Mikel Feijoo, SKFK, “Ser 100% sostenibles significaría dejar de producir. Nuestro objetivo es reducir al mínimo el impacto negativo”

SKFK es uno de los mejores ejemplos de cómo una marca de moda convencional se puede convertir en sostenible. Ahora, son pioneros en temas de sostenibilidad y su caballo de batalla es reducir al mínimo las emisiones de carbono. Hablamos con Mikel Feijoo, responsable de la marca.

¿Cómo nació SKFK?

Yo vivía en Londres y compraba ropa de segunda mano para vender en el País Vasco y pagarme los viajes. Con el tiempo monté una tienda, traía cosas que aquí no había y nos fue bien. Después montamos una línea de camisetas y fuimos a los festivales a venderlas. Así fue cómo nació la marca.

¿No venías del mundo de la moda?

No, yo hice Geografía e Historia. Allá por el 91 empecé a traer ropa y en el año 96 saqué mi propia línea de camisetas, tres años después lancé una línea de moda completa. Era un estilo streetwear y encontró su hueco. Pero es una marca que ha ido evolucionando en estos 20 años de una manera notable. Después de 40 colecciones, para visibilizar esa evolución hemos hecho un cambio de nombre de Skunkfunk a SKFK. Queremos poner el foco en todas las acciones que estamos haciendo en términos de sostenibilidad.

¿Cuáles son esas acciones?

Creo que hemos sido ejemplo de transformación de una empresa de moda convencional a sostenible. Ahora queremos mostrar que también es posible como organizaciones empresariales y como individuos minimizar y compensar las emisiones de carbono.

¿Cómo lo estáis haciendo?

El primer paso fue saber cuáles eran nuestras emisiones de carbono, nos llevó 6 meses medirlas. Ahora tenemos una pauta para reducirlas en cada campaña. Medimos desde el transporte al trabajo, el transporte de mercancías, consumos energéticos de los 1.000 metros cuadrados que manejamos de superficie comercial, almacenes y línea de fabricación. Queremos conseguir reducir estas emisiones. Ya lo hicimos el año pasado y visibilizamos esa reducción en las prendas. Mediante una App puedes ver la cantidad de emisiones por prenda y la comparación con lo que hubiera supuesto hacerla de manera convencional. Queremos visibilizar que el consumidor tiene un poder que es el de elegir. Cada euro que gastamos está construyendo un mundo u otro.

¿Es responsabilidad de todos caminar hacia un mundo más sostenible?

Como empresario estoy un poco cansado de que todo el tiempo se ponga el dedo en el ojo a las empresas, cuando las empresas en realidad hacemos lo que el consumidor demanda. Si hay comida basura es porque hay gente que la come, si hay ropa basura es porque la gente la compra.

¿De cuánto fue la reducción que conseguisteis el año pasado?

Varía de unas prendas a otras, pero una media del 20%. Además, ahora toda la energía que consumimos es energía verde de Goiener (una cooperativa vasca) y el paso que estamos dando este año es la compensación. Lo que no podemos reducir, tratamos de compensarlo. Estoy seguro de que esto va a ser de imperativo legal de aquí a no mucho tiempo. Que cada empresa sepa cuáles son sus emisiones y que esté obligada a compensar por estas emisiones.

¿En qué momento decidiste dar el salto de la moda convencional a la moda sostenible?

Cuando fuimos a Asia en el 2003 y vimos cómo se producía, me llevé las manos a la cabeza. Decidimos cambiar, fue un proceso complejo: cambiar las fibras, los procesos, intentar cambiar la forma en la que trabajaban nuestras fábricas…

¿Qué fibras empleáis ahora?

Fibras unas cuantas, pero tejidos más de 60. Nosotros diseñamos muchos de nuestros tejidos para que puedan ser certificados sin que se nos escapen de precio.

¿Esos tejidos de que fibras están hechos?

Las fibras principales son algodón 100% orgánico, tencel que son celulosas de pulpa de madera; hemos utilizado hemp, lino, algodón reciclado, polyester reciclado, rami que es fibra de un tipo de ortiga.

¿Dónde producís?

La producción principal está hecha en China, India, Portugal y algo menos en España. Nosotros siempre decimos que lo importante no es dónde lo hagas sino cómo lo hagas. Por eso en que la certificación es lo que te da la credibilidad.

¿Pero no es contradictorio producir fuera si vuestro objetivo es reducir emisiones?

Tiene menos impacto de emisiones una prenda traída por barco de China, que una traída de Rumanía (que es Comunidad Europea) en camión.

Pero si la produjerais aquí las emisiones serían menores.

¿Pero los tejidos de dónde vienen?

Y ¿si consiguieseis obtener tejidos de aquí?

La gente no pagaría el precio. De hecho, hemos traído a BioCultura prendas a precio normal de colección y la gente nos dice que es muy caro… La ropa es un artículo de lujo, siempre lo ha sido. La de la moda es la cadena de valor más larga que existe, pero se ha llegado a convertir en un artículo de usar y tirar con el fast fashion. Ahora ¿quién está pagando el verdadero precio? No lo está pagando el consumidor, lo está pagando la cadena de valor.

¿Cómo ves el sector de la moda sostenible en España?

Es un sector en alza. Pero tiene todavía muy poco peso y aún encima hay mucha confusión sobre qué es sostenible y qué no es sostenible. Por eso a nosotros la certificación nos parece tan importante. Porque es una cadena de valor tan larga que es muy complicado hacer la trazabilidad por uno mismo, por eso necesitas a certificadoras que hagan ese trabajo.

¿Ves algo positivo en el hecho de que las grandes marcas del fast fashion ahora también saquen una línea ´bio’?

El único hecho positivo es que sube la demanda de fibras sostenibles. Pero no deja de ser un lavado de cara. Una empresa de fast fashion tendría que cambiar su modelo de negocio para ser sostenibles y eso no lo pueden hacer porque sería suicidarse.

Hay dos pensamientos: Los que consideran que es mejor utilizar lo que ya está fabricado porque es más sostenible que volver a generar nuevas prendas y después están aquellos que opinan que eso no es sostenible porque esas prendas no están hechas con tejidos orgánicos.

El plástico en sí no es malo, es el uso que se le dé después. Tú no te pones una chaqueta de polyester contra la piel, nosotros utilizamos el plástico en prendas exteriores. Y no seamos hipócritas porque nuestro día a día está lleno de plásticos. Nuestro objetivo no es ser 100% sostenibles porque eso sería dejar de producir. Nuestro objetivo es reducir al mínimo el impacto negativo y ese camino es infinito, pero nunca va a ser 100%. A nadie le hacen falta más prendas, a nadie le hace falta SKFK.

¿En qué país vedéis más?

Vendemos en treinta países, pero tiene más que ver con regiones que con estados. Por ejemplo, en Flandes vendemos mucho, en Cataluña, País Vasco, Bretaña, Normandía, en el área de Berlín y en el norte de California. Tiene que ver con el estilo, la renta per cápita, compradores más comprometidos… Aunque nuestros clientes nos compran porque les gusta nuestra ropa, la sostenibilidad es un plus para ellos.

Os diferenciáis de otras marcas de moda sostenible en que el diseño es una parte importante en vuestras prendas

Es una parte esencial. Y es lo que augurará el éxito de la moda sostenible, que sea moda. Hay ciertas personas que tienen una necesidad de vestir con prendas más amigables para la piel, pero la moda es algo más que eso. Es un tema aspiracional, emocional…

También ofrecéis la opción de alquilar vuestra ropa.

Sí, se llama SKFK circular closet. Hay cosas que te gustaría poner, pero sabes que las vas a vestir dos veces al año. Creemos que es una parte del futuro de la moda y hemos apostado por ahí.

Marcas de complementos sostenibles en Biocultura Madrid 2019

La feria Biocultura Madrid 2019 está a la vuelta de la esquina. Del 7 al 10 de noviembre, en IFEMA, más de 400 expositores relacionados con el consumo ecológico, ético y responsable se darán cita en la mayor feria de España especializada en visibilizar a las empresas que promueven un cambio en nuestra forma de producir y comprar.

Después de haber recorrido los stands de moda infantil, calzado y joyería, hoy hablamos de los stands de moda que encontraremos en la feria recopilando aquellos centrados en el diseño de complementos: bolsos, bisutería, sombreros y gafas de sol son algunas de las cosas que encontrareis en las mesas de estas empresas.

AITOR BASTARRIKAhttp://www.aitorbastarrika.com/
Tejidos teñidos con tintes naturales: seda, lino, lana y algodón. Calcetines de algodón orgánico y lana teñidos con tintes naturales, fulares, chales, turbantes, gorros, etc.

BENETTI BARCELONAhttps://www.benettibarcelona.com/ (En la imagen)
Artesanos, emprendedores y diseñadores y productores de mochilas y cartucheras en sargas 100% algodón y materiales biodegradables.

BPELLhttps://shop.bpellbarcelona.com/index.php
Los productos de Bpell están elaborados con los retales que les sobran a los grandes fabricantes de nuestro país, principalmente pieles de oveja y vaca. La única condición para reciclar un material es que la piel haya sido curtida en nuestro país.

CARRETERA Y MANTA
En el stand de carretera y manta encontraremos calcetería fina, paños y boinas… complementos que viajan contigo y que están elaborados con lana merina en la Sierra de la Demanda.

HUGANA SOMBREROS NAT
Esta marca barcelones llava más de  15 años creando sombreros de paja, algodón y lino en gran variedad de modelos y tallas. También ofrecen una selección de sombreros de paja toquilla provenientes de Ecuador denominados Panamás.

KARAMBA
Diseño integral con botones.

OLE K’ARTEhttp://olekarte.blogspot.com/
Creaciones en seda pintada de fulares, cuellos, boinas, guantes, complementos…

OQUENNA BARCELONAhttps://www.facebook.com/Oquenna/
Artesana profesional en manufactura de objetos y complementos textiles.

SOLER BAGhttps://www.solerbags.com/
Una empresa de tradición familiar, fundada en 1880 y actualmente regentada por la cuarta generación. Diseñan y favbrican bolsos y accesorios que venden dentro y fuera de España.

Inma Peñate: ‘en el futuro la moda sostenible no será una tendencia, sino una obligación’

Inma Peñate es la persona detrás de Fashion & Green, una empresa de consultoría y formación en procesos sostenibles para marcas de ropa y calzado. Es especialista en marketing de moda, formada en sostenibilidad y utiliza su experiencia en el sector de la ropa y el calzado a gran escala y su compromiso con el medio ambiente para acompañar empresas en su transición hacia una producción eco y ética. Su objetivo es concienciarlas, ofrecer soluciones y alternativas más verdes que las utilizadas hasta ahora.

Inma Peñate impartirá el taller ‘Introducción a la moda sostenible en el sector del calzado’ el domingo 29 de 16 a 17h en la sala Alicante. La participación en la actividad es gratuita para todos los asistentes de la feria Biocultura Valencia.

¿Es tu primera vez en el BioCultura de Valencia?

Sí, es la primera vez que participo en este evento y estoy muy ilusionada porque poco a poco estoy viendo que la moda sostenible cobra más protagonismo.

Háblanos un poco sobre la actividad que vas a llevar a cabo en la feria, ‘Introducción a la moda sostenible en el sector del calzado’

Con este taller quiero concienciar sobre el impacto medioambiental que tiene la industria del calzado y dar a conocer todo el abanico de posibilidades que existen para crear calzado sostenible, aplicando técnicas de ecodiseño y empleando mejores materiales desde el punto de vista medioambiental.

¿Qué fue lo que te hizo interesarte en la moda sostenible?

Ya hace años que me interesa este tema. Mi experiencia en marcas de calzado y ropa en los departamentos de comunicación y marketing me hicieron conocer de primera mano el sector y su impacto en la sociedad y el medio ambiente. Esto me hizo pensar e interesarme por poner mi granito de arena, así que decidí formarme con diversos cursos como el de la London College of Fashion (Fashion and Sustainability). Ahí me di cuenta de que lo que quería hacer es ayudar a las marcas de ropa y calzado a desarrollar su actividad de manera más responsable a través de cursos y consultoría.

¿Has notado algún cambio significativo en este aspecto en los últimos años?

En los últimos años, sobre todo en el actual he notado una fuerte tendencia por las marcas de moda por tratar de asociarse a la “moda sostenible”, las marcas existentes están empezando a crear líneas sostenibles y hay un gran auge de marcas que ya nacen con el espíritu sostenible.

Hace unos meses comenzaste a ejercer de consultora y formadora freelance para empresas. ¿Qué tal está a resultar la experiencia?

Se trata de una experiencia muy satisfactoria. Estoy encontrando que existe mucho desconocimiento y confusión, muchas empresas interesadas en dar el cambio y muchos diseñadores con ganas de aprender técnicas del ecodiseño.

¿Notas que las empresas cada vez están más interesadas en este tipo de medidas?

Sí, actualmente muchas empresas se están interesando porque lo ven como una tendencia que está pisando muy fuerte y no quieren quedarse atrás. Es también muy interesante que las empresas sean conscientes de que en un futuro no muy lejano, la moda sostenible no será una tendencia, sino una obligación y seguramente habrá regulaciones por parte del estado, como está pasando en otros países de la Unión Europea, por ejemplo Francia.

¿Cómo crees que se avecina a corto plazo la moda sostenible en nuestra sociedad?

A corto plazo queda mucho por hacer, es necesario una concienciación muy fuerte y compromiso por parte de todos los agentes implicados para que realmente veamos un cambio significativo y va a llevar tiempo.

Sostenibilidad y elegancia de la mano de ESGOA

ESGOA pretende ser más que una marca de ropa. Además de producir camisas para hombre de manera sostenible, la empresa fundada por Alfonso Onorato busca “cambiar el mundo desde nosotros mismos”. En esta entrevista, Alfonso nos desgrana todas las claves éticas y estéticas de ESGOA, además de reflexionar sobre otros temas en torno a la moda sostenible.

¿Por qué crees que apenas existen marcas de moda sostenible para hombre?

En general, en nuestro mercado, no existen casi marcas de moda sostenible. Esto es debido a que en España todavía no ha llegado el movimiento slow fashion o de moda sostenible, por lo que todavía el negocio no es muy rentable. Es verdad que ha llegado el movimiento slow food que podemos ver con el auge del vegetarianismo, veganismo o real food. Después de la comida llega la ropa, lo que no sabemos es si llegará este año o los próximos.

Por otra parte, en el ámbito de la moda, las mujeres suelen comprar más online que los hombres, y considerando que las tiendas digitales están en auge es comprensible que haya más marcas de moda sostenible femeninas que masculinas. Actualmente, vendemos camisas sostenibles con patrón de caballero, y vendemos tanto a mujeres como a hombres. Nuestro objetivo es a medio plazo ser una marca unisex.

¿Qué hace diferencial a ESGOA respecto a otras marcas?

Si entendemos como competencia todas las marcas de moda, nuestro principal elemento diferencial es que somos sostenibles, es decir, respetuosos con las personas y con el medio ambiente. Somos transparentes, producimos a nivel local en España, en un taller de confección pequeño de 6 trabajadoras en las que nos aseguramos de la legalidad y de las condiciones éticas. Además, nuestras telas son de algodón orgánico, es decir, que no utilizan pesticidas ni insecticidas y están certificadas con el sello ecológico GOTS.

Si entendemos como competencia las marcas de moda sostenible, nuestra principal diferencia es el diseño. Un diseño elegante, original e innovador con un cuello italiano con botón, ojales del mismo color y diferente al color base de la camisa y con el logo en la manga cerca del codo en vez de en el pecho. Éste diseño permite vestir elegante y en todos los ambientes, desde ocio y trabajo hasta ocasiones especiales.

Finalmente, nuestros valores, queremos vivir el presente, ser conscientes de cada momento y sobretodo, cambiar el mundo a través de nosotros mismos. En nuestro blog, hacemos entrevista a los que llamamos: ESGOA changemakers, agentes de cambio que están emprendiendo un proyecto o comunidad social para aportar su grano de arena.

¿Cómo y por qué nació el proyecto? ¿Cuántas personas lo formáis?

Surgió por una necesidad. Quería vestir sostenible y elegante al mismo tiempo, pero no encontraba nada. Así que decidí dejarlo todo para emprender, tenía mucho miedo, pero no me gustaba lo que hacía previamente y sabía que algo dentro de mí, como un fuego interior, me estaba gritando que debía iniciar este camino. Emprender este proyecto, generando un impacto positivo en la sociedad y cambiando el mundo empezando por cambiar yo mismo.

Lo formamos tres personas actualmente: María García de Pesquera, directora de marketing o CMO; Nicole Senz, community manager; y yo (Alfonso Onorato, CEO y fundador). Lo que más me gusta es que ESGOA somos todos, es una actitud de querer cambiar el mundo. Somos una startup muy horizontal, cada uno tiene sus funciones, aprendemos de los demás y todos tomamos decisiones, no hay jefes, hay líderes. No hay ego, ni caretas, hay personas.

¿Qué fue lo que te hizo interesarte en la moda sostenible?

Lo moda es arte. Una manera de expresarnos y comunicarnos. ESGOA es solo una pintura, un trazo. El pincel es la mente de cada uno, y cada día decidimos qué trazos o pinturas dar, es decir, qué ropa vestimos. Nuestra propuesta es ofrecer una pintura que no estaba antes en la paleta: la moda sostenible. No todo el mundo quiere utilizar esta novedad puesto que generalmente, al ser producida localmente y con materiales ecológicos, suele ser algo más cara.

A través de la moda podemos llegar a muchas personas y dar ese agua o esa manera de pensar para que cada uno nos convirtamos en changemakers e intentemos aportar algo bueno a la sociedad y al planeta. Para ello, primero tienen que querer, porque podemos dar agua pero no podemos dar sed (ni queremos).

¿Has notado algún cambio significativo en este aspecto en los últimos años?

Sí, por supuesto. La vida es cambio. Todo cambia constantemente. Sobre todo, las personas. Cuando uno cambia, todo cambia. Mi mentalidad ha cambiado y con ello, mi manera de ver el mundo, a las personas y a la moda.

De hecho, nosotros estamos haciendo eventos llamados ESGOA Changemakers en los que cada cierto tiempo traemos a un emprendedor social o agente de cambio para que cuente su historia, las veces que ha fracasado, sus aprendizajes y sus inspiraciones, lo que le ha llevado a hacer y ser lo que es. Lo que nos damos cuenta es cada vez viene más y más gente. De hecho, el próximo viernes, 27 de septiembre, por la tarde es el siguiente evento en el que vendrá Santi, CEO de Liight. La asistencia es gratuita así que si queréis saber más información, publicamos todo en nuestras redes sociales, especialmente, en nuestra cuenta de Instagram.

¿Cómo crees que se avecina a corto plazo la moda sostenible en nuestra sociedad?

No lo sé, pero como buen soñador, te diré que sueño. Sueño que la moda sostenible no sea un futuro sino un presente en la sociedad española. Sueño que vestir con materiales ecológicos y con producción ética en España no sea una innovación si no una característica de todas nuestras prendas. Sueño que cada vez haya más sociedad despierta, más changemakers.

¿Piensas que en general los consumidores se fijan en los materiales con los que están hechos las prendas antes de comprarlas?

Sí, no siento que sea su principal motivación de compra pero sí lo tienen en cuenta. Los motivos pueden ser diferentes: la calidad de la ropa, alergias, fácil o difícil planchado o generar un impacto positivo en el planeta evitando el uso de pesticidas e insecticidas. Este último no es el principal no mucho menos, pero cada vez se está teniendo más y más en cuenta.

NORMA, la colección de moda reciclada y sin resuduos

Adoptaunaprenda, tienda viguesa que trabaja dando una segunda vida a la ropa que ya no usamos, presenta su colección NORMA, un cojunto de prendas vaqueras basadas en el upcycling: la utilización de materiales reciclables para crear piezas con mayor valor que las originales. 

Trabajar para hacer de los residuos algo bello y con nueva vida es la premisa desde la que nace la primera colección de prendas transformadas propuesta por el proyecto de moda sostenible Adoptaunaprenda. Esta empresa viguesa es conocida por rescatar poezas de ropa que ya no usamos y ponerlas a la venta contando su historia para que su nuevo dueño la continúe. Un proyecto de reciclaje que incide en la conexión emocional que mantenemos con nuestros armarios y la potencia para aumentar la durabilidad de las prendas, ligada a modas antes que a la calidad de las mismas.

El nuevo proyecto de Adoptaunaprenda es algo distinto, ya que esta vez se han propuesto reciclar prendas para crear nuevas, basadas en criterios de supraciclaje y residuo cero. Para conseguirlo, han aprovechando todos los trozos, piezas y hasta hilos de cada una de las prendas que iban transformando. Las creadoras son Sara Vigo, diseñadora y estilista, y Noemí Díaz, diseñadora, fotógrafa y creadora de Adoptaunaprenda, que expresan haber encontrado en su entorno la motivación para crear NORMA. ‘Como gallegas, sentimos que tenemos una responsabilidad extra en la defensa de nuestro entorno y no queremos contribuir a crear más prendas que acaben dañando nuestros mares’

NORMA debe su nombre a la autoimposición de tres directrices que marcaron el proceso creativo: 

  1. Trabajo con prendas denim ya existentes y que se encontraban guardadas en sus armarios.
  2. Dotar de una segunda vida en la que las prendas tengan un valor superior al actual.
  3. Residuo cero, en el diseño y en la confección.

Las artífices explican que estas normas, lejos de coartar su creatividad, la han potenciado, permitiéndoles crear piezas mucho más atractivas que si hubiesen tenido libertad total. 

Las prendas de esta colección son únicas y están numeradas como si de pequeñas obras de arte se tratasen. No hay duda de que se trata de un producto artesanal, ya que ellas mismas se han encargado de todas las fases que implican la creación de la colección: desde la idea, pasando por el diseño y confección, hasta las labores de fotografía o comunicación. 

El próximo jueves 1 de Agosto, se presentará esta nueva colección urbana con un desfile y performance en la calle Ferrería y Plaza “del Abanico” (Subida á Costa, Vigo). El evento finalizará en Espacio Nido (Ferrería 25, bajo) donde los asistentes podrán probarse las prendas e incluso adquirirlas una vez finalizada la puesta en escena. 

“He dado la mano a cada costurera que trabaja para nosotros”

Entrevista a Lutz Schewenke, fundador de Two Thirds.

Two Thirds es una marca de moda sostenible española que sin embargo solo tiene el 4% de su clientela en nuestro país. De la misma manera, nació diseñando solo ropa para hombre y ahora el 95% de la facturación proviene de la moda femenina. Contradicciones que fueron apareciendo en el camino y a las que Lutz Schwenke, fundador de la marca, se supo adaptar para crecer. Hablamos con él.

El nombre Two Thirds hace referencia a que 2/3 de agua cubren el planeta por qué quisisteis hacer esa alusión?
Los orígenes de la marca están relacionados al mundo acuático del surf. Siempre he visto la sostenibilidad como un tema muy amplio, muy poco
tangible. La idea de crear una marca que mostrase pasión por el mar y el océano y de ahí nuestro interés en cuidarlo me gustó porque es algo muy concreto. Además, tengo un vínculo muy especial con el agua. Hago surf desde los 12 años, he vivido en Hawai y es una parte muy importante de mi vida.

La marca, además, está claramente enfocada a los amantes del océano como tú.
Según me fui haciendo mayor me di cuenta de que faltaba algo en el mercado que se dedicase a los apasionados del surf que ya no quieren llevar la camiseta con la ola gigante, o colores super llamativos, sino que prefieren algo más minimalista. Una interpretación del mundo surf de alguna manera más adulta. Aunque desde el inicio, por filosofía, tuve claro el hacerlo enecológico mi público eran los surferos. Pero con el tiempo nos dimos cuenta que mucha gente nos compraba por ser sostenibles.

Es decir que casi sin querer vuestro público objetivo ha cambiado.
Sí. Nosotros comenzamos haciendo solo moda para hombres ligados, como decíamos, a la cultura del surf y con el tiempo introducimos moda de  mujer, que ahora es prácticamente el 95% de nuestra facturación, el target ha cambiado totalmente. Ahora el perfil de nuestra cliente son mujeres entre 30 y 35 años que se preocupan por comer ecológico, por cuidarse y que tienen el poder adquisitivo suficiente para poder hacerlo.

¿En qué momento decidisteis comenzar a hacer ropa femenina?
Decidimos centrarnos en el público masculino porque la oferta era mucho menor. Más adelante comenzamos a estudiar el mundo femenino y nos  dimos cuenta de que había mucha oferta para mujer, pero no había nada que a nivel de estética nos convenciera. No había nada en nuestro estilo. Y  fue cuando lanzamos línea femenina, pronto entendimos que es más fácil vender a mujeres. Suelen consumir más, están más activas en redes sociales, cambian más de ropa…

Y la experiencia os ha llevado a que finalmente son vuestras principales clientes.
Sí, eso se refleja sobre todo en las ventas, pero también en la actividad en las redes sociales. Al no vender en tiendas físicas las redes son  fundamentales para llegar a nuestros clientes.

 

Este fragmento forma parte de un artículo más extenso donde desglosamos las tiendas de moda sostenible en la ciudad de Barcelona y publicado en el número 75 de la revista ‘The Ecologist’. Puedes conseguirla en kioskos o bajo pedido en la siguiente dirección: hola@planetamoda.org