Glòria Figueres (Blaugab): “Blaugab es una tienda multimarca de ropa orgánica, libre de tóxicos y de comercio justo”

Glòria Figueres es una diseñadora gráfica que, junto a Joan Prous, ha creado Blaugab, una tienda de textil sostenible, física y online. Empezó un poco como quien prueba un hobbie nuevo y se ha acabado convirtiendo en un trabajo y estilo de vida. Es fan del mar, los espaguetis y el sushi. Todo lo creativo le motiva, ya sea hacer manualidades, la fotografía, pintar o la música. Exigente en su trabajo, es implicada y responsable. Desde hace un año es madre de Nora, por quien se desvive. Le quiere dejar de herencia un mundo mejor. 

Habladnos de Blaugab

Blaugab es una tienda multimarca de ropa orgánica, libre de tóxicos y de comercio justo. Queremos poner nuestro granito de arena para que tus prendas, además de ser bonitas, no produzcan alergias y se confeccionen con comercio justo y su producción no contamine la Tierra. Somos distribuidores de Comazo-earth, empresa alemana de ropa interior sostenible de alta calidad, sin tóxicos, de comercio justo y con certificado GOTS. Tenemos tienda online (www.blaugab.com) y tienda física en Reus (Tarragona), en la Calle Vilaplana del Camp 5.

¿Qué tipo de productos textiles comercializáis?

Blaugab ofrece prendas saludables de algodón orgánico y de lana merino y seda. Principalmente, ropa interior, ya que es la que está en contacto directo con nuestra piel y las zonas más sensibles. Desde calzoncillos, braguitas, sujetadores… pasando por camisetas interiores, leggings, calcetines, etc., para todas las edades. Además, también tenemos ropa de deporte ecológica, ropa casual, complementos, etc., hasta un poco de cosmética ecológica. Somos rigurosos: todas las prendas están confeccionadas con estándares de calidad orgánica (certificado GOTS, IVN…).

¿Producen alergias y otras disfunciones las prendas convencionales?

Sí. El uso continuado de prendas convencionales pueden producir alergias y perjudicar nuestra salud, aunque depende de la sensibilidad de cada persona. Componentes químicos como los ftalatos, los metales pesados, formaldehídos, etc., son sustancias nocivas presentes en este tipo de prendas que usamos cada día. Donde lo vemos más es en nuestra tienda física, porque tenemos más feedback con los clientes. Cada vez hay más personas con piel atópica, Síndrome Químico Múltiple, electrosensibilidad… Si se ponen prendas sintéticas lo pasan mal o incluso fatal. A veces ya no es debido a la fibra de la prenda, sino a los tintes usados.

¿Cómo veis el sector del textil sostenible en la actualidad?

Vemos que va creciendo con más fuerza y creemos que es el futuro. Cada vez hay más conciencia de lo importante que es para cuidar el planeta y nuestra salud. Lo vemos en las ferias, donde cada vez hay más estands dedicados a este sector, en el aumento de la demanda, hasta en los alumnos que nos contactan para responder encuestas para sus trabajos finales de Secundaria. Hay más divulgación, conceptos como el Fast Fashion y el Slow Fashion ya no suenan raro.

¿Por qué hicisteis esta apuesta en su momento y cómo ha sido la evolución?

Fue en el 2015 cuando decidimos apostar por un estilo de vida más sano. La relación con personas cercanas que sufren problemas de intolerancia a los tóxicos… nos hizo reflexionar de que algo estábamos haciendo mal y nos empujó a crear nuestro propio camino. Fuimos a Innatex, una de las ferias más importantes en ropa sostenible a nivel mundial, que se celebra en Frankfurt, y allí empezamos a hacer los primeros contactos con los proveedores. Estamos muy contentos con la evolución y nos hace felices poder ayudar a gente que sufre de patologías en la piel. Es un viaje no solo empresarial sino a nivel vital.

¿Qué ha cambiado con la pandemia en lo que respecta a la forma de distribución del textil? ¿Más ventas online?

Con la pandemia creemos que ha habido una aceleración, ya no solo en el sector textil sostenible, sino en la forma de consumir de forma más ecológica en general. Cada vez hay más gente que se suma al cambio y compra con la inquietud de saber qué ecosistema hay detrás de cada prenda, de cada producto. Nosotros hemos notado un incremento de ventas online, sobre todo los meses de confinamiento, y la tendencia sigue siendo de incremento, ya no solo en el sector “eco”, sino en todos los demás en lo que respecta a la distribución online.