Concha García (Strambótica): “La moda sostenible es un desafío en sí misma”

Concha García y May García son hermanas y las creadores de strambótica. Responde a las preguntas de Juan Carlos Moreno una de ellas, Concha (en la foto). Concha nos dice: “Nos gusta decir que hemos creado con strambótica un proyecto de moda urbano y sostenible, en el que proponemos emociones, inspiración y algunas ideas inesperadas. Nuestro mundo strambótico está hecho a mano, con materiales sostenibles y de forma artesanal”.

¿Cómo surge strambótica?
Strambótica surgió como un proyecto de moda urbana y sostenible, hace unos diez años. En esos momentos, el concepto de moda sostenible no era tendencia, como puede ser actualmente. En ese contexto nació strambótica. Desde el principio tuvimos claro cuál iba a ser nuestra filosofía de empresa: apostar por crear nuestros productos con materias primas naturales, papel reciclado, algodón orgánico, y utilizar estampaciones con tintas ecológicas. Pero también quisimos que nuestros diseños fueran un elemento diferenciador, complementándolo, todo ello con la fabricación local, artesana y de economía circular. Nuestra evolución ha ido de la mano de la observación de las necesidades del mercado, de tendencias de la calle, y de nuestra participación en ferias nacionales e internacionales, como BioCultura o Momad. Ha sido un crecimiento lento y meditado.

DESDE MURCIA
¿Quién está detrás de la firma?
Strambótica… la creamos dos hermanas murcianas, mujeres ecoemprendedoras que decidimos que podíamos aportar nuestros diseños, y nuestra visión de marca ecológica y sostenible. Pero, en esta aventura, se nos han unido más mujeres, amigas y familiares, que nos han apoyado y ayudado dando su opinión y prestando su imagen a strambótica. Por ello, estamos muy agradecidas. Realmente se ha ido creando entre todos un ambiente strambótico muy gratificante.

¿Cómo marcáis vuestras líneas de diseño?
Nuestros diseños no responden a tendencias ni a temporadas. No creamos la necesidad de la novedad constante, sino de la atemporalidad. Partiendo de esa base, la creatividad en el diseño… es primordial. Y es a partir del desarrollo de este concepto donde tenemos aspectos diferenciadores muy visibles. Primero, el color: todos nuestros diseños son en blanco y negro; y, sin pensarlo, se ha convertido en la característica de nuestro lenguaje strambótico. Y en cuanto a los diseños, hemos creado diseños que van desde ilustraciones figurativas, geométricas, a diseños abstractos Op art, diseños creativos y diferentes.  Y todo ello con el plus de materiales sostenibles, tintas ecológicas, y un cuidado packaging.
 


DE TODO UN POCO
¿Cuáles son los productos strambóticos?
Empezamos con la fabricación de camisetas, calcetines y pajaritas, pero nos dimos cuenta de que teníamos que ampliar nuestro catálogo de productos. También… porque nuestros clientes nos pedían más novedades. Decidimos utilizar papel reciclado, estampando los diseños que teníamos ya creados y ampliar la colección. En papel reciclado hacemos bolsos, y joyería de autor, pendientes, collares, broches, pulseras, diademas, accesorios para el pelo, todo hecho a mano y utilizando materiales sostenibles. Y pensando en el verano, decidimos fabricar alpargatas de yute. En estos momentos, estamos creando la próxima colección de productos, que, en breve, los daremos a conocer.
 
¿Cuál es vuestro perfil de consumidor?
Por una parte, es evidente que en los últimos años la concienciación ecológica en cuanto a la compra de productos sostenibles está en alza. Cada vez hay más personas que tienen en cuenta valores de sostenibilidad y viabilidad a la hora de comprar. Y por otra parte nuestros diseños… influyen en que el perfil de consumidor strambótico sea muy amplio. Nuestro público es muy fiel a nuestros diseños, los valora, por ser minimalistas y atemporales. También es cierto que tenemos una imagen muy identificable, tanto por los diseños como por utilizar solamente los colores blanco y negro. Y si a ello le sumamos el material ecológico en el que fabricamos, no podemos hablar de un perfil solo de consumidor de nuestros productos.
Actualmente las redes sociales se han convertido en un canal de comunicación muy  importante para nosotras, ya que nos están sirviendo para posicionar nuestra propuesta de valor, y conocer el nivel de percepción que tienen de la marca tanto el público general como el consumidor strambótico. Nos está sirviendo para generar una mejor conexión. Podemos comunicarnos muy rápidamente, recoger opiniones, mensajes privados… Existe más cercanía con la marca.

NO AL PLÁSTICO
Strambótica demuestra cada día que decir no al plástico es posible. ¿Cómo lo hacéis? ¿Qué materiales utiliza la firma cuando necesita un material similar?
Es posible decir no al plástico. Nuestra firma desde los inicios no ha utilizado bolsas de plástico, y ha intentado suplir con otros materiales la necesidad de utilizarlos. Como ejemplo puedo decir que todos nuestros packaging son de papel o cartón reciclado. Desde que se prohibió el uso de bolsas de plástico nos hemos dado cuenta todos de que se puede vivir sin plásticos, que hay materiales que pueden sustituirlos y así evitar el desecho y basura que se origina.

¿Cuáles son tus materiales sostenibles preferidos y por qué?
Nuestros materiales desde los inicios han sido utilizar algodón orgánico para el textil, y papel reciclado para los complementos. Utilizamos algodón orgánico para evitar exponer la piel a sustancias tóxicas. El algodón orgánico tiene su origen en la agricultura ecológica, y su objetivo es hacer un uso óptimo y sostenible de los recursos naturales, sin utilizar sustancias tóxicas, roturando la tierra que se necesita y asegurando unas condiciones laborales dignas a las personas que las trabajan. Y utilizar papel reciclado… se debe a que es más sostenible. Para su fabricación hay un ahorro en el consumo de energía, y una reducción en el uso de madera virgen para fabricar la celulosa. Creamos desde la sostenibilidad para crear un impacto mínimo sobre el medio ambiente.
 

LOS RETOS
¿Cuáles son los mayores retos de la industria de la moda sostenible?
La moda sostenible es un desafío en sí misma. Como todo lo que se presenta como alternativa a un modelo ya existente, la moda sostenible ofrece retos que nos ponen a prueba nuestro compromiso con la sostenibilidad. La moda sostenible no puede competir con la oferta del fast fashion, porque su proceso de creación de una prenda sostenible requiere de más tiempo, dedicación e inversión. Pero sí es cierto que hay una tendencia cada vez más evidente de hábitos de consumo más responsables, conscientes y sostenibles y de preocupación medioambiental. 

¿Cómo podemos diferenciar las firmas como vosotros que realmente os comprometéis con el medio ambiente del mero reclamo publicitario que tanto empezamos a ver estos tiempos?
Pues simplemente mirando la etiqueta. Informándonos de la procedencia, de dónde se ha fabricado, de quién está haciendo la ropa que nos ponemos. Planteándote en qué condiciones están trabajando esas personas para hacer la ropa que vamos a comprar.

¿Y los próximos retos a los que se enfrenta strambótica como firma?
Pues nuestro reto va a ser seguir defendiendo el trabajo artesanal, la creatividad y la producción de prendas con alma, que sean visibles para los consumidores. Es muy importante para nosotras que el consumidor vea no solo un producto de calidad, sino que tiene alma strambótica. Cada vez es mayor el número de personas que quieren saber de dónde vienen y quien ha hecho esos productos.

PERSONAS REALES
¿Cómo da espacio strambótica a cuerpos menos normativos en las fotos y publicidad?
Nosotras trabajamos con personas reales. Personas de diferentes edades, género, cada una con sus características, altos, bajos, ojos claros, rubios, morenos, cada una con su personalidad. No somos robot iguales. Todos aportamos ideas, todo suma. Y ahí se encuentra la diferencia de strambótica, la esencia de la marca.

¿Qué  sería para strambótica la moda?
La moda, pensamos, es un estilo de vida. Es parte de la cultura de cada uno, un lenguaje que sirve para dar a conocer a los demás nuestra personalidad. La moda te ofrece la oportunidad de elegir el estilo que mejor se adapta a tu forma de ser, y conformar la personalidad visual que  quieres dar a los demás.
 


Háblanos de esta frase que ya has publicado en alguna ocasión: “El futuro strambótico existe y siempre será más divertido si nos vemos en él”.
Significa que strambótica es una firma con capacidad de construir propuestas con valores diferenciales. Con una actitud que nos hace ser diferentes. Nos comunicamos por medio de nuestra forma de vestir strambótica, plasmamos nuestra identidad, y trasmitimos nuestros ideales y valores sostenibles. Nuestro mundo strambótico está hecho a mano, con materiales sostenibles y de forma artesanal. Y, en este mundo strambótico que hemos creado, queremos compartir y ofrecer ideas y mensajes como que, con ayuda de todos, otro mundo es posible.

Karola Bercedo (Zacatúa): “Nuestros clientes son personas concienciadas con el medio ambiente”

Recibimos las respuestas a esta entrevista justo cuando, un día antes, recibimos la terrible noticia acaecida en Tánger, la muerte de casi 30 personas que trabajaban en un taller clandestino de ropa en unas condiciones pésimas. Este es el lado oscuro de la moda convencional. Afortunadamente, hay alternativas. Como la de Zacatúa. Karol Bercedo contestó a las preguntas de Juan Carlos Moreno.

¿Qué es Zacatúa?
Zacatúa es una pequeña empresa familiar dedicada a la confección artesanal de ropa ecológica a partir de tejidos de algodón orgánico y cáñamo. Apostamos por la producción artesanal y el consumo local, por lo que nuestras prendas son elaboradas en su totalidad en La Zubia, en la provincia de Granada. Detrás del nombre de Zacatúa nos escondemos Isaac y Karola, una pareja que decidimos liarnos la manta a la cabeza y romper completamente con nuestra anterior vida. Nuestros oficios no tenían nada que ver con el mundo textil ni el cuidado del medio ambiente y fue con la maternidad y las circunstancias de la vida… que decidimos emprender un proyecto de vida que nos permitiese conciliar la crianza de nuestro hijo con un trabajo propio que pudiéramos realizar desde casa. Poco a poco fuimos dándole forma hasta llegar a crear, con el paso de los años, el pequeño taller que tenemos ahora.


TEXTIL SOSTENIBLE
¿Por qué decidisteis apostar por el textil sostenible?
Este proyecto surgió a raíz del nacimiento de nuestro primer hijo (hace 10 años ya), cuando veíamos que la ropa que nos regalaban o que íbamos a comprar nosotros mismos respondía a unos cánones sexistas aún muy arraigados (azul para niños y rosa para niñas) y los tejidos no eran nada respetuosos con la delicada piel de los bebés. Cada vez conocíamos más casos de bebés y niños con problemas de dermatitis atópicas y alergias. Fue entonces cuando decidimos iniciar este proyecto, en el que pudiésemos confeccionar nuestras propias prendas de vestir con tejidos totalmente libres de sustancias tóxicas que fueran sostenibles y respetuosos tanto con el medio ambiente como con las pieles más sensibles, y, ya de paso, poder ofrecer diseños diferentes con colores alegres, divertidos y totalmente unisex.


¿Cómo veis el textil ecológico en la actualidad?
Cada vez hay más pequeñas empresas que empiezan a utilizar tejidos ecológicos para la confección de sus prendas. Esto es un gran avance. También la gran mayoría de las multinacionales han empezado a ofrecer una línea “eco” y nos encontramos con una pequeña esquina dedicada a estas prendas perdida en la inmensidad de pasillos de sus enormes establecimientos. Pero, ojo, ¡hay que tener cuidado! Para nosotros la oferta de textil ecológico no debe quedar reducida meramente a la certificación de la procedencia de la materia prima, sino que debe responder también a unas condiciones laborales dignas, tanto para los trabajadores de las fábricas textiles como para los trabajadores de los campos que cultivan dicha materia prima. Si nos encontramos prendas ecológicas a precios bajísimos, es bastante improbable que procedan de un comercio justo donde no haya explotación laboral. Aún queda mucho trabajo de concienciación por delante.


LA DISTRIBUCIÓN
¿Cómo es vuestra distribución? 
Nosotros nos dedicamos principalmente a la venta directa al público en ferias nacionales del sector ecológico y artesano. Ahora, con la situación actual tan complicada que tenemos con la Covid19, nos hemos tenido que adaptar a los nuevos métodos de venta online, por lo que hemos focalizado mucho más nuestras ventas a través de redes sociales y de nuestra página web. A parte de la ropa, también distribuimos productos Zero Waste a tiendas físicas por todo el país. Ahora hay una gran demanda de productos a granel, sin plásticos y también de productos desnudos, sin ningún tipo de envoltorio, que reducen considerablemente la huella ambiental. Afortunadamente observamos cada vez una mayor demanda de estos productos, que en nuestro caso se trata, por ejemplo, de discos desmaquillantes, salvaslips, compresas, portameriendas y, cómo no, ¡ahora también mascarillas!
 
¿Quién compra prendas de Zacatúa?
Nuestros clientes son personas concienciadas con el medio ambiente, que saben valorar perfectamente la calidad de los tejidos que les ofrecemos. También nos encontramos con una gran parte de clientela que le da muchísimo valor a que la producción sea artesanal y de cercanía.
 


LAS CERTIFICACIONES
¿Nos podéis hablar de vuestras certificaciones? 
Tenemos varios proveedores con certificaciones diferentes. Empezamos trabajando con nuestro proveedor asiático de cáñamo y algodón orgánico que, además de poseer la certificación ecológica del tejido avalada por IMO (Instituto de Ecomercado), pertenecía también a la Fair Wear Foundation, una organización sin ánimo de lucro que se encarga de cuidar las condicines laborales de los trabajadores. Esto para nosotros tenía la misma importancia que la certificación ecológica del tejido. Más adelante empezamos a trabajar también con otros proveedores europeos de algodón orgánico que cumplían con la certificación Estándar de contenido orgánico OCS100, la cual asegura que un 95-100% de las fibras son ecológicas. Además verifica la presencia y cantidad de materia orgánica en el producto final, y hace un seguimiento del flujo de las materias primas desde su origen al producto final. Estos proveedores también cumplen con la certificación GOTS, un sello internacionalmente reconocido como el certificado más estricto del sector textil, ya que asegura la protección medioambiental tanto en la obtención y manipulación de las fibras para elaborar los tejidos, así como en todo el proceso de tinción de los mismos. Este sello también garantiza una producción ética y respetuosa de comercio justo para los trabajadores.
 


“A base de muchísimo esfuerzo y trabajo, hemos conseguido crear nuestro propio taller textil y la producción queda totalmente repartida entre los 2: Isaac se encarga de la costura y yo, Karola, me encargo del diseño, patronaje y corte del tejido. La última fase, que es la del planchado, ¡nos la echamos a suertes! Quien pierde, plancha!! ;-)”



¿Sois una empresa artesanal?
Sí. Como comentábamos antes, somos una pareja que, a base de muchísimo esfuerzo y trabajo, hemos conseguido crear nuestro propio taller textil y la producción queda totalmente repartida entre los 2: Isaac se encarga de la costura y yo, Karola, me encargo del diseño, patronaje y corte del tejido. La última fase, que es la del planchado, ¡nos la echamos a suertes! Quien pierde, plancha!! 😉
 
SERIGRAFÍAS
Habladnos también de vuestras serigrafías… y de su inocuidad. 
La serigrafía que utilizamos para nuestras prendas y etiquetas se considera también ecológica por estar completamente libre de sustancias tóxicas como PVC, ftalatos, formaldehído y metales pesados. Utilizamos tintas con certificación OEKO-TEX Standard 100 que garantiza su inocuidad hasta en las pieles más sensibles, como las de los bebés y los niños menores de 3 años.