Jabones Beltrán: Lavado totalmente “bio”

Iris Beltrán pertenece a la cuarta generación de una familia dedicada a la elaboración de jabones. Cuando abrieron la fábrica en 1922, producían solo dos tipos de jabones; hoy en día ya comercializan más de 50 productos diferentes entre jabones y detergentes para la limpieza del hogar, jabones de uso cosmético y jabones potásicos como soluciones para agricultura ecológica. La joven de los Beltrán asegura que “un lavado ecológico completa el ciclo de vida de una prenda sostenible”. Le entrevista Tamara Novoa. Estarán en BioCultura Sevilla.

¿Por qué es importante cuidar la manera en que lavamos nuestra ropa?
Por el impacto medioambiental que tiene. Podemos diferenciar tres tipos de impactos: el consumo de energía al lavar, secar y planchar nuestra ropa; El consumo de recursos naturales, principalmente agua y electricidad; y por último todos los residuos que se generan al lavar con productos de limpieza como perfumes, colores, productos químicos, entre otros.

Iris Beltrán, cuarta generación de la empresa Jabones Beltrán.

Iris Beltrán, cuarta generación de la empresa Jabones Beltrán.

¿JABÓN O DETERGENTE?
¿Jabón o detergente? ¿Cuál es la diferencia entre utilizar un detergente convencional, un detergente ecológico o un jabón?
Primero, deberíamos explicar la diferencia entre detergente y jabón. El jabón es un antiguo agente limpiador cuyos ingredientes principales son de origen natural: aceites o grasas; a diferencia de los detergentes, que se producen al mezclar diferentes componentes químicos. Muchos detergentes convencionales siguen utilizando ingredientes y aditivos que se supone que ayudan a mejorar la eficacia pero que tienen unos efectos muy negativos para la naturaleza, como los fosfatos, derivados petroquímicos, enzimas, conservantes sintéticos…. Inevitablemente grandes cantidades de estos residuos, con bajos índices de degradación, llegan a ríos y mares a través de nuestros desagües impactando en el medio ambiente, contaminando aguas, amenazando a la fauna acuática y causando malos olores. Los jabones, sin embargo, son compuestos químicos que son rápidamente degradables en el medio y por ello reducen en gran medida estas consecuencias. Igualmente ocurre con los detergentes ecológicos, los cuales si están certificados han pasado análisis y controles que garantizan el respeto al medio ambiente. Afortunadamente, existen alternativas naturales a estos detergentes convencionales, la detergencia ecológica, certificada mediante exhaustivos requisitos medioambientales y a la vez comprometida con hábitos de vida saludables que demandan cada vez más los consumidores.

¿Hay alguna evidencia de que emplear un detergente o un jabón ecológico prolonga la vida de las prendas de ropa?
Difícilmente podríamos afirmar rotundamente que todos los tipos de ropa tendrán mayor vida mediante el uso de productos ecológicos. Sin embargo, se puede asegurar que el lavado de las prendas con productos naturales minimiza el deterioro de los tejidos. Siendo los ingredientes de éstos tan efectivos como los sintéticos, son de menor agresividad y ausentes de propiedades corrosivas como sí son los convencionales.

TOMA NOTA
RECOMENDACIONES PARA LAVAR LA ROPA

• Poner la lavadora a carga completa
• Lavar en frío
• Utilizar una lavadora de máxima calificación (A). Puede consumir hasta un 50% menos de energía y suponer un ahorro de 800 euros por familia en la factura de la luz a final de año
• Limitar al máximo el uso de la secadora y en la medida de lo posible secar la ropa al sol, que tiene además efecto blanqueador
• Leer las indicaciones del fabricante para poner las dosis adecuadas y no sobrepasarlas
No utilizar suavizante
• Utilizar productos ecológicos

EL DETERIORO
El lavar en exceso las prendas de ropa también las deteriora. ¿Es necesario lavar cada prenda después de usarla? ¿Tenéis algún tipo de recomendaciones a este respecto?
Esta es una pregunta muy interesante ya que cada día se hace más necesario plantearnos lo siguiente: ¿limpiamos o contaminamos? En nuestra opinión, es aconsejable lavar la ropa solo si detectamos mal olor o suciedad; muchas veces con airearla después de usarla es suficiente, pero no deja de ser una cuestión muy particular de cada usuario. De todos modos, nuestros productos están formulados y testados para ser utilizados en ciclos cortos de lavado y a baja temperatura por lo que estas condiciones ayudan a un menor deterioro de las prendas.

