«He dado la mano a cada costurera que trabaja para nosotros»

Entrevista a Lutz Schewenke, fundador de Two Thirds.

Two Thirds es una marca de moda sostenible española que sin embargo solo tiene el 4% de su clientela en nuestro país. De la misma manera, nació diseñando solo ropa para hombre y ahora el 95% de la facturación proviene de la moda femenina. Contradicciones que fueron apareciendo en el camino y a las que Lutz Schwenke, fundador de la marca, se supo adaptar para crecer. Hablamos con él.

El nombre Two Thirds hace referencia a que 2/3 de agua cubren el planeta por qué quisisteis hacer esa alusión?
Los orígenes de la marca están relacionados al mundo acuático del surf. Siempre he visto la sostenibilidad como un tema muy amplio, muy poco
tangible. La idea de crear una marca que mostrase pasión por el mar y el océano y de ahí nuestro interés en cuidarlo me gustó porque es algo muy concreto. Además, tengo un vínculo muy especial con el agua. Hago surf desde los 12 años, he vivido en Hawai y es una parte muy importante de mi vida.

La marca, además, está claramente enfocada a los amantes del océano como tú.
Según me fui haciendo mayor me di cuenta de que faltaba algo en el mercado que se dedicase a los apasionados del surf que ya no quieren llevar la camiseta con la ola gigante, o colores super llamativos, sino que prefieren algo más minimalista. Una interpretación del mundo surf de alguna manera más adulta. Aunque desde el inicio, por filosofía, tuve claro el hacerlo enecológico mi público eran los surferos. Pero con el tiempo nos dimos cuenta que mucha gente nos compraba por ser sostenibles.

Es decir que casi sin querer vuestro público objetivo ha cambiado.
Sí. Nosotros comenzamos haciendo solo moda para hombres ligados, como decíamos, a la cultura del surf y con el tiempo introducimos moda de  mujer, que ahora es prácticamente el 95% de nuestra facturación, el target ha cambiado totalmente. Ahora el perfil de nuestra cliente son mujeres entre 30 y 35 años que se preocupan por comer ecológico, por cuidarse y que tienen el poder adquisitivo suficiente para poder hacerlo.

¿En qué momento decidisteis comenzar a hacer ropa femenina?
Decidimos centrarnos en el público masculino porque la oferta era mucho menor. Más adelante comenzamos a estudiar el mundo femenino y nos  dimos cuenta de que había mucha oferta para mujer, pero no había nada que a nivel de estética nos convenciera. No había nada en nuestro estilo. Y  fue cuando lanzamos línea femenina, pronto entendimos que es más fácil vender a mujeres. Suelen consumir más, están más activas en redes sociales, cambian más de ropa…

Y la experiencia os ha llevado a que finalmente son vuestras principales clientes.
Sí, eso se refleja sobre todo en las ventas, pero también en la actividad en las redes sociales. Al no vender en tiendas físicas las redes son  fundamentales para llegar a nuestros clientes.

 

Este fragmento forma parte de un artículo más extenso donde desglosamos las tiendas de moda sostenible en la ciudad de Barcelona y publicado en el número 75 de la revista ‘The Ecologist’. Puedes conseguirla en kioskos o bajo pedido en la siguiente dirección: hola@planetamoda.org

Calzado en Biocultura Barcelona

Calzado sostenible en Biocultura BCN 2019

Del 9 al 12 de mayo abrirá sus puertas la 26ª edición de la feria Biocultura Barcelona, la mayor muestra española de productos ecológicos y consumo responsable. En Biocultura Barcelona podremos encontrar stands y actividades de alimentación, cosmética, limpieza, artesanía, música, turismo y así hasta 700 entidades que exhibirán sus propuestas durante tres días.

Por supuesto, el textil y la moda también tendrán su espacio durante la feria. En total, 39  mostradores de empresas que quieren vestirnos de forma sostenible. Tendremos la oportunidad de conocer a artesanos, descubrir nuevos materiales ecológicos y llevarnos a casa prendas bonitas, pero sobre todo, respetuosas con el medio ambiente y los humanos que los fabrican.

El otro día repasamos en esta web los stands de complementos y hoy queremos hablaros sobre las marcas de calzado.

BIOWORLD VEGAN
Stand 539www.bioveganos.com
Bioworld son la tercera generación de una familia de artesanos dal calzado hecho en nuestro país que desde 2016 apuestan por la producción vegana de sus zapatos. Las microfibras que utilizan son ligeras, transpirables y sus plantillas están fabricadas de un material ideado por ellos mismos que combina corcho, látex y yute.

ECOALKESAN
Stand 531www.ecoalkesan.com
Esta empresa española de calzado 100% vegano y ecológico son un ejemplo de producción sostenible en su sector. A través de la utilización de tecnología puntera, minimizan el impacto de fabricación de sus productos, así como la cantidad de desechos que producen. Su leimotiv es que todos podemos cambiar el mundo si tomamos las pequeñas decisiones cotidianas de forma correcta.

MARTIN NATUR
Stand 506www.martin-natur.es
En Martin Natur fabrican zapatos de piel tratada mediante procesos respetuosos con el medio ambiente, utilizando la técnica de curtido vegetal. Su calzado está fabricado en España, cuentan con plantillas intercambiables y un ancho especial que proporciona mayor libertad y comodidad.
También tienen ropa fabricada con algodón orgánico con certificado GOTS.

PINREL
Stand 536www.pinrel.net
Los artesanos de Pinrel cuidan el proceso completo de elaboración de sus productos. En su taller diseño realizan el patronaje, seleccionan las pieles, cortan y cosen cada pieza y producen manualmente las suelas. Su calzado tiene lo mejor de la estética tradicional reinterpretada con una óptica cosmopolita.

SIN COMENTARIOS
Stand 525
Zapatos artesanales de piel

ZAPATARI
Stand 514
Botines y sandalias en cuero producidos de manera artesanal con coloridos diseños tradicionales.

Moda vegana

Revolución animal en la moda

El auge del animalismo y la creciente conciencia sobre el respeto a los animales está llevando a la industria de la moda por derroteros inimaginables hace una década. Hoy los sustitutos de la piel y las pieles con bienestar animal son cada vez más reclamadas.

La moda está incorporando nuevos materiales a su oferta habitual. Más allá de los tejidos acrílicos, sintéticos y de cultivos convencionales, aún a amplia mayoría, se van incluyendo los de procedencia orgánica (algodón, lino, cáñamo, bambú, etc.), los sustitutos de la piel y las pieles que espetan a los animales sin tratarlos como meras mercancías de consumo.

Debido al auge del veganismo y del vegetarianismo, actualmente llaman mucho la atención los sustitutos de materiales de origen animal ya que las firmas de ropa aptas para este tipo de consumidores deben de respetar los derechos de los animales en toda su cadena de valor (del principio al fin de la fabricación de la prenda) y ningún material, tinte o  componente químico (sobretodo de síntesis) puede provenir de ellos. “Hablamos de lana, cuero, pelo o plumas de origen no animal”, explica Ángels Biosca, directora de The Slowear Project, plataforma de divulgación sobre moda sostenible, educación y consumo responsable, para todos ellos ya hay opciones diversas desde la Fauxidermia (recrear el pelo o las plumas con productos sintéticos y/o resinas) al cada vez más popular algodón orgánico (libre de herbicidas, insecticidas, etc.) que a menudo sustituye la lana en especial si es de alto gramaje pues se obtiene ropa de más abrigo para los rigores invernales. «Existen otros materiales naturales como el Tencel”, añade Melanie Trocoli cofundadora del portal de moda vegana Veganized: “Es una fibra de madera de bosques certificados con el sello FSC
donde la producción es controlada. Su calidad es genial para blusas, vestidos o pantalones, su tacto es como el de la seda. Y no sólo puede sustituir a ésta, también al poliéster, una fibra artificial derivada de petróleo, la más utilizada en la moda convencional después del algodón”.

 

Por:Por: Brenda Chávez. Periodista y autora de «Tu consumo puede cambiar el mundo»

 

Este fragmento forma parte de un artículo más extenso donde desglosamos las tiendas de moda sostenible en la ciudad de Barcelona y publicado en el número 75 de la revista ‘The Ecologist’. Puedes conseguirla en kioskos o bajo pedido en la siguiente dirección: hola@planetamoda.org

Esme Pueyo: «Quiero acabar con la desigualdad social a través de la moda»

Entrevista a Esme Pueyo, la diseñadora valenciana afincada en India que trabaja para mejorar las condiciones laborales de las mujeres a través de proyectos de cooperación basados en el textil.

Después de formarse en moda en España y Reino Unido, Esme Pueyo se mudó a India en 2018 fascinada por su carácter exótico e intrigada por conocer cómo se produce la ropa que vestimos. Un año más tarde, ha tejido una red de artesanos del textil en el país con los que lleva a cabo proyectos de moda ética en colaboración con ONG. Ofrece a empresarios españoles la posibilidad de producir sus textiles en India de forma respetuosa con los trabajadores, buscando la integración laboral de las mujeres y ofreciendo condiciones y salarios dignos.

