Moda sostenible Zaragoza: El contacto directo con el consumidor es importante

La moda sostenible comienza a hacerse un hueco en Zaragoza. Hablamos con varios emprendedores que han apostado por este sector en la capital aragonesa. Todos coinciden en que tener una tienda física sirve para captar la atención sobre la moda ecológica y afirman que cada vez más los consumidores buscan recuperar el trato personal con su marca de ropa.

Uno de los grandes dilemas con que se encuentran aquellas personas que quieren comenzar a “construir” su ecoarmario es el de dónde adquirir prendas ecológicas. Si bien la venta online es una opción para muchos, hay quien continúa prefiriendo las tiendas físicas, donde ver, tocar y probar las prendas que se van a comprar. Aunque en las grandes ciudades como Barcelona y Madrid las opciones están más consolidadas y hay más variedad, poco a poco van naciendo proyectos a lo largo y ancho de todo el estado; también en Zaragoza. Hoy os proponemos esta pequeña ruta de moda sostenible por la capital maña en la que tuvimos la oportunidad de charlar con los impulsores de cuatro proyectos dedicados a este sector: Cris B, Coeur de Coton, Ray Musgo y Elisa Muresan.

Cris B: Patrones originales en algodón orgánico
Cris B es diseñadora gráfica. Desde pequeña ha destacado por su creatividad y siempre le ha gustado dibujar. Recuerda cómo con tan solo 7 años hizo un vestido para la Barbie con la corbata de su padre. Quizás el gusto por la moda le viene de su madre que era modista. A partir de realizar un curso de confección de bolsos, comenzó a hacerlos y venderlos en algunas ferias y en 2012 se animó con la ropa. A finales de 2015 decidió abrir una tienda en el centro histórico de Zaragoza y desde entonces, aunque con mucho esfuerzo, ha notado un gran cambio. “A la gente le gusta que le aconsejes, tocar, probar. Creo que muchas clientas agradecen el tener un trato más personal y no tan deshumanizado como el de las grandes cadenas de ropa”, explica Cris. Ella se encarga de crear los diseños y los patrones que son sin duda la nota diferenciadora de sus prendas. Pone especial empeño en que su ropa sea 100% ecológica. Trabaja sobre todo con algodón orgánico con certificado GOTS, aunque también hay espacio para las prendas elaboradas en lana. Utiliza solo tintes naturales y tiene una línea de camisetas y sudaderas pintadas a mano. Para la confección de la ropa trabaja con un taller de Huesca y los bolsos se los encarga a un taller pequeño de Zaragoza; hasta hace no mucho los confeccionaba ella uno a uno, pero al crecer la carga de trabajo ha tenido que delegar algunas tareas.

Cris B en su tienda en Zaragoza

Pilar de Coeur de Coton en su tienda

 

 

 

 

 

 

 

 

Coeur de Coton: Marcas “eco” y segunda mano
Pilar lleva toda una vida dedicada a la cooperación. Ha trabajado sobre todo en proyectos de empoderamiento de la mujer en comunidades indígenas de Latinoamérica. Esta faceta ha despertado en ella una conciencia ética y social que le hacen abogar por el comercio justo. Abrió Coeur de Coton hace un año. Por una parte distribuye varias marcas de moda ecológica, como Rebel Root, Ecoology, Bicho Bichejo o Xiro Atlántico, y, por la otra, comercializa prendas de segunda mano. También tiene un pequeño espacio de complementos y artesanías hechas por mujeres de comunidades indígenas colombianas con las que trabajó. “No me gusta ir uniformada. Esta tienda proporciona la opción de crear tu propia moda”, reivindica la cooperante zaragozana. “La gente que viene a la tienda suele irse muy contenta y repetir. Yo les aconsejo e intento inculcar en ellos un consumo responsable. No me interesa que se lleven cosas que no se van a poner. Si no están seguras les sugiero que no se lo lleven y lo piensen con calma”, concluye.