¿El uso de detergentes convencionales puede tener consecuencias negativas sobre nuestra salud?
Los detergentes convencionales contienen en sus fórmulas una serie de ingredientes que pueden causar diferentes tipos de problemas para la salud. Estar expuestos a estos ingredientes de manera directa, a la hora de poner la lavadora, e indirecta, a través de los residuos que quedan en los tejidos después del lavado. Todo ello nos puede causar enfermedades en la piel como la dermatitis irritante, enfermedades ambientales como la sensibilidad química múltiple o fibromialgia. Por último y más preocupante en 2013 la OMS catalogó a los alquilfenoles y nonilfenoles que se usan en la fabricación de tenso-activos utilizados en la fabricación de detergentes convencionales como disrruptores endocrinos. Estas sustancias están relacionadas directamente con enfermedades del sistema endocrino como diabetes, obesidad, malformaciones e incluso cierto tipo de cánceres hormono dependientes: de mama, ovario, endometrio, próstata, testículo y tiroides.

Jabones y detergentes con certificación ecológica.

Jabones y detergentes con certificación ecológica.

BELTRÁN VITAL Y SQM
Tenéis una línea de jabones para personas con sensibilidad química múltiple ¿Por qué decidisteis elaborarla?
En 2007 contactaron con nosotros los usuarios de la Asociación de Afectados por Sensibilidad Química de Valencia para pedirnos productos de limpieza sin perfumes. Conocían la calidad de nuestros productos y sabían que eran mucho más naturales que la mayoría de los que encontraban en el mercado, pero todos llevaban algún tipo de perfume. Nos pusimos a trabajar mano a mano con ellos para desarrollar una línea que pudiesen utilizar en sus hogares sin sufrir ningún problema de salud y así nació Beltrán Vital. Una línea de productos con ausencia de ingredientes que generen hipersensibilidad, especialmente perfumes y colorantes. Pensada inicialmente para cubrir las necesidades de los usuarios de esta asociación, la demanda se fue extendiendo rápidamente por todo el país. El volumen de ventas de esta línea no ha dejado de crecer año tras año desde 2007. El número de personas afectadas por esta enfermedad no para de incrementarse debido múltiples causas, entre ellas la gran cantidad de sustancias químicas peligrosas a las que estamos expuestos en nuestro día a día a través de la alimentación, ropa, productos cosméticos, de limpieza, etc.

A lo largo de todos estos años habéis mantenido una elaboración artesanal de los jabones… ¿En qué se diferencia de la de otras empresas?
Nuestra forma de producción artesanal es la principal diferenciación respecto a otros fabricantes de jabones. Jabones Beltrán fabrica jabón a través de la saponificación de ingredientes vegetales en frío. Mediante este proceso a baja temperatura se mantienen las propiedades de los aceites de la fórmula, consiguiendo un jabón de una calidad superior. La mayoría de los procesos de producción no artesanales producen el jabón mediante “syndets” u otras bases sintéticas que no contienen jabón, pero así lo llaman cuando en realidad son bases detergentes. Es una nomenclatura común en la que muchos productores esconden que en realidad están comercializando detergentes cosméticos. Estos productos no son artesanales y son producidos mediante procesos de extrusión con calentamiento y corte automatizado en la que la calidad y resultado no es comparable con un jabón procedente de la saponificación.

EN BIOCULTURA
¿En cuántas ediciones de BioCultura habéis participado?
Vamos ya camino de 10 ediciones. Empezamos en 2012 en BioCultura Valencia; partir de ahí, en los años posteriores, Madrid y Barcelona han sido siempre citas ineludibles; y desde hace un par de años, hemos ampliado sedes habiendo estado ya un par de veces en Bilbao y próximamente en Sevilla.

¿Cómo valoráis la experiencia de participar en BioCultura?
Es una experiencia muy positiva. Al ser fabricantes y trabajar con distribuidores, principalmente, enfocamos cada feria para estar en contacto directo y conocer de primera mano al resto de nuestros clientes: tiendas y usuarios particulares. También aprovechamos para ver y hablar con nuestros distribuidores que exponen o visitan la feria. En cualquier caso, tratamos de humanizar las relaciones comerciales a través de ponernos caras, compartir opiniones, conocer sus opiniones, explicarles los procesos artesanales que empleamos, y darles la oportunidad de que nos pregunten a nosotros directamente cualquier duda respecto a la composición, uso o cualquier cosa acerca de nuestros productos y nuestra empresa.

Por: Tamara Novoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *