Moda vegana

Revolución animal en la moda

El auge del animalismo y la creciente conciencia sobre el respeto a los animales está llevando a la industria de la moda por derroteros inimaginables hace una década. Hoy los sustitutos de la piel y las pieles con bienestar animal son cada vez más reclamadas.

La moda está incorporando nuevos materiales a su oferta habitual. Más allá de los tejidos acrílicos, sintéticos y de cultivos convencionales, aún a amplia mayoría, se van incluyendo los de procedencia orgánica (algodón, lino, cáñamo, bambú, etc.), los sustitutos de la piel y las pieles que espetan a los animales sin tratarlos como meras mercancías de consumo.

Debido al auge del veganismo y del vegetarianismo, actualmente llaman mucho la atención los sustitutos de materiales de origen animal ya que las firmas de ropa aptas para este tipo de consumidores deben de respetar los derechos de los animales en toda su cadena de valor (del principio al fin de la fabricación de la prenda) y ningún material, tinte o  componente químico (sobretodo de síntesis) puede provenir de ellos. “Hablamos de lana, cuero, pelo o plumas de origen no animal”, explica Ángels Biosca, directora de The Slowear Project, plataforma de divulgación sobre moda sostenible, educación y consumo responsable, para todos ellos ya hay opciones diversas desde la Fauxidermia (recrear el pelo o las plumas con productos sintéticos y/o resinas) al cada vez más popular algodón orgánico (libre de herbicidas, insecticidas, etc.) que a menudo sustituye la lana en especial si es de alto gramaje pues se obtiene ropa de más abrigo para los rigores invernales. “Existen otros materiales naturales como el Tencel”, añade Melanie Trocoli cofundadora del portal de moda vegana Veganized: “Es una fibra de madera de bosques certificados con el sello FSC
donde la producción es controlada. Su calidad es genial para blusas, vestidos o pantalones, su tacto es como el de la seda. Y no sólo puede sustituir a ésta, también al poliéster, una fibra artificial derivada de petróleo, la más utilizada en la moda convencional después del algodón”.

 

Por:Por: Brenda Chávez. Periodista y autora de “Tu consumo puede cambiar el mundo”

 

Este fragmento forma parte de un artículo más extenso donde desglosamos las tiendas de moda sostenible en la ciudad de Barcelona y publicado en el número 75 de la revista ‘The Ecologist’. Puedes conseguirla en kioskos o bajo pedido en la siguiente dirección: hola@planetamoda.org

IAIOS Reutilizando/reciclando retales de confección para hacer jerseys como los de antes

Gemma Barbany es CEO y cofundadora de Iaios. Una empresa que se dedica al textil sostenible. Gemma estuvo con sus productos exponiendo en BioCultura Madrid. 

-¿Cómo surge la idea de echarte al ruedo del textil sostenible?
-Mi familia se dedica a la venta de productos textiles desde hace cinco generaciones. Yo he estudiado Bellas Artes pero estuve viviendo fuera durante mucho tiempo, en México, Alemania… Y, al volver, hablé con mi padre de recuperar el jersey de toda la vida. Recuperamos una marca que mi padre había registrado en los 90 y que había quedado en vía muerta. Recuperamos el logo y el concepto. Empezamos a trabajar en 2016 y en 2017 nos lanzamos con la primera colección…

DE LA CUNA A LA CUNA
-¿Nos puedes explicar qué diferencia a Iaios?
-Nuestras colecciones están formadas por jerseys con hilo 100% reciclado, reutilizado. Es decir, usamos retales de fábricas de confección. Lo que se tiraría. En Olot se separa por colores, se tritura y se vuelve a hacer el hilo. Muy importante: no hay tinte porque el retal ya tiene el color. Para conseguir un determinado color se mezclan diferentes fibras. Ahorramos uno de los pasos más contaminantes de la industria textil convencional. En Igualada, un taller familiar hace el tejido y se confeccionan los jerseys. Yo diseño y dirijo desde Granollers. Diseñamos sin botones ni cremalleras para facilitar la tarea del reciclaje posterior. “Cradle to cradle”. De la cuna a la cuna.

-Sí… Ese es un concepto genial. Ya hablamos de él en un monográfico de The Ecologist de hace unos años. En otro orden de cosas, ¿por qué te metiste en el mundo de lo ecológico, de lo reciclable, de la reutilización….?
-Pues porque tenía inquietudes en este sentido desde hace muchos años y porque mi padre siempre nos inculcó el concepto de sostenibilidad. Siempre ha sido un hombre muy activista y muy partidario de un consumo consciente. Amadeu Barbamy. Hicimos una prueba y, como salió tan bien, decidimos continuar. Para nosotros es muy importante el concepto de eco-nomía circular. Lo que hacemos es reciclado… y reciclable. Estas técnicas ya se utilizaban hace años. No hemos inventado nada, pero sí hemos recuperado algo que ya hacían otros ecoempresarios cuando no existía el término.

MODA SOSTENIBLE
-¿Cómo ves el sector?
-Hay una tendencia hacia la moda sostenible. Sobre todo, entre los jóvenes. Todo el mundo quiere más transparencia en todo. Cada vez más ciudadanos se dan cuenta de que las empresas y los políticos nos engañan. Y, aunque hablamos del mundo volátil de la moda, yo creo que esta tendencia ha venido para quedarse.

-Pero más de uno se aprovecha de la tendencia aportando muy poco que sea real y genuino…
-Así es. Las empresas multinacionales se lavan la cara e invierten en marketing “verde”, pero no tienen mucha consciencia. A veces hacen más mal que bien. Son empresas muy grandes que fabrican en talleres pequeños y aprietan y aprietan hasta la saciedad. Y esos talleres tienen que hacer inversiones para satisfacer pedidos cuantiosos y luego, si algo falla, se quedan con maquinaria inservible porque ya no pueden rebajar más los precios y las empresas se buscan otros proveedores. Son campañas que duran un mes y ¿luego qué pasa con todo eso?  No es estable. No ayuda. Deberían ser campañas permanentes. De hecho, el formato de empresa transnacional ya no es sostenible de partida…

BIOCULTURA
-¿Qué significa para ti BioCultura?
-Es un referente total. Es una feria muy enfocada a todo lo ecológico hecha por gente que vive todo esto en primera persona. Ahora, la feria se abre más a la circularidad en lo textil y esto me parece muy bien. Porque no todo va a ser algodón ecológico de la noche a la mañana. El reciclaje, la reutilización… están muy bien. Es la primera vez que vengo. Estoy muy contenta con la experiencia.

-¿Por qué ese nombre?
-Iaios significa “abuelos” en catalán. Todo en nuestra empresa gira en torno al hecho de recuperar técnicas que utilizaban nuestros abuelos, pero también valores, una ética… A cada jersey le ponemos el nombre de un abuelo. A veces, son personas mayores que son muy famosas en todo el planeta porque han aportado algo importante a la Humanidad. En otras ocasiones son personajes anónimos que conocemos que tienen y representan valores importantes para nosotros.

Gafas de Nardaya elaboradas en madera combinada con cerámica.

Gafas de autor, artesanía ecológica para ver con claridad

Las gafas de madera hechas artesanalmente estarán muy presentes en BioCultura Madrid. Las marcas Nardaya y Moler participarán en la gran feria ‘bio’ y presentarán diseños únicos a la par que originales. Hablamos con Iñaki Uribesalgo, creador de Nardaya, y con Víctor J. López Camuñas, de Moler.

¿Cómo nace el proyecto…?

Nardaya: Una serie de factores se alinearon de manera que surgieron  las dos primeras gafas. Cada día despierta un@ Nardaya, porque el significado de esta marca es la superación  continua  de pequeñas metas  para conseguir  triunfos. En mi caso  no conformarse  y  buscar  retos e  inspiración,  apuntando siempre hacia la búsqueda de nuevos límites dentro de mi taller y de la vida en general. Cada día estamos obligados a superar pequeñas o grandes dificultades a lo largo de la vida… conseguirlo…

Moler: Pasamos de diseñar y fabricar muebles a hacerlo con gafas en un momento en el que la empresa que había montada como tal de muebles y decoración se tuvo que cerrar y vino un familiar con otro amigo suyo con esta nueva idea.

Gafas de Nardaya elaboradas en madera combinada con cerámica.
Gafas de Nardaya elaboradas en madera combinada con cerámica.

LAS MADERAS

Habladnos de las maderas…

Nardaya: Utilizamos cualquier madera, recogemos madera del bosque para consumo propio con el beneficio que ello aporta al monte. Rechazando así el lote de madera que nos corresponde.  Pero, bueno, la gestión forestal es otra pelea.  También utilizo madera libre de tala lo que sería el sobrante de alguna carpintería,  restos de carpinterías que ya cerraron hace años y pago a almacenes donde compran la madera procedente de bosques sostenibles.

Moler: Pues desde el inicio trabajamos con ébano macassar y con zebrano. El ebanista lo tuvo muy claro. Además, al igual que en by Móler, empezamos con sobrantes que teníamos de la época de los muebles y la decoración, hasta que se acabaron y nos tocó volver a buscar. Estas dos, son maderas exóticas, la madera de ébano exótico procede de donde su nombre, de Macassar (Indonesia), son maderas tropicales.

Procedencia de la madera de zebrano (tal como pone en nuestra web www.moler.es): América y Sudamérica; Brasil y Costa Rica. Originaria de la zona centro y oeste del continente africano (Camerún, Gabón).

Después añadimos unas maderas más flojas que venían tintadas de diferentes colores para comercializarnos más. No nos gustó y ya no hemos vuelto con eso. Luego hemos añadido recientemente palo rosa y palisandro. El palo rosa bien, aunque es difícil. El palisandro no nos gusta nada, aunque siempre hay gente a la que sí. El palisandro tiene diferentes procedencias.

Gafas de Moler elaboradas en madera combinada con cerámica.
Gafas de Moler elaboradas en madera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabajáis de forma artesanal

Nardaya: Vivimos en el país de “cocinemos”,  parece que sólo quieren ese oficio en este país, lo que está haciendo desaparecer el resto de oficios. Todo se fabrica en países con un bajo o nulo perfil hacia los derechos  sociales y respeto  sobre sus trabajadores. Además,  aquí  no se educa para comprar de forma inteligente.

Nosotros utilizamos un proceso artesanal que yo lo llamaría  Artesanía   Extrem.  Si no fuera de esta manera sería imposible  mantener una línea de producción con más de 25 modelos  y tantas versiones de cada modelo, imposible presentarme en cada feria con colecciones exclusivas.   Esto me lleva a invertir entre 3  y más de 25 horas por gafa, a un precio realmente competitivo  frente a procesos industriales que dan más valor a la gestión de marca que al producto.  El hacerlas a mano una a una me  permite mucha creatividad,  poder recordar cada gafa dónde la vendí y tener mi propio sello de identidad.

Moler: El proceso es casi en su totalidad artesanal, digamos que sobre un 90% o más es a mano y, si usamos alguna máquina, son máquinas artesanas, convencionales de carpintería y ebanistería que las tienes que utilizar también ayudándote con las manos, controlando el manejo de ellas y de las piezas que están sostenidas y movidas con las manos.

BIOCULTURA

BioCultura Madrid…

Nardaya: Lo primero y más importante un rendimiento económico que nos permita volver el año que viene.  Nuestro enfoque por el momento es poder ofrecer directamente este producto al público sin incrementarle costes de intermediarios.

Moler: Esperamos que la gente que acuda, sea ya un público enfocado a lo que hacemos y que valore de verdad este tipo de iniciativas y puestas en acción. Que eso parece que no, pero es muy complicado encontrar.

En Nardaya habéis diseñado una línea en la que combináis la madera con cerámica ¿Cómo se os ocurrió?

Y también con acetato, tela, metal, fibra de carbono y cuerno de búfalo. La idea surge de la necesidad de empoderamiento de la artesanía ante la agresión continua que sufrimos los artesanos cada vez que se anuncian ferias de artesanía y te encuentras con personas que no producen sus propias creaciones y se dedican al mercadeo empobreciendo cada vez más al artesano y la artesanía.  Es por culpa de la mala gestión que se hace por parte de las administraciones, donde la artesanía se ha convertido  en  un campo de batalla donde se permite casi todo.

La parte de cerámica la hace Idurre, compañera artesana de segunda generación con mucho gusto y dosis de innovación.

TOMA NOTA

NARDAYA
www.nardaya.es
info@nardaya.es

MOLER
www.moler.es
info@moler.es

Patricia Bautista en su taller de zuecos en el Poble Nou de Barcelona

d Zueco, zuecos coloristas para las nuevas generaciones

La tienda taller de Patricia Bautista, ubicada en el antiguo barrio marinero del Poble Nou (BCN), es colorida y cada detalle está cuidado a la perfección. Nada más entrar, el visitante se encuentra de frente una considerable colección de zuecos artesanales de diferentes colores y tejidos que lo reciben a modo de carta de presentación. El espacio lo completa un amplio taller en el que Patricia da rienda suelta a su imaginación para hacer del zueco un complemento de moda actual.

DE TRADICIÓN ZAPATERA

Zuecos elaborados con madera de bosques controlados y piel de curtición vegetal.
Zuecos elaborados con madera de bosques controlados y piel de curtición vegetal.

Sus dotes como artesana le vienen en la sangre. Su abuelo era zapatero y su madre siempre le explicaba cómo trabajaba… “Desde pequeña recibí el amor por el mundo de los zapatos”, explica Patricia. Tras formarse con dos de los mejores zapateros de Barcelona como son Pitu Cunillera i Carlos Piñol quiso apostar por su propio proyecto. “Con ellos aprendí todo lo que sé. Pero eran zapatos dirigidos a un público más bien masculino y con un toque clásico, con un alto nivel adquisitivo y que se alejaba bastante de lo que yo hacía, que era más bien colorista”. En 2014 nace d Zueco. Tras investigar mucho, se dio cuenta de que realizar un par de zapatos era un trabajo muy laborioso y por tanto muy costoso y aunque le apasionaba el proceso, a nivel ético no acababa de conectar con la idea de que solo unos pocos tuvieran acceso a sus zapatos. “Una de las partes más complejas de hacer del zapato es la suela. En el caso del zueco trabajamos siempre con un modelo único de suela”, comenta la artesana. El zueco tiene además, para Patricia, un valor sentimental, “mis hermanas y yo de peques llevábamos zuecos porque hubo una moda. Más adelante los buscábamos y no los encontrábamos en ninguna parte y fue entonces cuando se me encendió la lucecita”, señala.

MATERIALES ECOLÓGICOS

Materiales que se utilizan en la elaboración de unos dZueco
Materiales que se utilizan en la elaboración de unos d Zueco.

Patricia parte de un mismo modelo para elaborar todos sus zuecos: la suela es de madera de pino de bosques controlados a la que añade una crepelina antideslizante. Todos los zuecos están elaborados en piel de curtición vegetal que después pinta a mano o forra con tela. En todo el proceso de fabricación la joven intenta ser lo más respetuosa con el medio ambiente posible.  Aunque tiene varios modelos en stock, la artesana trabaja ‘on demand’. “Todo el mundo está invitado a venir a mi taller o incluso escribirme y pedir los zuecos con el diseño que más le guste, incluso puede traer una tela que ya no utilice y la reciclamos para forrar los zuecos”, comenta Patricia, que además señala que una de las cosas que más le gusta es el contacto con la gente, saber qué opinan de sus zuecos y conocer sus opiniones para poder mejorarlos o adaptarlos a las necesidades de cada uno.

PUNTOS DE VENTA

Por el momento no distribuye sus zuecos en ninguna tienda porque no quiere subirlos de precio (ahora mismo oscilan entre 60 -80€), por lo que la forma de adquirirlos es visitando su atelier, a través de su página web www.dzueco.com , o directamente en alguna de las ferias o mercados en los que participa.