Moda vegana

Revolución animal en la moda

El auge del animalismo y la creciente conciencia sobre el respeto a los animales está llevando a la industria de la moda por derroteros inimaginables hace una década. Hoy los sustitutos de la piel y las pieles con bienestar animal son cada vez más reclamadas.

La moda está incorporando nuevos materiales a su oferta habitual. Más allá de los tejidos acrílicos, sintéticos y de cultivos convencionales, aún a amplia mayoría, se van incluyendo los de procedencia orgánica (algodón, lino, cáñamo, bambú, etc.), los sustitutos de la piel y las pieles que espetan a los animales sin tratarlos como meras mercancías de consumo.

Debido al auge del veganismo y del vegetarianismo, actualmente llaman mucho la atención los sustitutos de materiales de origen animal ya que las firmas de ropa aptas para este tipo de consumidores deben de respetar los derechos de los animales en toda su cadena de valor (del principio al fin de la fabricación de la prenda) y ningún material, tinte o  componente químico (sobretodo de síntesis) puede provenir de ellos. “Hablamos de lana, cuero, pelo o plumas de origen no animal”, explica Ángels Biosca, directora de The Slowear Project, plataforma de divulgación sobre moda sostenible, educación y consumo responsable, para todos ellos ya hay opciones diversas desde la Fauxidermia (recrear el pelo o las plumas con productos sintéticos y/o resinas) al cada vez más popular algodón orgánico (libre de herbicidas, insecticidas, etc.) que a menudo sustituye la lana en especial si es de alto gramaje pues se obtiene ropa de más abrigo para los rigores invernales. “Existen otros materiales naturales como el Tencel”, añade Melanie Trocoli cofundadora del portal de moda vegana Veganized: “Es una fibra de madera de bosques certificados con el sello FSC
donde la producción es controlada. Su calidad es genial para blusas, vestidos o pantalones, su tacto es como el de la seda. Y no sólo puede sustituir a ésta, también al poliéster, una fibra artificial derivada de petróleo, la más utilizada en la moda convencional después del algodón”.

 

Por:Por: Brenda Chávez. Periodista y autora de “Tu consumo puede cambiar el mundo”

 

Este fragmento forma parte de un artículo más extenso donde desglosamos las tiendas de moda sostenible en la ciudad de Barcelona y publicado en el número 75 de la revista ‘The Ecologist’. Puedes conseguirla en kioskos o bajo pedido en la siguiente dirección: hola@planetamoda.org

Certificación textil, ¿en qué consiste?

Cuando hablamos de productos textiles naturales, sostenibles, ecológicos, etc. manejamos muchos conceptos distintos: hay normas para la producción de textiles que se refieren a la producción textil ecológica, es decir, la que utiliza, en un % variable según establezca la norma, fibras vegetales o animales con certificado ecológico. Hay otras que establecen distintos criterios medioambientales y/o sociales aunque no necesariamente requiriendo el uso de fibras ecológicas.

El ámbito de cada norma, es decir los aspectos que revisan y su nivel de exigencia, es distinto. Hay algunas que se ocupan principalmente de los aspectos medioambientales de la manufactura textil; otras, de las normas sociales (condiciones de trabajo, derechos de los trabajadores), y alguna se centra en verificar la trazabilidad de las fibras utilizadas (solamente verifican que si se dice que se ha utilizado algodón ecológico para la fabricación de un tejido, éste es efectivamente ecológico). Las normas textiles integrales establecen también cómo debe ser la fabricación de los textiles: qué procesos se permiten y cuáles no, qué tintes se pueden usar, las sustancias químicas utilizadas como aditivos o auxiliares, la gestión de los residuos, el gasto energético y de otros recursos naturales, incluso qué material para cremalleras y otros accesorios se puede usar.

Sea cual sea la norma que siga una producción textil natural, debe cumplir con los criterios de dicha norma y solicitar la certificación de una certificadora que esté autorizada para trabajar con esa norma. Una certificadora es una entidad que, estando capacitada para ello, revisa y evalúa si una empresa ha hecho una producción determinada según una cierta norma. Es decir: una empresa produce algo, dice que quiere producirlo según lo establece una norma determinada, y cuando lo haya producido puede usar en la etiqueta del producto unos sellos o unas indicaciones que digan que cumple con esa norma. Para que los productos se puedan etiquetar haciendo uso de los sellos y/o nombres que indican que
cumplen con cierta Norma, hay una entidad externa, la certificadora, que les revisa lo que hacen y que dice si está todo bien y pueden vender productos haciendo alusión a la Norma.

 

Por: Nuria Alonso Villalón, The Organic Standard

 

Este fragmento forma parte de un artículo más extenso donde desglosamos las tiendas de moda sostenible en la ciudad de Barcelona y publicado en el número 75 de la revista ‘The Ecologist’. Puedes conseguirla en kioskos o bajo pedido en la siguiente dirección: hola@planetamoda.org

Colores para cambiar el mundo

Azul, rojo, negro, todos los colores con los que nos vestimos provienen de tintados químicos, que contaminan las aguas del planeta. Los pigmentos naturales no pueden abastecer las demandas del mercado, ni garantizar la calidad necesaria. Pero, ¡atención!, porque no todo está perdido. En Girona, Manel Subirats ha encontrado la fórmula mágica que puede cambiar el mundo. Nos lo explica acompañado de Santi Mallorquí, otro de los grandes pioneros en la investigación del color orgánico.

En la tienda de Organic Cotton Colours no hace falta ambientador -se huele a limpio-, ni tampoco el interiorismo habitual para atraer al cliente. Todo lo que nos rodea invita a oler y a tocar. Santi Mallorquí disfruta introduciendo a los visitantes en el mundo de las sensaciones. Pero hoy, además, nos ha citado para hablarnos de un proyecto que puede, ni más ni menos, cambiar el mundo.

-Siempre te he visto muy optimista, pero ahora lo estás más que nunca…
-¡Sí! Desde que empezamos, hace 25 años, el mundo de la moda se ha hecho mucho más consciente de la necesidad de ser sostenible. Pero ahora está a punto de llegar una auténtica revolución, que puede implicar incluso a las grandes multinacionales del sector.

El fundador de Orgànic Cotton, Ángel Sánchez, fue pionero en introducir en España una variedad de algodón de tonalidad verde, marrón y crudo que cultivaban las tribus andinas. Años después, Santi Mallorquí dio un paso más y desarrolló su  propio cultivo en Brasil, con 150 pequeños agricultores independientes. “Nuestro algodón procedente de Brasil tiene todas las garantías. El cultivo es biodinámico, con semillas libres de transgénicos, sin irrigación de agua, trabajado con tracción animal.  Nos está yendo muy bien, pero el mundo quiere y necesita más color que el que le da la  tierra,  y ahora tenemos la posibilidad de conseguirlo sin contaminarla”.

Santi nos invita a pasar a la trastienda, y nos presenta a Manel Subirats que extiende sobre la mesa muestrarios con todo tipo de tonalidades de colores que llevan la firma “Greendyes” (teñido natural). Los colores pastel de las bobinas de
algodón contrastan con los que muestra sonriente Manel Subirats. El rosa “baby” es uno de los más caros, y el negro, hecho con cenizas de Brasil, uno de los más baratos.

 

-Me imagino que, si el proceso es tan simple, los costes serán más baratos…
-M. Subirats: Sí, el proceso es más corto y mucho más barato. El tintado se hace en frío y se completa en tan solo diez minutos, mientras los naturales pueden durar días.
-S. Mallorquí: Por eso, el descubrimiento de Manel ya tiene muchas solicitudes. Las grandes marcas de la moda comienzan a ser sensibles a la demanda de sostenibilidad del mercado pero, sobre todo, con GreenDyes ven la posibilidad de abaratar costes. Tenemos ya como clientes a Inditex, Calvin Klein, Tommy Hilfiger…

 

Por: Peté Soler

Este fragmento forma parte de un artículo más extenso donde desglosamos las tiendas de moda sostenible en la ciudad de Barcelona y publicado en el número 75 de la revista ‘The Ecologist’. Puedes conseguirla en kioskos o bajo pedido en la siguiente dirección: hola@planetamoda.org

La moda reina en BioCultura Barcelona

El textil sostenible fue uno de los grandes protagonistas de BioCultura Barcelona, la feria de productos ecológicos y consumo responsable que se celebró entre el 5 y el 9 de mayo en el Palau Sant Jordi.

Los más de 30 expositores que participaron dentro de este espacio se mostraron muy satisfechos con el transcurso de la feria. Todos coinciden en que más allá de las ventas, BioCultura actúa a modo de escaparate para dar a conocer sus proyectos entre un público potencial. “Primero fue el sector de la alimentación, después el de la ecoestética y ahora es momento de que nos preocupemos también por las prendas que llevamos puestas”, explica J. Carlos Moreno, impulsor de la plataforma Planeta Moda.

Laure Ritter (210)
Laure Ritter de Indigo by Laure durante su conferencia en Planeta Moda.

Paralelamente a la exposición, se celebraron actividades diarias que pusieron el foco en fomentar una industria de la moda que huya del consumismo y que apueste por valores como el diseño, el trabajo artesanal, la calidad y la creatividad. Tuvimos la oportunidad de conocer iniciativas como el proyecto 333 de Valentina Thörmer que invita a los participantes a escoger 33 prendas de su armario y a pasar 3 meses vistiendo únicamente estas 33 piezas. En la misma dirección fue la charla de Laure Ritter, creadora de Indigo by Laure, que nos hablaba de las 12 prendas esenciales a incluir en el armario y Ángels Biosca de Slowear Project puso el acento sobre la importancia de la educación para cambiar nuestros ámbitos de consumo. Durante las jornadas también se habló del cultivo de las fibras orgánicas, Albert Niell nos acercó al proyecto social que Organic Cotton Colours ha puesto en marcha en Brasil y desde RedDeLana nos contaron su experiencia recuperando lana ecológica en Asturias.

Sesión fotográfica de moda sostenible durante BioCultura Barcelona.

Además, durante la feria se celebró una sesión de fotos de moda sostenible. La estilista Laure Ritter se encargó de elegir los outfits entre las propuestas que presentaban los expositores participantes en BioCultura y diferentes localizaciones del Palau Sant Jordi se convirtieron en un improvisado estudio fotográfico. Una iniciativa que pretende demostrar que moda y sostenibilidad no están reñidas. Muy pronto iremos viendo los resultados.

Planeta Moda, una iniciativa para impulsar el textil sostenible

Desde la Asociación Vida Sana lanzamos Planeta Moda, una plataforma para apoyar el desarrollo del textil sostenible de una forma integral: desde su cultivo hasta su consumo final.

imagen PLANETA MODAnota FINAL2

Planeta Moda nace con el mismo espíritu que mueve a la asociación desde su creación en 1978. “En aquel momento se comenzó promoviendo la alimentación biológica y, una vez creada la feria de productos ecológicos BioCultura, se fueron involucrando otros sectores como la bioconstrucción, las terapias complementarias o la cosmética”, explica Juan Carlos Moreno, director técnico de BioCultura e impulsor de Planeta Moda.

“Hace más de 10 años que en la asociación hablábamos de la necesidad de desarrollar el textil ecológico, pero no era todavía su momento”, señala Moreno, que nos recuerda que en la edición de BioCultura de 1998 se celebró el primer desfile de moda ecológica de España. En los últimos años, la sociedad ha comenzado a preguntarse cómo han sido elaboradas las prendas que vestimos Esta toma de consciencia es fruto de ese trabajo anterior, y por eso desde la asociación hemos decidido dotar de fuerza e identidad propia a este proyecto.

NUESTRA FILOSOFÍA

Planeta Moda defiende el uso de fibras procedentes del cultivo orgánico o de la ganadería ecológica, el respeto al medio ambiente durante el proceso de producción y una industria textil que tenga un trasfondo social. “Con Planeta Moda queremos seguir el mismo camino que ya recorrimos antes con CultivaBio y Ecoestética, ofreciendo información a profesionales del sector para destacar que en la agricultura y ganadería ecológica se encuentran también las materias primas que la industria necesita”, señala Moreno. Y anuncia que “los expertos de formación de la asociación están preparando un plan de acción”.

NUESTRAS ACCIONES

En www.planetamoda.org profesionales y consumidores encuentran información y recursos útiles sobre el sector para que nada les detenga y se sumen al movimiento del EcoFashion. Desde la web se da visibilidad a esos diseñadores, talleres, tiendas, productores… que han decidido apostar por la moda sostenible. Pero además, Planeta Moda también tiene presencia física en ferias y eventos. Organizamos talleres, charlas y todo tipo de actividades para seguir creando conciencia sobre la necesidad de prestar atención a lo que entra en nuestro armario.

BIOCULTURA BARCELONA

Planeta Moda estará presente en BioCultura Barcelona. La feria de productos ecológicos y consumo responsable se celebrará entre el 5 y el 8 de mayo en el Palau Sant Jordi y viene cargada de novedades en el sector de la moda sostenible. Por una parte, Planeta Moda contará con un espacio de exposición propio dentro de la feria en el que participarán más de 30 expositores que nos traerán las últimas tendencias del sector. Además, Planeta Moda en colaboración con Moda en Positivo ha preparado un amplio programa de actividades para los cuatro días de feria. Talleres, charlas y debates entre los que destaca la proyección del reportaje ‘Fashion Victims’ del programa Salvados de la Sexta. El visionado irá seguido por un debate moderado por Charo Mora en el que participarán diseñadores y personalidades ligadas al mundo de la moda. “Es una programación dirigida a crear conciencia y a mostrar nuevas opciones a los consumidores para que elijan cómo vestirse de una forma consciente”, explica Beatriz Valdivia, responsable de Moda en Positivo y otra de las cabezas visibles de Planeta Moda.