Certificación textil, ¿en qué consiste?

Cuando hablamos de productos textiles naturales, sostenibles, ecológicos, etc. manejamos muchos conceptos distintos: hay normas para la producción de textiles que se refieren a la producción textil ecológica, es decir, la que utiliza, en un % variable según establezca la norma, fibras vegetales o animales con certificado ecológico. Hay otras que establecen distintos criterios medioambientales y/o sociales aunque no necesariamente requiriendo el uso de fibras ecológicas.

El ámbito de cada norma, es decir los aspectos que revisan y su nivel de exigencia, es distinto. Hay algunas que se ocupan principalmente de los aspectos medioambientales de la manufactura textil; otras, de las normas sociales (condiciones de trabajo, derechos de los trabajadores), y alguna se centra en verificar la trazabilidad de las fibras utilizadas (solamente verifican que si se dice que se ha utilizado algodón ecológico para la fabricación de un tejido, éste es efectivamente ecológico). Las normas textiles integrales establecen también cómo debe ser la fabricación de los textiles: qué procesos se permiten y cuáles no, qué tintes se pueden usar, las sustancias químicas utilizadas como aditivos o auxiliares, la gestión de los residuos, el gasto energético y de otros recursos naturales, incluso qué material para cremalleras y otros accesorios se puede usar.

Sea cual sea la norma que siga una producción textil natural, debe cumplir con los criterios de dicha norma y solicitar la certificación de una certificadora que esté autorizada para trabajar con esa norma. Una certificadora es una entidad que, estando capacitada para ello, revisa y evalúa si una empresa ha hecho una producción determinada según una cierta norma. Es decir: una empresa produce algo, dice que quiere producirlo según lo establece una norma determinada, y cuando lo haya producido puede usar en la etiqueta del producto unos sellos o unas indicaciones que digan que cumple con esa norma. Para que los productos se puedan etiquetar haciendo uso de los sellos y/o nombres que indican que
cumplen con cierta Norma, hay una entidad externa, la certificadora, que les revisa lo que hacen y que dice si está todo bien y pueden vender productos haciendo alusión a la Norma.

 

Por: Nuria Alonso Villalón, The Organic Standard

 

Este fragmento forma parte de un artículo más extenso donde desglosamos las tiendas de moda sostenible en la ciudad de Barcelona y publicado en el número 75 de la revista ‘The Ecologist’. Puedes conseguirla en kioskos o bajo pedido en la siguiente dirección: hola@planetamoda.org

Meeta y Pablo en su tienda en el centro de Barcelona.

Tiralahilacha: el camino a lo sostenible en la India

Sus familias “hippies”, como ellos mismos las definen, pasaban largas temporadas en la India, fue así como se conocieron y comenzó su relación de amistad, que con el tiempo se tornaría en algo más. Al tiempo, nació también el vínculo de ambos con el país asiático. Meeta y Pablo son los creadores de la marca de moda sostenible Tiralahilacha, con sede en Barcelona. Ella es diseñadora de moda y él diseñador gráfico, la combinación de ambos ha dado como resultado una marca de moda para la mujer con un aire vintage y unos estampados con motivos naturales que la hacen rápidamente reconocible.

EL CAMBIO

Tiralahilacha es una marca de moda sostenible para la mujer con aire vintage.
Tiralahilacha es una marca de moda sostenible para la mujer con aire vintage.

Meeta comenzó a diseñar con tan solo 20 años, al principio le parecía un mundo muy complicado pero se dieron las casualidades adecuadas y pudo comenzar a hacer sus propias creaciones. “Yo iba a India y trabajaba en el taller con ellos, pero no fue hasta que quise hacer estampados propios que me di cuenta de cuál era la realidad”, explica la diseñadora. “Me llevaron a las fábricas de estampado y llamé a Pablo llorando por lo que había visto. Me di cuenta de que no quería contribuir a eso y me tomé un respiro”. La joven dedicó todos sus esfuerzos a investigar y buscar alternativas hasta que conoció el proyecto Assisi Garments, con los que trabajan en la actualidad. Una fábrica textil del sur de India donde sólo trabajan con algodón orgánico certificado y de Comercio Justo. La pareja asegura que todo el proceso es muy transparente y ellos viajan con asiduidad para vigilar cada paso. Además destacan la cara social de Assisi Garments que da trabajo a mujeres que han sido disgregadas socialmente por haber sido madres solteras, estar divorciadas o haber sido violadas.

MÁS COMPLICADO, PERO MÁS GRATIFICANTE

Los jóvenes explican que dar el paso de la moda convencional a la sostenible no ha sido un camino fácil. “Tienes muchas más limitaciones a la hora de diseñar”, explica Meeta que agrega que es necesario “adaptarse a determinados tipos de tejidos, colores… y que en un inicio supuso tener que cambiar todos sus patrones”, pero asegura que con el cambio han intentado conservar la esencia de lo que hacían.

Por el momento se limitan a utilizar algodón certificado GOTTS y tintes respetuosos con el medio ambiente. Pero están seguros de que el futuro pasa por incluir otros tejidos “es la evolución lógica, el algodón orgánico ha subido un 22% de precio en los últimos años”, puntualizan. Y aseguran que completarán el ciclo cuando puedan cambiar el ritmo “genera mucho estrés seguir los ritmos marcados por la industria de la moda. Defendemos que se establezca una moda más atemporal”.

EL NEGOCIO

Inspirados en su hijo Lukas, han comenzado a crear ropa ecológica para niños.
Inspirados en su hijo Lukas, han comenzado a crear ropa ecológica para niños.

En la actualidad distribuyen su ropa en 34 puntos diferentes de España y Europa. Trabajan con tiendas multimarca que apuestan por el producto hecho en España y señalan que en estos casos lo ecológico pasa a un segundo plano, porque todavía hay mucha gente que no sabe qué es el comercio justo o el algodón orgánico. Por este motivo creen que es importante que se sepa y que se valore “la gente ha de entenderlo como un valor añadido”, señala Pablo quien agrega que “es una forma de que la gente entienda porque va a pagar más por su prenda de vestir” y concluye explicando que el margen de beneficio que obtienen con sus ventas es muy ajustado porque consideran que no es ético subir el precio de forma lucrativa. Sus productos también están disponibles para el público final a través de su tienda online, en la tienda física que ellos mismos rigen en el centro de Barcelona y en mercadillos y ferias como BioCultura en la que participan.

Aunque en sus colecciones predomina la moda de mujer han comenzado a hacer sus primeros pinitos con la ropa de bebé y no descartan introducirse en la moda masculina, pero aseguran que la inversión que tendrían que hacer sería tan grande que por el momento se limitarán a sacar una línea de calcetines para chico.

Por: Tamara Novoa

Ecoology lanza una línea de ropa interior ecológica

Un buen día decides perseguir tus sueños sin importarte si es o no el momento adecuado, simplemente te lanzas. Así nació Ecoology. Después de trabajar durante varios años en distintas empresas del sector de la moda, te das cuenta de lo que quieres y de lo que no quieres, de cuáles son tus valores y las cosas que te importan. Cuando creas algo desde los cimientos quieres hacerlo bien y con cariño. Ecoology es moda y ecología en una misma prenda. Nos lo dice Eva García, ilusionada con su nueva línea de ropa íntima ecológica a punto de salir al mercado. Esta entrevista se publicará en un próximo monográfico de The Ecologist íntegramente dedicado a la moda sostenible y, más concretamente, en un reportaje donde aparecen también otras firmas de ropa íntima orgánica.

Eva es el alma máter de Ecoology.
Eva es el alma máter de Ecoology.

¿Por qué esta nueva línea de ropa interior de Ecoology?
Es algo que he deseado desde el principio, pero hasta ahora no lo he podido desarrollar como quería. Estoy muy contenta de que por fin vea la luz. Tiene altas dosis de ilusión y mucho cariño. De hecho, de eso se trata, de ropa íntima con la que te sientes tan cómoda que no deseas quitártela cuando llegas a casa, incluso te apetece dormir con ella.
¿Qué características tiene?
Que es cómoda, bonita, apetece enseñarla… pero no quitártela. El algodón orgánico es tan suave que le sienta bien a tu ser. Los tejidos son principalmente de algodón orgánico, muy suaves al tacto y se adaptan a nuestras formas sin oprimir. Desde el inicio he optado por proveedores sostenibles y por la producción local, es parte del ADN de Ecoology, por un sinfín de razones: la calidad que tenemos en casa, la facilidad de control de todo el proceso, el saber quién está haciendo tu ropa en todo momento, el colaborar con proyectos productivos que aportan su beneficio a la sociedad, el coste medioambiental, etc. Me gusta tener el proceso cerca y vivirlo, es parte del encanto de todo esto.
¿Qué certificación tiene tu ropa orgánica?
Los tejidos tienen el sello GOTS y están hechos en Portugal y Turquía. La ropa se confecciona en talleres locales sociales que dan formación primero y apertura el mundo laboral después a personas que estaban en riesgo de exclusión y ahora tienen un futuro como profesionales.

Ecoology lanza una línea de ropa interior ecológica.
Ecoology lanza una línea de ropa interior ecológica.
Modelos elaborados en algodón orgánico con certificado GOTS.
Modelos elaborados en algodón orgánico con certificado GOTS.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿A qué tipo de mujer va dedicada/dirigida esta nueva línea?

Va dirigida a esos momentos en los que queremos sentirnos cómodas y libres desde el interior. La líneas básicas de bralettes, tops y braguitas; son diseños sencillos y bonitos de varios colores que pueden ir con tu estado de ánimo. Todas tenemos momentos en los que necesitamos que la ropa sea suave y amiga a lo largo del día o de la etapa que estemos viviendo. Esta ropa interior es para esos momentos.
¿Por qué a la ropa íntima ecológica le cuesta llegar al gran público?
Tengo experiencia previa en ropa ecológica, pero esta nueva línea es toda una aventura nueva para mí y no tengo experiencia previa. ¡No puedo contestarte!¡A ver si enamora!


Por: Pablo Bolaño

Xiro, vaqueros de alma Atlántica

Iria García y Xulián Chapela compartían una misma inquietud: iniciar un camino hacia una forma de hacer ropa menos destructiva. Aunaron fuerzas y después de muchos estudios se decantaron por crear Xiro, vaqueros ecológicos confeccionados en talleres locales. Robustez y longevidad son dos de las características que estos denim comparten con el Océano Atlántico, que ha servido de inspiración a estos jóvenes gallegos.

Iria García y Xulián Chapela son los creadores de Xiro
Iria García y Xulián Chapela son los creadores de Xiro

¿Cómo nace Xiro?

Xiro nace de una inquietud personal. Nos sentíamos muy frustrados cuando buscábamos alternativas sostenibles en moda y apenas encontrábamos nada. Nos parecía bastante extraño, teniendo en cuenta que la industria textil es la segunda más contaminante del mundo y decidimos dar el paso y crear la marca que nos gustaría comprar.

Llevábamos mucho tiempo dándole vueltas a la idea, conociendo personas y otros proyectos que nos han servido de inspiración. Hace año y medio decidimos materializar nuestros pensamientos y con la ayuda de Latitude hicimos una primera prueba y lanzamos 100 vaqueros. Desde entonces nos centramos en mejorar el producto e imagen de la marca y hace 6 meses volvimos al taller para sacar el siguiente modelo, que  ha tenido muy buena acogida, por lo que ahora mismo estamos con reposición de ese modelo y alguna novedad

¿Por qué pantalones vaqueros?

Las primeras veces que nos rondó la idea de hacer moda sostenible por la cabeza no teníamos muy claro por qué prenda decidirnos. Queríamos hacer muchas cosas, compramos diferentes tejidos ecológicos, hicimos prototipos de vestidos, sudaderas… pero finalmente decidimos que era mejor apostar por un único producto.

El vaquero es una prenda muy versátil, la utiliza casi todo el mundo, se puede combinar de muchas formas diferentes… y lo más importante es que no pasa de moda. Ésa fue una de las razones por las que nos decidimos, porque ahí hay una parte de sostenibilidad importante. Nuestras motivaciones surgen sobre todo de la búsqueda de un producto justo, no tanto de la moda, y el denim nos permite no hacer moda.

Xiro apuesta por diseños originales que no pasen de moda.
Xiro apuesta por diseños originales que no pasen de moda.

¿En qué se diferencian vuestros vaqueros de unos vaqueros convencionales?

A simple vista no se diferencian en mucho. Sí que hemos ido cambiado cosas en cuanto a diseño para que los pantalones resultasen favorecedores y cómodos. Ahora mismo tenemos dos modelos de chico y de chica que sientan muy bien y además de eso son ecológicos y confeccionados de forma local. Cuidamos todos los componentes siguiendo criterios de cercanía y sostenibilidad para poder ofrecer un producto lo más respetuoso posible y de calidad. Si lo comparamos con moda convencional, lo que hace la diferencia es lo que hay detrás de la prenda. Por lo demás cada marca tiene su estilo. Nosotros nos esforzamos por transmitir no sólo nuestra imagen de marca sino los valores que defendemos, tratando de que nuestra comunicación y acciones sean tan coherentes como nuestro producto.

¿Los denim de Xiro duran más que unos vaqueros convencionales?

Nuestros Raw Denim no han sido tratados después de confeccionados lo que supone un ahorro de energía, recursos y sustancias químicas. Para convertir estos raw denim en nuestra segunda piel damos una serie de consejos que pasan por no lavarlos por primera vez hasta los seis meses de uso o utilizar detergentes ecológicos. Se trata de recuperar un cuidado tradicional que prolongará la vida de nuestros vaqueros convirtiéndolos en casi infinitos.

Cuéntanos cómo es todo el proceso de elaboración de los pantalones.

Primero valoramos posibles modelos a lanzar. Cuando tenemos claro lo que vamos a hacer escogemos los tejidos. Eso implica una búsqueda de proveedores que estén certificados por la norma GOTS. De las muestras elegimos y pedimos algún metro para valorar la calidad y si se ajusta a lo que buscamos. Hacemos esbozos y trabajamos con una patronista los modelos. Se hacen patrones y varios prototipos hasta obtener el que nos convence. Se valoran también cosas como los complementos (botones, remaches..) el color de hilo o el dibujo del bolsillo. Hacemos una muestra de preproducción para ver el resultado final y si todo está bien procedemos a hacer los escalados y damos el ok para comenzar con la confección en el taller. Resumiendo éste sería el proceso, y aunque parece sencillo, al final siempre hay que darle bastantes vueltas a todo.

taller1
Denim confeccionados en talleres locales.

Le denomináis ‘Atlantic Denim’ ¿qué hay de Galicia en vuestros pantalones?

Vivimos al lado del Atlántico, que nos transmite la idea de fuerza, de ruptura, de riesgo… y  ése es el espíritu de Xiro. Además el mar es un componente local muy identificativo de Galicia y como es otra de las cosas que está en nuestro ADN nos parece un concepto redondo. Además, nos sirve de inspiración en nuestros modelos y lo hemos plasmado en los bolsillos traseros. Aunque en el primer modelo eran olas suaves, ahora se han transformado en mar revuelto.

¿Cómo está el sector de la moda sostenible en Galicia?

En Galicia cada vez somos más, aunque se echa en falta alguna plataforma/asociación que aglutine todos esos proyectos. Sin duda, tenemos que dar el paso. Hay iniciativas que están apostando por moda ecológica, otras por el upcycling, el intercambio o alquiler de ropa y algunas tiendas que trabajan con moda sostenible. Lo que nos falta es la unión para ganar visibilidad, hacernos más fuertes y transmitir el mensaje de que hemos creado alternativas a una moda convencional que no nos convence.  Ése es quizás el punto flaco, por lo demás, creo que se están haciendo cosas muy interesantes y cada vez hay más gente interesada y dispuesta a tomar conciencia, lo que me hace ser bastante optimista al respecto.

¿Qué dificultades afrontáis para sacar adelante el proyecto?

Sobre todo dificultades económicas. Tienes que tener muy claro lo que quieres y ser muy consciente de cada euro que inviertes. Todo está pensado a gran escala y para una marca pequeña puede ser muy costoso porque cuando vas a comprar tejido, botones, etiquetas… todo va por miles. Otra de las dificultades, aunque cada vez menos, es explicar el porqué del precio. Estamos muy acostumbrados al low cost. Como he leído hace algunos días “nos hacen creer que somos ricos cuando en realidad somos cada vez más pobres”, creo que la próxima vez que tenga que explicarlo comenzaré por citar esa frase.