Ray Musgo cuenta con un espacio de venta directa en el Centro Comercial Aragonia

Ray Musgo: Zapatos eco de diseño
De la pujante industria del calzado de los años 30-40 en Zaragoza ya solo se conservan dos fábricas en toda la ciudad. Contra todo pronóstico en 2013 Lorena Gasco, ingeniera química, y Javier Sánchez, geólogo, crearon Ray Musgo. Estos dos jóvenes no tenían hasta entonces nada que ver con el sector de la moda aunque sí que ya habían mostrado interés por todo lo relacionado con el medio ambiente. “Como consumidores nos dimos cuenta de que no había oferta de calzado ecológico, cómodo y con diseño femenino”, explica Sánchez, quien se encarga de la parte creativa. Al geólogo, que se introdujo en el mundo del diseño de una forma bastante autodidacta, le gusta hacerlo como se hacía antes: con lápiz y papel.
Distribuyen en un total de entre 15 y 20 tiendas repartidas por toda España. En Zaragoza tienen su propio espacio dentro del Centro Comercial Aragonia. “La gente valora que sea hecho aquí y que al vendérselo le puedas explicar cómo se ha fabricado”, señala Gasco. Para la elaboración de los zapatos trabajan con un taller local, de manera que pueden supervisar cada paso de la producción in situ. En Ray Musgo trabajan solo con pieles de curtición vegetal y para este verano sacarán una línea de zapatos veganos.

Elisa es la parte creadora de la marca Elisa Murasen

Miguel y Elisa abrieron la tienda en octubre de 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

Elisa Murasen: Diseño y exclusividad
Detrás de la marca de ropa ecológica Elisa Murasen están Miguel y Elisa. Él se caracteriza por ser una persona inquieta con ganas de emprender, ella es el alma creadora. Ambos son grandes amantes de los animales y de una forma un tanto casual acabaron en el mundo de la moda. Elisa Murasen se consolidó como marca en octubre de 2012. Al comienzo apostaron por la distribución en tiendas y la venta online pero fue a partir de la apertura de la tienda física cuando notaron un repunte en el negocio. Primero disponían de un espacio en el centro comercial Aragonia y poco después, en octubre de 2015, abrieron su propia tienda en la céntrica calle Pedro María Ric. “El cambio desde que abrimos la tienda ha sido total. Mucha gente entra porque le llama la atención y entonces aprovechamos para explicar qué quiere decir que nuestra ropa es ecológica y elaborada 100% por nosotros. Una vez lo explicas la gente lo valora y le gusta que le expliquemos qué historia hay detrás de cada prenda y le aconsejemos a la hora de elegir; además se las ajustamos a medida”, nos explica Miguel. Elisa se encarga del proceso de creación de la prenda de principio a fin. En la trasera de la tienda tiene su pequeño taller en el que una vez le llegan las telas da rienda suelta a su imaginación y comienza a crear. Hace piezas limitadas y va aumentando según la demanda, de esta manera pueden minimizar al máximo los excedentes.
Todos coinciden en que Zaragoza es una ciudad muy tradicional en la que cuesta hacer triunfar negocios como los de ellos. “A la gente le cuesta probar cosas nuevas”, explican desde Elisa Murasen. Pero también concuerdan que el tener un espacio físico en el que poder hablar de tú a tú con el consumidor y explicarle el proyecto así como la importancia de apostar por una moda que sea social y ecológicamente respetuosa es de vital importancia. “En el fondo se trata de recuperar el concepto de tienda de moda que existía antes de la llegada del fast-fashion”, apunta Pilar de Coeur de Coton. “El 80% de las personas que entran en la tienda es porque les gusta y les llama la atención. Muchos no tienen ni idea de lo que es la moda sostenible”, señala Cris B “Es una buena manera de llegar a aquellas personas ‘no concienciadas’ ”, concluye.

Más información:
Cris B
Dirección: C/ San Félix, 2 Local Izdo – Zaragoza
Web: http://www.crisb.es/

Coeur de Coton
Dirección: Calle Cadena, 16, 50001 Zaragoza
Web: http://www.coeurdecoton.es/

Ray Musgo
Dirección: Centro Comercial Aragonia Avda. Juan Carlos I, 44, 50009 Zaragoza
Web: http://www.raymusgo.com/

Elisa Murasen
Dirección: Calle Pedro María Ric 21, Zaragoza
Web: http://www.elisamuresan.com/

Por: Tamara Novoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *