plural, diverso en inclusivo? ¿Cómo puedo ser coherente con mis sentipensares y modo de actuar en el mundo? Responder estos cuestionamientos ideológicos no es tarea fácil, y materializarlos menos aún, y por ello su respuesta no es simple. En principio estuvo muy claro que, como feminista, mi lucha era trabajar por generar igualdad de oportunidades sobre todo con aquellas mujeres que sobrevivieron a situaciones de violencia de género o que se encuentran en situación de riesgo de exclusión, con especial atención a personas migradas y refugiadas, porque la interseccionalidad aquí, más que una categoría, es una soga que aprieta. Con la certeza de que la lucha se libra en las calles y en las aulas desde la educación popular, impartimos formaciones para que las personas que están en los márgenes pasen a ser el centro.

¿Podríamos decir que combináis diferentes tipos de acciones?

Convencidas de que el empoderamiento debe articular lo simbólico, lo corporal y lo económico, en Creadoness lo aplicamos como una trenza en que se combina trabajo personal, intelectual y manual; teniendo al arte y la creatividad como eje vertebral, ya que es el motor que nos impulsa a la transformación personal y social.

Habladnos de vuestra “arteterapia”

Durante siete meses estimulamos el potencial creativo a través del acompañamiento del arte terapéutico y el desarrollo de habilidades emprendedoras a través de la herramienta de Teatro de las Oprimidas. En Arteterapia trabajan en torno al concepto de mujer creadora: protagonista de su historia, tejedora de sus redes y constructora de su camino laboral. Con la herramienta del teatro se estimula el espíritu emprendedor, se trabaja la confianza, la comunicación no verbal y se ensayan nuevas posibilidades de ser y hacer. Al tiempo, en las formaciones las mujeres reciben las bases teóricas de emprendimiento textil: desde la idea de negocio, fiscalidad, marketing, inversión, costes y educación financiera. Nuestro propósito es estimular la autoocupación y el desarrollo proyectos emprendedores en el mundo textil.

¿Qué pasa tras la formación?

Las mujeres no sólo reciben formación y nivelación en costura.  Los talleres se entrelazan con arteterapia y meditación. Nacimos en el siglo XXI para hilvanar feminismos y sostenibilidad, y recuperar el oficio de la costura desde una perspectiva comunitaria y social. Una vez finalizadas las formaciones y alcanzando los estándares de calidad, se incorporan en la fase de producción para la marca asociada al programa, y así contribuir en la microeconomía comunitaria.

Ahora, habladnos de vuestra marca…

En el mes de septiembre, hemos definido la marca Creadoness Moda Sostenible y lanzamos la tienda online www.creadoness.com , como estrategia de resistencia y de readaptación a la crisis Covid19.  Allí ofrecemos los productos realizados por las mujeres durante el programa y las ganancias son para reinvertir en el proyecto y darle sustentabilidad y continuidad. Apostamos por la singularidad de cada objeto textil, como lo es cada mujer que lo elabora y quien lo compra. Los productos son piezas únicas. Trabajamos en series limitadas con patrones atemporales y funcionales, que huyen de las tendencias de usar y tirar, haciendo que los accesorios sean pequeños tesoros que puedan usarse con el paso del tiempo.

¿Cuáles son los materiales utilizados?

Trabajamos con materiales 100% de algodón, veganos; de nuestros materiales, el 30% es reciclado. De esta manera le damos una segunda vida a los tejidos. Utilizamos patronaje 0 waste: combinamos la elaboración de los patrones de las piezas de tal manera para que no se generen residuos textiles.,Las producciones de Creadoness son un entramado que combina diseño, calidad y compromiso social.