¿Qué traéis en la nueva colección?

Más que de colección hablaremos de novedades. Para empezar hemos cambiado la etiqueta trasera para todos los modelos, apostando por un diseño más elegante y sutil.

En la reposición del modelo Slim fit mantenemos el mismo corte de pantalón, pero incorporamos un nuevo diseño del dibujo del bolsillo trasero y un tejido made in Italy, también con certificado GOTS un poco más grueso y menos elástico que el anterior.

Para el nuevo Xiro skinny optamos por un tejido más fino que el slim y un poco más elástico, V, también certificado GOTS, como el de la anterior remesa. En este corte además del dibujo del bolsillo, hemos puesto un hilo anaranjado que le da un aire más fresco y moderno.

Igual está feo que lo digamos, pero estamos encantados con el resultado, asique sólo nos queda esperar que todos vosotros penséis lo mismo.

¿Dónde podemos comprar unos vaqueros Xiro?

Xiro se puede comprar a través de nuestra tienda online. http://xiroeco.com/tienda/ Actualmente estamos en tiendas físicas  de: Vigo, A Coruña, Pontevedra, Ourense, Madrid, Barcelona, Lanzarote, Sevilla, Málaga y Mallorca. Estos puntos de venta aparecen en la web, con sus mapas y horarios http://xiroeco.com/puntos-de-venta.

Por: Tamara Novoa

Coto Roig, reavivando el textil catalán

Hablamos con Ángels Perramon que junto a Rosa Escalé ha creado Cotó Roig. Apuestan por algodón orgánico producido localmente y que respete los valores humanos y medioambientales durante todo su proceso de elaboración.

Angels i Rosa
Ángels Perramon y Rosa Escalé en su taller.

Àngels nació en Manresa, en el seno de una familia numerosa donde podían jugar entre los campos e inventar con lo que el entorno ofrecía. Se formó como ingeniera agrónoma y, después de años como cooperante en diferentes países, decidió volver a su ciudad natal. En ese periodo, se propuso crear una alternativa de producción de proximidad dentro del sector textil, recuperando la tradición de la industria textil -que tan cercana hemos vivido-, apostando por la sostenibilidad y la calidad en el cuidado de la vida. Está al frente de Cotó Roig. Estuvieron en BioCultura BCN.

¿Cómo surge Cotó Roig?
Cotó Roig nace de mi voluntad por buscar aliadas y socias para el desarrollo de cada uno de los pasos para la producción de tejidos y  prendas básicas de algodón sostenible y respetuoso. Mi primera aliada y socia fue Rosa Escalé, una persona con una larga trayectoria dentro del sector textil. Como ella cuenta, nació debajo de un telar y se inició como aprendiz, llegando a creativa de moda con colecciones en todo el mundo. Luego sufrió las crisis y la deslocalización del sector. Juntas empezamos a trabajar para que el criterio de la proximidad fuera la base para la sostenibilidad. Eligimos el algodón andaluz, como fibra natural de gran calidad. Cotó Roig ofrece “productos básicos” y ello significa que tienen por objetivo resultar duraderos, adaptables y personalizables.

¿Cómo empezasteis en el sector textil?
El textil fue una industria muy potente y con prestigio durante años en nuestras ciudades más cercanas. Eso acabó a causa de decisiones políticas y económicas que impusieron grandes beneficios deslocalizando la producción, y en deterioro de la calidad de las prendas y, evidentemente, del respeto al medio ambiente. Todas hemos convivido con esta tradición del textil. Justo se cumplen 3 años del accidente del Rana Plaza en Bangladesh; fue un detonante para obligar a mucha más gente el hacerse preguntas sobre “¿quién hace nuestra ropa?”, aunque este incidente “solo” se relaciona con un paso en la elaboración del textil: la confección. Antes de llegar ahí están los agricultores endeudados al borde del suicidio, tampoco sabemos mucho de quién elabora el hilo, el tejido, ni de los enormes daños que producen los tintes en el medio ambiente.

¿Quién escogió el nombre de la empresa?
Fue un nombre consensuado entre todas, y que se ha visto fortalecido a medida que crecemos. Solo algunas personas mayores pueden reconocer ese nombre como el tejido “bruto” que antes se empleaba para los pobres. Como lo fue el “pan negro” que ahora es el “tan preciado” pan integral o pan con el grano entero. Se puede deducir que es el tejido de algodón que no ha sido blanqueado y que conserva el color crudo de la fibra de algodón tal y como se recoge de la planta.

¿Qué productos confeccionáis?
Actualmente confeccionamos seis tipos de tejidos que vendemos a metro. Con ellos también elaboramos prendas acabadas como camisetas, bolsas, vestidos… Nuestra producción está en pleno crecimiento, aunque queremos que siempre sean productos que cumplan con la calidad, la sostenibilidad y la ética en el proceso de elaboración y venta. Tenemos una línea de textiles para el hogar con productos como sábanas, toallas o edredones. A partir de nuestros tejidos, artesanos y diseñadores han elaborado otros productos como ropa para bebés prematuros, pantalones de yoga…

BossaBerenar

¿Hacéis productos para grupos?
Sí. Este año el festival BarnaSants ha utilizado camisetas y bolsas de Cotó Roig  Producir en cantidades mayores, en particular en la producción de tejido, es uno de los factores que contribuye a bajar los costes por unidad. Así que uno de nuestros objetivos es contar con el compromiso de muchos para poder garantizar mejores precios y aspirar a la sostenibilidad del mismo producto.

¿Qué tipos de cursos impartís?
Básicamente son cursos que permiten investigar y aprender sobre las posibilidades de los tejidos de algodón 100%, ya que hace mucho que nadie tenía acceso a ellos. Son cursos sobre tintes, procesos de estampación, costura…

¿Dónde los haceis?
Buscamos ubicaciones cercanas, normalmente en casas en el campo, con espacio y entorno agradables para todas.

¿Únicamente tenéis tienda online?
De forma continuada, sí. Participamos en varias ferias dentro del sector de la ecología y la artesanía. Y contamos con la colaboración de algunas tiendas que ya tienen algunos de nuestros productos a la venta. Esperamos que en breve podamos dar un listado de todas ellas.

¿Cómo veis el sector textil orgánico en España?
Como el resto de sectores del orgánico, crece y crece la concienciación; aun así queda mucho por conquistar y muchas veces hay poca coherencia y transparencia. No se suelen dar detalles de todo el proceso, especialmente en la producción y procedencia de la materia prima, pero también en los acabados.  Pensamos que tenemos en España un potencial enorme para crear un sector con gran impacto en Europa y ser un referente en el mundo.

¿En qué medida plataformas como Planeta Moda pueden ayudar a cambiar las cosas?
Planeta Moda puede ser muy útil para crear sinergias entre todos los profesionales relacionados con la producción de prendas textiles. En nuestro caso nos vemos como proveedores para diseñadores y artesanos. Muchas veces, la moda sostenible/eco solo pone atención en los últimos pasos del proceso de producción, es decir, en el diseño y confección, pero sabemos muy poco de cómo se recoge el algodón, los acabados que sufren los tejidos… Y entre esos dos pasos hay muchos más, que son invisibles a la mayoría del sector de la moda. Queremos reivindicar la necesidad de que cada paso sea sostenible y respetuoso con las personas y con el medio ambiente. Queremos dar a conocer la belleza y riqueza del tejido honesto: ese que te cuenta todo sobre él.

Habladnos de vuestro paso por BioCultura Barcelona
En esta última edición de Barcelona, estuvimos presentes por primera vez con un estand. Fue una ocasión única para comprobar el interés de nuestros productos hacia un consumidor que ya tiene sensibilidad y voluntad de conocer. En este aspecto, nos reafirma que vamos en buena dirección y en nuestro valor que reside en lo auténtico, en que las cosas estén bien hechas y tengan sentido. Ese sentido surge de nuestro objetivo: crear una alternativa en el textil de calidad y proximidad, y del proceso de producción: donde cada persona se implica para que eso ocurra, generando redes a su alrededor y así otras personas crean nuevas piezas y productos para infinidad de necesidades y realidades. Para crear esas redes, BioCultura es un espacio ideal y necesario. Invitamos a todas las personas interesadas en promover ese sector textil local de manera sostenible a que nos escriban y se sumen para unir esfuerzos.

Por: Sara B. Peña