¿En qué momento decides cambiar Londres por Bombay?
Siempre tuve curiosidad por saber qué hay detrás de la ropa que consumimos. Aunque la verdad está tan sólo a un documental de distancia, quería ver por mí misma cómo es la producción textil y la vida en un país en vías de desarrollo. Saber si es tan crudo como lo pintan y cuáles son los prejuicios que tenemos en occidente.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de India?
En una cultura tan distinta que todo lo cotidiano se vuelve único: el papeleo, los alquileres “no aptos para chicas solteras”, buscar trabajo, reunirte con las ONG, ir al médico… Aunque sin duda lo más chocante siguen siendo los contrastes entre las clases sociales. Bombay es un icono del contraste entre la clase obrera y la gente más pudiente del país. Más allá de lo estrafalario de encontrar en la misma ciudad la casa más cara del mundo y el slum más grande de Asia, la disparidad es palpable en el día a día. La diferencia de precios entre el estilo de vida occidental y el local es muy grande. Generalmente uno ya sabe que si está pagando de más, es que no es ni natural, ni local.

¿Qué es para ti la moda ética?
Más que moda ética -centrada en la producción justa y una remuneración pactada por ambas partes-, considero que hago moda para el desarrollo.Estoy estudiando un máster de cooperación para el desarrollo para comprender cómo el desarrollo sostenible en la moda puede estar vinculado directamente con el empoderamiento de la mujer y quiero acabar con la desigualdad social a través de la moda.

¿Cómo es el trabajo con los talleres indios?
Trabajo con ONG en distintos estadios de formación. Mientras que algunas se han profesionalizado lo suficiente como para trabajar en la exportación de ropa de comercio justo, otras han llegado tan sólo al punto de abrir su propia boutique local con accesorios y moda India. Yo ahora mismo estoy estudiando para conseguir que las ONGs que están trabajando en el empoderamiento de la mujer a través de la educación lleguen también a abrir sus propios centros de costura. Es un largo camino, porque es importante saber distinguir entre empoderamiento, comercio justo y, por supuesto, mano de obra barata.

¿Con que ONGs estás trabajando actualmente?
Estoy en contacto con Sambhali Trust en Jodhpur, Praveen Lata en Jaipur y también colaboro como diseñadora con Sonrisas de Bombay. Siempre que tengo un hueco también me muevo para conocer gente nueva, como Creative Handicrafts y Diseño para el Desarrollo, porque para mí es muy importante entender qué hace un proyecto con perspectiva de género exitoso.

¿Es sencilla la tarea de intermediar entre los diseñadores de fuera y los talleres de la India?
En España siempre tuve la impresión de que la gente sólo quiere hablar de negocios y de dinero, es muy difícil empezar algo desde cero. Sin embargo aquí me encuentro que empresas, fundaciones y organizaciones están contentos de recibirme e incluso acogerme durante días para discutir cómo podemos trabajar juntos. Viniendo de tan lejos y siendo que muchas veces me adentro en terrenos desconocidos (profesionalmente) que te traten tan bien es muy motivador y gratificante.

¿Todavía existe cierta desconfianza hacia los talleres en la India?
Más que desconfianza existe desconocimiento total sobre la situación de los trabajadores. Yo trabajo mucho en que la gente que empiece un proyecto con nosotras entienda que trabajamos con ellos y no para ellos. Estas mujeres tienen, literalmente, mejores cosas que hacer. Han de llevar su casa y si quisiesen trabajar por dinero podrían hacerlo como cocineras o sirvientas. Si eligen ir cada día a los centros de formación es porque aspiran a algo mejor para ellas y sus hijos, no únicamente una transacción económica. Para mí es muy importante que cada proyecto realizado con una ONG sea responsable de su formación profesional y también que cree un impacto positivo, ya sea estableciendo un vínculo entre las mujeres de la comunidad o desarrollando sus habilidades creativas.

¿Ves tu propuesta como una solución a las dificultades de muchos diseñadores de fuera para encontrar fibras naturales?
En India existe mucha fibra natural y totalmente orgánica. El problema está en distribuirla a Europa como tal, ya que los granjeros no pueden costearse la carísima certificación ni la infraestructura que se demanda. Sería genial poder encontrar un punto intermedio en el que existiese una inversión internacional en India para el incremento de estas prácticas orgánicas de las que pudiésemos beneficiarnos todos, pero no será un camino fácil.