BOODY: “Nuestro bambú se cultiva sin fertilizantes ni pesticidas y sin riego”

Boody es una firma que comercializa prendas de textil sostenible y ecológico elaboradas a partir de bambú orgánico siguiendo un proceso altamente eficiente y sustentable. Responden a las preguntas Shaun Greenblo, Managing Director, y Elliot Midalia, Co-Managing Director.
 
¿Qué tipo de productos tenéis en el mercado?
Rechazamos  el concepto del “fast-fasion” y nos comprometemos a completar el armario con básicos sostenibles y de calidad. Pasamos por alto las tendencias y las modas porque creemos que conducen al consumo excesivo y al desperdicio. Nuestras prendas están cuidadosamente elaboradas a partir de bambú cultivado orgánicamente, lo que las hace súper suaves, cómodas, transpirables y, lo más importante, sostenibles. Los imprescindibles para el día a día de larga duración en una tela más suave con un ajuste más cómodo es nuestra obsesión.
 


Productos de Boody


BAMBÚ
Habladnos del proceso de conversión del bambú en textil…

Nuestro bambú se cultiva sin fertilizantes ni pesticidas y sin riego, solo utiliza el agua de lluvia. Primero, los brotes verdes se cortan en trozos de bambú crudo. A continuación, el bambú se empapa en una solución para ablandarlo. Es un sistema de circuito cerrado: todo el líquido se recicla y todos los disolventes se capturan y eliminan para garantizar que el proceso sea tan ecológico como el propio bambú. El proceso de deshidratación nos permite extraer la pulpa de bambú que luego se seca en láminas planas. Cuando las láminas de bambú están completamente secas, se han convertido en un material suave y plumoso. Este material suave y plumoso luego se extruye y se hila en un hilo de viscosa que usamos para tejer nuestras prendas. Las prendas están tejidas en tubos, lo que genera muy poco desperdicio de tela en comparación con la fabricación tradicional de prendas de corte y cosido que desperdicia hasta un 20% más de tela (excluye nuestras camisetas y prendas de bebé que se cortan y cosen). El resultado final es una tela natural de gran calidad, suave como la seda y con un tacto excepcional.

CERTIFICACIONES
¿Con qué tipo de certificaciones contáis?

En Boody, siempre buscamos formas de mejorar nuestras prácticas sostenibles en todos los procesos. Desde las telas y materiales hasta la fabricación y envío, nuestros valores de sostenibilidad están integrados en nuestra cultura y nuestra gente. Todo lo que hacemos está certificado como libre de crueldad y proviene de cadenas de suministro éticas, respaldadas por certificaciones reconocidas por la industria, incluido Ecocert, que demuestra que nuestro bambú es de cultivo orgánico; y SGS, que realiza pruebas independientes en todo el proceso, desde nuestros estándares de salud y seguridad hasta el cartón reciclado, los aceites vegetales utilizados en nuestros embalaje. Los consumidores que investigan marcas sostenibles deben verificar sus certificaciones acreditadas y lo que significa cada una, para tener una idea de su postura ecológica. Pueden encontrar nuestras certificaciones en nuestro sitio web en nuestra página de certificaciones.
 


TEXTIL SOSTENIBLE
¿Cómo veis el textil sostenible en el momento actual?

Este sector está en continua innovación y se está expandiendo rápidamente. Actualmente estamos trabajando con algunos tejidos nuevos y seguimos buscando alternativas sostenibles a tejidos como el nailon, el elastano y el poliéster. En su lugar, buscamos utilizar materiales reciclados y estamos trabajando en la búsqueda de proveedores que estén innovando en la industria textil y creando materias primas más sostenibles como el algodón orgánico y el bambú.

Dos hermanos de A Coruña lanzan Livegens, gafas y relojes elaborados con bambú

Hace cosa de un año que los hermanos gallegos Aitor y Javier Ramón pusieron en marcha su propio proyecto: Livegens. Relojes y gafas de sol elaborados artesanalmente con bambú. Llevan a la moda el respecto y cuidado por el medioambiente que desde pequeños aprendieron en casa. Hablamos con Javier sobre la marca y proyectos de futuro.

¿Cómo se os ocurrió la idea?
Venimos de una familia muy vinculada al medioambiente, con abuelos y bisabuelos guarda forestales en la actualidad tenemos familiares que son agentes medioambientales. Nosotros nos hemos formado en otros campos, yo he estudiado Turismo y Comunicación Audiovisual y mi hermano ha hecho Administración y Dirección de Empresas. Decidimos implementar todo lo que hemos mamado desde pequeños en un proyecto sostenible que combine la moda con el propio cuidado al medioambiente.
Comenzamos originalmente con las gafas de bambú por ser la especie más sostenible y luego hemos diversificado el producto con relojes de distinto tipo de madera siempre con certificado FSC y otros productos complementarios como gorras y mochilas.
¿Por qué el sector de la moda?
Es un sector que nos gustaba desde siempre. Frente al fast fashion y el consumo excesivo de prendas que al final acaban en el armario, nosotros queremos apostar por un producto que sea duradero, resistente, de calidad a un precio más competitivo con el fin de democratizar el sector de la moda sostenible. Queremos que que sea accesible a todos los bolsillos pero sin rebajar la calidad del producto. Siempre utilizando materias naturales, libres de plástico, biodegradables y todo es artesanal está hehco a mano.
Hablas de democratizar la moda sostenible pero supongo que no podéis competir en precio con el fast fashion.
Es imposible. Pero sí que ofrecemos producto de calidad a un precio razonable, las gafas están por debajo de los 50€ los relojes por debajo de 60€ es un precio muy ajustado que creemos puede ser accesible a ‘casi’ todos los bolsillos.
Los diseños lo hacéis vosotros que no venís de ese campo, ¿cómo aprendisteis?
Ahí ha jugado un papel muy importante nuestra madre que es la parte femenina del proyecto que nos asesora, nos orienta, cuando hacemos algo mal nos lo dice para que intentemos aprender de esos errores.
¿Vosotros hacéis el diseño y lo fabricáis fuera?
Exactamente siempre con esa certificación FSC, que certifique que la madera proviene de bosques sostenibles y trabajamos en fábricas homologadas que trabajan artesanalmente, todo lo demás, diseño, comercialización se hace aquí.

La marca la lanzasteis hace seis meses, entiendo que el proyecto nació antes.
A lo largo de 2019 se ha ido fraguando todo el proyecto y lanzamos en el verano de 2019. Incialmente comenzamos a nivel de Galicia, tenemos dos puntos de venta en Coruña, uno en Vigo y acabamos de comenzar a colaborar con una tienda en Barcelona y otra en Madrid, pero en este caso se trata de una tienda con un nuevo concepto. En esta tienda, Wowhills se llama, estamos varios diseñadores emergentes, o artesanos del sector de la moda sostenible en un espacio compartido implementando el concepto del coworking a una tienda, en la que cada uno tiene su espacio. Compartimos los gastos fijos del alquiler y se establecen sinergias que son muy interesantes para que podemos colaborar y entre todos apostar por un mundo mejor.
Otro de los compromisos de Livegens es lo que llamáis labor social ambiental, cuéntanos.
Se trata de acciones para crear conciencia. Bajo el término conocido como basuraleza, hemos hecho limpieza de playas por ejemplo en la de Santa Cristina en Coruña, limpieza de bosques en los Ancares, en la Ribera del rio Sil… Apostamos por el senderismo sostenible hemos organizado algunas rutas en las que combinamos la limpieza de basura en el monte con estar en contacto con la naturaleza y también descubrir las diferentes especies etc.
Desde que pusisteis en marcha el proyecto, ¿qué dificultades habéis encontrado?
Quizás la mayor dificultad sea el tener que sufragar todo el proyecto con fondos propios y conseguir visibilidad. Para eso se necesita un rodaje y estamos en esa fase. Los puntos de venta nos están ayudando y el posicionamiento en internet es cada vez mejor.
¿Crees que ha sido más complicado por ser sostenible?
Sí, porque tienes que cuidar más los materiales con los que haces el producto, los talleres o fábricas donde se hacen e intentar minimizar la huella de carbono al máximo. Al final tienes que estar pendiete de múltiples factores, en el fast fashion lo único que prima es ofrecer el mejor precio, da igual todo lo demás.
¿Cómo vendéis más en internet o en las tiendas?
Estamos al 50% ahora mismo. Hay ciertos repuntes cuando se trata de fechas señaladas, la mañana de navidad fue muy buena. Sobre todo los relojes son un regalo muy propicio para este tipo de fechas y las gafas curiosamente se venden todo el año.
¿De dónde viene el nombre?
Literalmente Livegens significa algo así como generaciones con vida. Nosotros queremos evocar esa parte de labor social de concienciar a la sociedad, creemos que efectivamente son generaciones con vida que cada vez están más concienciadas con el medio ambiente. Y el término gens en la antigua Roma evocaba pertenecer a la familia. Y como se trata de un proyecto familiar porque somos dos hermanos con nuestra madre que está detrás y la involucración de toda la familia vinculada al medioambiente lo queríamos reflejar en el nomeer: un proyecto que nació de una familia emprendedora y ligada al medioambiente.

Si quieres saber más sobre la marca y ver todos sus diseños visita su página web livegens.com